The liver link

La teoría que explica la relación entre enfermedades aparentemente dispares en la mujer

Síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, quistes, miomas, alergias, hipersensibilidad, infertilidad... La teoría The Liver Link sirve para comprender qué relación hay entre enfermedades aparentemente dispares que suelen afectar a mujeres. ¿Cómo puede ayudarnos esta teoría?

Dra Nuria Lorite Ayán
Dra. Nuria Lorite Ayán

Doctora en Farmacia y Catedrática en la Facultad de Ciencias de la Salud Natural

¿Existe alguna relación entre síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, afecciones autoinmunes, quistes, miomas, alergias, hipersensibilidad, ovarios poliquísticos, infertilidad, endometriosis, afecciones intestinales?

Durante muchos años encontré que mujeres que tenían síndrome de fatiga crónica, habían tenido o aún tenían quistes (en mamas y/o en ovarios) y miomas. La secuencia y cómo se presentaban estas afecciones era semejante. Así mismo, se encontraban semejanzas en otros ámbitos como en forma de ser, manera de afrontar la vida… Esto, me hizo plantearme si podría haber algo en común, algún nexo subyacente, y que no se trataran de 3 o 4 situaciones aisladas. Si eso fuera así, el modo de abordar cada caso sería diferente. Se encontraron no uno, sino varios factores en común.

La teoría The Liver Link, "El enlace hepático", expone cuál es el hilo conductor que relaciona situaciones aparentemente dispares: un desequilibrio subyacente de las funciones del hígado, causado por ciertas infecciones virales y el estilo de vida.

  • Muchas personas sufren con perplejidad situaciones de salud dispares que afectan a su vida diaria: comentan que padecen más de una afección simultáneamente aunque hayan ido dando la cara una antes que otra. El cansancio, dolor, inflamación, se unen a la incapacidad para seguir llevando la vida de antes.
  • La persona se queja de que nunca se siente bien, de que “ahora sale una cosa, ahora otra” y de que no parece saberse qué ocurre. Es frecuente que la persona vea afectado su estado mental y emocional en el día a día, con tristeza, agotamiento, desilusión, rabia, decepción, ansiedad, ante la incomprensión de su entorno y la aparente dificultad de hallar un tratamiento eficaz y/o duradero.
  • Su lista de afecciones comienza a aumentar así como su decepción. En su mayoría, las personas que padecen estas situaciones difíciles son mujeres. The Liver Link© (El Enlace Hepático) ayuda a comprender, tratar y prevenir afecciones de difícil manejo, que pueden afectar seriamente a la vida diaria.

Artículo relacionado

Trastornos en las mujeres que pueden estar relacionados

Los trastornos complejos de los que hablamos, los que analiza la teoría The Liver Link, suelen presentar una tendencia a cronificar y suponen así mismo un reto para los profesionales de la salud.

Entre estas situaciones podemos destacar:

¿Por qué algunas mujeres presentan este conjunto de alteraciones?

La teoría The Liver Link explica cómo y por qué pueden producirse secuencial o simultáneamente varias de las afecciones anteriores en una misma persona, que como recordamos suelen ser en su mayoría mujeres, y además, cabe destacar, puede ayudar a prevenir la evolución negativa del estado de salud en general.

Esta teoría nos muestra a través de los órganos, sistemas y circunstancias implicadas, por qué en sociedades donde las mujeres viven en circunstancias de represión, ocultas, negadas, ignoradas, algunas afecciones que mencionamos se presentan en unas tasas muy elevadas.

Así, cuando nos preguntamos por qué ocurren estas afecciones y por qué de ese modo, podemos indicar que coinciden varios factores, entre ellos:

  • El hígado y la esfera funcional hepática que mantiene y afecta al todo el cuerpo, así como a la mente y estado emocional equilibrado.
  • Las características fisioenergéticas del cuerpo de mujer en relación con el Sistema de Control Central (SCC) que incluye el sistema inmune, el sistema nervioso y el sistema endocrino u hormonal.
  • Determinadas maneras de ser o formas de afrontar la vida.
  • Las características propias de la época que vivimos en este siglo XXI.

Estos son los factores más frecuentes en esa “forma de ser o de vivir” a la que hacemos referencia:

  • Se ha pagado un precio algo en la vida: Nada es gratis. El precio es el malestar.
  • Sensación de tiempo perdido, de no haber conseguido lo que se deseaba.
  • Altos niveles de autoexigencia.
  • Alto nivel de responsabilidad.
  • Trabajar duro.
  • (In)compatibilidad entre la vida personal y laboral.
  • Necesidad de elegir entre maternidad y carrera profesional.
  • Sentimiento de no llegar a todo.
  • Sentir que, en realidad, no se vive en igualdad de derechos.

Artículo relacionado

¿Cómo nos puede ayudar esta teoría a las mujeres?

En las últimas décadas, si bien de modo diferente en distintas lugares del mundo, las mujeres han alcanzado altas cimas en ámbitos sociales, políticos, económico y personal. Sin embargo, las diferentes conquistas no han llegado gratuitamente.

