Fibra y vitaminas para la flora digestiva

Una microbiota sana puede ser clave para resistir al coronavirus

Claudina Navarro

Una alimentación abundante en fibra y en determinados nutrientes puede favorecer una microbiota diversa y saludable que responda con menos inflamación ante el contagio del coronavirus de la COVID-19.

A menudo los primeros síntomas de infección con el virus SARS-CoV-2 comienzan por el intestino. El 60% de los infectados presentan diarrea, vómitos o dolor abdominal antes que tos, fiebre u otros síntomas respiratorios, explica la investigadora Sonia Villapol, del Houston Methodist Research Institute, en un artículo en The Conversation.

El estado de la microbiota podría condicionar la evolución de la enfermedad

Unos síntomas gastrointestinales intensos, que revelan un proceso inflamatorio, pueden ser más frecuentes en las personas con una microbiota digestiva con menor diversidad de especies bacterianas. