Con una sonrisa

¡Ríete mucho! Te alegras el día y haces ejercicio

Dr. Pablo Saz

El humor no solo alegra la vida sino que mejora la salud física y mental. Conoce los beneficios de sonreír y reír.

No sé si empezar este artículo con una sonrisa o con una carcajada… Lo haré con un desperezamiento general, una sonrisa y las manos al teclado. La sonrisa nos sirve como una expresión agradable hacia los demás; la risa, sobre todo para reírse aunque sea de uno mismo.

Es bueno que la vida nos sonría, que las situaciones sean favorables, pero incluso cuando la situación se pone seria no hay otra salida mejor que la risa, una manifestación de alegría y bienestar que conlleva una descarga emocional.

Hay risas espontáneas o genuinas, ensayadas, simuladas, estimuladas, inducidas. Todas pueden influir en el cerebro y provocar un reequilibrio emocional, físico e intelectual. ¡El buen humor está hecho para la gente inteligente!

La risa es difícil de fingir: al reír se mueven unos 50 músculos faciales y más de 300 de otras zonas del cuerpo (cabeza, cuello, brazos, espalda...). Y los otros músculos, mientras tanto, ¡se relajan!

El potencial curativo de la risa

Norman Cousins, en Anatomía de una enfermedad y Principios de autocuración, señaló el potencial de regular las defensas que tiene la risa, que debería estar en la base del tratamiento incluso de enfermedades graves.

Los movimientos de la risa producen efectos a nivel central cerebral y la secreción de neurotransmisores tan potentes que probablemente ningún fármaco pueda igualar. También hacen que el tono muscular se relaje.

Además, la risa:

  • Aumenta la ventilación pulmonar y la oxigenación de los tejidos.
  • Reduce la hiperreactividad bronquial en el asma.
  • Frena el aumento de la glucosa después de comer.
  • Disminuye la presión arterial y el latido cardiaco
  • Hace más eficiente el corazón y flexibles las arterias.
  • Estimula el sistema endocrino.

Reír puede asimismo aliviar el dolor y el malestar al reducir la tensión, distraer la atención, cambiar expectativas o aumentar la producción interna de endorfinas. Aporta optimismo, aceptación y una mejora de la alerta, la creatividad y la memoria.

Sonríe siempre que puedas y ayuda a los demás a reír

En algunas culturas se estimula la risa como signo de educación. Ser educado equivale a sonreír ante las circunstancias de la vida. En nuestra cultura, la risa y la sonrisa deberían estar incorporadas sobre todo en la cara del personal sanitario. Aun en las situaciones más graves son una buena estrategia para reducir el estrés y el dolor, estimular la inmunidad y promover el bienestar, tanto del profesional como del paciente.

La risa puede ser terapéutica para todos, así que sonríe siempre que puedas y ayuda a los demás a reír.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?