Una gran mayoría de mujeres comentan –cuando tratamos de su situación de salud y echan la vista atrás– el alto precio que se pagó, o se paga. Se comenta una sensación general de agotamiento, de frustración, la dificultad enorme de poder conciliar o simplemente el verse obligadas a elegir entre vida profesional y personal. Al margen de la incongruencia social que implica que una mujer deba “pagar” por vivir la vida que legítimamente le corresponde, la realidad está ahí y debe de ayudarnos a realizar y continuar realizando los cambios oportunos.

En el acompañamiento terapéutico que se realiza aplicando la teoría The Liver Link (TLL) encontramos el espacio para la necesaria reflexión sobre cómo vivimos nuestra vida, nuestras prioridades, los obstáculos, la autoestima, el perfeccionismo, el merecimiento y, en general, nuestro posicionamiento.

The Liver Link es el eje central de la relación entre desequilibrios y saca a la luz aspectos diversos que merecen nuestra atención, siendo una oportunidad de cambio y cuidado. Es así mismo una oportunidad de prevención: en la salud personal y en la situación de las mujeres en el mundo.

¿Qué podemos hacer como parte de nuestro autocuidado?

Lo más importante es detectar si en algo nos sentimos identificados y realizar los cambios pertinentes pues siempre serán beneficiosos. Es posible que se requiera ayuda profesional, y no hemos de sentirnos avergonzados por ello, puesto que en ocasiones, llevamos casi toda una vida viviendo de este modo. Desterrar la idea de “culpa” es primordial. No te machaques más. Veamos.

  • Prestar atención a los signos y síntomas: escuchar al cuerpo. Dolor, cansancio, inestabilidad emocional, irritabilidad, cuando ya no te apetece hacer lo que tanto te gusta…
  • Atención a los cambios y molestias inflamatorias.
  • Expresarse, dejar ir, fluir. ¡Qué importante! No estás sola, no estás solo.
  • Dejar la vergüenza o la culpa de lado.
  • Tomar las riendas de la vida, vive más, no “controles” sin más, suelta y sujeta según sea oportuno: busca ayuda profesional si es necesario.
  • Descansa, duerme. Dormir no es tiempo perdido…
  • Agenda tiempo para ti: buscar tiempo personal.
  • Optimiza tu alimentación.
  • Medita sobre tu estilo de vida y tus creencias. Quizá haya que tomar decisiones.
  • Ten esto claro: Ya eres valiente.
  • Lo más importante es: ser feliz

Artículo relacionado

The Liver Link y el pensamiento transversal

La teoría The Liver Link(TLL) se inicia conceptualmente en los años 90 como una convergencia transversal de conocimiento, fusionando áreas de la ciencia convencional u occidental como fisiología, microbiología, bioquímica, hormonología, inmunología, inmunomodulación, con los paradigmas de conocimiento que ofrecen las tradiciones tanto de la medicina natural occidental como de la medicina tradicional china.

En 2002, The Liver Link se presentó, aún como hipótesis de trabajo, en relación a la conexión entre síndrome de fatiga crónica (SFC), fibromialgia, miomas y quistes mamarios en la Universidad de Westminster, en Londres (Inglaterra).

Entonces se planteó no solo la implicación funcional hepática, que es realmente muy amplia, sino otros factores como:

  • Los desequilibrios inmunológicos entre las fases de defensa Th1 y Th2 a favor de la defensa proinflamatoria Th2
  • La implicación de ciertos virus como Epstein Barr, Citomegalovirus, Herpes...
  • La exposición a sustancias irritantes y tóxicas que alteran las funciones orgánicas
  • Factores de estrés biológico como la falta de sueño o las carencias nutricionales
  • La frustración por “lo que nos toca vivir” y el estilo de vida en general.
  • La implicación de los virus se fue confirmando en los años siguientes.

Posteriormente en 2014, de nuevo en Londres, se presentó la evolución del trabajo en The Liver Link. En esta ocasión se presentaba un mayor grupo de afecciones relacionadas además de las ya mencionadas en 2002.

Se incorporaron a la confluencia nuevos nexos entre afecciones autoinmunes como, por ejemplo:

  • Artritis reumatoide o tiroiditis
  • Ciertos casos de esclerosis múltiple
  • Alergias
  • Hipersensibilidad diversa (como síndrome de sensibilidad química múltiple)
  • Mayor frecuencia para contraer afecciones víricas, bacterianas, parasitarias
  • Ateraciones de las microbiotas
  • Desequilibrios inmunológicos
  • Fibromialgia
  • Inflamación crónica en diferentes partes del cuerpo
  • Alteraciones menstruales
  • Menopausia precoz
  • Afecciones oncológicas relacionadas con virus, ansiedad, depresión.

Referencias:

  • Lorite Ayán, N. Las bases de la medicina china, vol. 1 (Fisiología, claves para una salud en armonía); y vol. 2 (Fisiopatología y Diagnóstico, comprender la enfermedad)

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?