buenos-ojos
Salud ahora
Pablo Saz
Médico naturista
Pablo Saz

Conectar con otros

Mirar con buenos ojos también influye en tu salud

Para mirar bien hay que hacerlo con intención, atención y comprensión del otro, captando lo positivo y transmitiendo buenos sentimientos.

Dependiendo de cómo miramos somos capaces de ver unas cosas u otras. De nuestra mirada depende lo que captamos y cómo posteriormente lo interpreta el cerebro. Ramón de Campoamor lo explicó como pocos en sus versos: "Nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira".

Es importante mirar bien para comprender la realidad. Si miramos mal, siempre nos engañará la vista o recibiremos una falsa información.

Y para mirar bien hay que hacerlo con intención, atención y comprensión del otro. Mirar bien es captar con la vista lo positivo, observar y resaltar las cualidades más que los defectos, transmitir buenos sentimientos, utilizar los músculos de la sonrisa.

"No soporto mirarme en el espejo"

Amar nuestro cuerpo

"No soporto mirarme en el espejo"

Aprender a mirar bien te conecta con quien te rodea

Hay gente que no te mira ni bien ni mal, ni siquiera te mira a la cara. Comprendemos que no nos vamos a entender con esa persona, pues es señal de que no quiere saber nada de nosotros. Otras veces percibimos la mirada contrariada del que nos mira mal y sentimos que no nos entendemos.

Para ser un buen médico o terapeuta sobre todo hay que mirar, y mirar bien forma parte de la empatía y la comprensión del paciente. Es la base de un buen diagnóstico y a la vez ayuda a ver su potencial natural, todo lo bueno que será capaz de poner en marcha para recuperar su salud.

En medicina, una mala mirada es un mal diagnóstico y pronóstico. Y aun en las peores condiciones el enfermo se merece una buena mirada y los mejores deseos, una mirada que le transmita la parte positiva y agradable, desde el primer aliento hasta el último soplo de vida.

¡Tus hijos siempre te están mirando!

Practicar con el ejemplo

¡Tus hijos siempre te están mirando!

Efecto bumerán

La repercusión de la mirada es que produce intercambios. Se da el efecto bumerán, pues generalmente como miramos somos mirados. Uno puede ser mirado bien, admirado, en una admiración mutua.

Mirar mal, aparte de generar a nivel mental una mala interpretación de la realidad, popularmente se ha relacionado con el mal de ojo. Cuando alguien mira mal parece que su realidad y enfoque se llenará de desgracias; cuando esto ocurre, quizá sea momento de tomar conciencia para mirar la vida desde otras perspectivas.

Mirar con buenos ojos puede ser la clave para establecer la sintonía y sincronización con los que nos rodean y que ellos puedan percibir la realidad desde nuestro punto de vista, o al menos establecer una comunicación y una compresión que serán también la base de nuestra salud.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?