¡Véncelo!

3 claves para prevenir el estrés y ganar equilibrio emocional

Pablo Saz

Aprender a relajarse y abordar las situaciones de manera que no nos sobrepasen es la mejor actitud.

1. Aceptar la fragilidad y cultivar la confianza

La confianza en uno mismo permite ganar serenidad y equilibrio emocional.

  • El sentido de la fragilidad. La fragilidad es una de las cualidades de la existencia humana. Sentirse frágil suele ser un desencadenante de la tensión y la ansiedad. El presente es fugaz y por tanto una situación estresante también puede ser pasajera, convirtiéndose en suave caricia o efímero soplo de viento que advierte de que estamos vivos. Aceptar la fragilidad nos hace más auténticos y nos recuerda esa necesaria disposición para volver a levantarse una y otra vez.
  • Creer en uno mismo. Confiar en uno mismo significa tener plena consciencia de que existen alternativas frente al desánimo y las tensiones. La confianza regala esa oportunidad única para "despertar" a una nueva vida. De la misma forma que la naturaleza fluye, el hombre debe sentirse acompañado por su propia confianza para aceptar la inseguridad. Si se enfrentan las situaciones desagradables con resentimiento nunca se encontrará una salida al laberinto.

Artículo relacionado

estres

¡El estrés no es tan malo como lo pintan!

2. Vitaminas y minerales que ayudan a ganar serenidad

  • Vitaminas del grupo B. El organismo consume más vitaminas del grupo B cuando está estresado. Están presentes en los cereales integrales, frutos secos y verduras de hoja verde (ácido fólico).
  • Vitamina C. Cuando los niveles de adrenalina se elevan se requiere mayor cantidad de vitamina C. Se encuentra en naranjas, limones, kiwis, verduras de hoja verde (sobre todo crudas), pimientos y tomates.
  • Vitamina E. Es otro antioxidante que disminuye los efectos de los radicales libres que agotan el organismo. Se halla en los frutos secos sin tostar, aceite virgen de oliva, aguacate y pipas de girasol y calabaza.
  • Magnesio. El magnesio actúa como relajante del sistema nervioso. Cuando sus niveles son bajos, el cuerpo libera hormonas relacionadas con el estrés. Son ricos en magnesio las legumbres, el plátano y las espinacas.

El contacto con la naturaleza ayuda a fortalecer la salud física y emocional y mejora la capacidad para sobrellevar el estrés y la desesperanza.

Artículo relacionado

estrés autoinmunes

El estrés favorece las enfermedades autoinmunes

3. Otros antídotos eficaces contra el estrés

Tres gestos útiles para desprenderse de los pensamientos negativos.

  • Impulsar el optimismo. Cultivar el buen humor, la risa o la sonrisa son formas de descargar la tensión y restaurar el equilibrio. Se trata de aprender a reírse de las interpretaciones que hace nuestra mente de la realidad y ejercitarse en mirar la situación desde otra perspectiva.
  • Cantar a menudo. Cuando se canta el ritmo cardiaco se incrementa y disminuye el estrés bajo el efecto de la melodía y el ritmo musical. La música actúa sobre el corazón a través del nervio vago, que relaciona el timbre de la voz con las emociones y la comunicación con los demás. Tararear una melodía o repetirla como un mantra puede tener un efecto similar al yoga.
  • Visualizar. La visualización de distintas escenas naturales es una ayuda en la recuperación del estrés. Si estos estímulos visuales se acompañan de estímulos auditivos naturales, la recuperación del estado de ánimo es aún mayor y mucho más fructífera.

Artículo relacionado

estrés bueno beneficios

Estrés, pero del bueno: cómo conseguir que te haga más fuerte

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?