Hacia el interior

3 hábitos para consolidar tu transformación personal

Gema Salgado

Mantener buenos hábitos y hacer pequeños cambios en tu rutina puede ayudarte a conseguir resultados positivos.

1. Aprender a ver desde el interior

La respiración consciente reconforta y abre una puerta al interior de uno mismo.

  • Practicar técnicas de respiración en breves intervalos nos pone en contacto con nuestro espacio más íntimo y favorece la intuición. Simplemente se trata de cerrar los ojos y poner atención en el cuerpo y en el proceso de respiración. Relajado sobre una silla o un zafu se inspira lentamente, tomando conciencia de cómo se expande el abdomen y, cuando espiramos, sentimos cómo se vacía por completo. Como afirma Thich Nhat Hanh: "Cuando enfocas tu mente en tu inspiración, la vacías, te liberas del pasado, de la incertidumbre del futuro y permaneces en el aquí y el ahora, lleno de vida".
  • También se pueden hacer breves meditaciones caminando, conectando nuestra inspiración y espiración con cada paso y observando lo que sucede. Se trata de avanzar agradeciendo el momento presente. Entre inspiración y espiración se puede repetir: "En el aquí, en el ahora", o "Estoy vivo, soy libre".

Artículo relacionado

postura-camello-ustrasana

6 posturas de yoga para calmar tu ansiedad

2. Momentos para el ocio y el descanso

El tiempo libre regala instantes que facilitan los cambios positivos.

  • Los momentos de ocio son una oportunidad para plantearse pequeños cambios que permitan enriquecer la monotonía. Lo importante es dejar atrás antiguos hábitos sin sentido y descubrir cosas nuevas. Puede ser una ruta por un entorno natural cercano, una visita a un lugar en el que nunca se haya estado o acercarse a un museo. También se pueden planificar periódicamente salidas para practicar actividades con las que nos sintamos identificados.
  • En la naturaleza la actividad y el descanso están plenamente armonizados. Despertarse plácidamente es una fuente de bienestar que permite enfrentarse con optimismo a los retos. Gestos como tomar un baño estimulante de agua tibia con unas gotas de aceite esencial de romero, que aporta claridad mental, o de lavanda o geranio, que relajan emocionalmente, son un grato apoyo en el camino de la transformación.

Artículo relacionado

Naranja: vitamina C reforzada

¡Llénate de vitalidad con estos 6 alimentos!

3. Ganar vitalidad con el ejercicio físico

El bienestar corporal y el emocional van de la mano. Una razón más para hacer ejercicio.

  • Los ejercicios de estiramiento no solo flexibilizan la musculatura y los tendones sino que sirven para conectarse con el cuerpo y adquirir mayor ligereza y una plena armonía.
  • De pie. Con las rodillas levemente flexionadas, estira los brazos por encima de la cabeza hacia arriba y ligeramente hacia atrás, juntando las palmas de las manos. Mantén esta posición de 5 a 8 segundos respirando con normalidad.
  • De rodillas, inclina el cuerpo hacia delante con los brazos estirados. Luego, vuelve hacia atrás presionando al mismo tiempo hacia el suelo con las palmas de las manos. Mantén esta posición 10 segundos.
  • Ejercitar la musculatura abdominal tonifica y fortalece los pulmones, mejora la capacidad pulmonar, el aprovechamiento del oxígeno respirado y estimula el transporte de información celular. Si se practican suavemente, los abdominales generan sensación de bienestar.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?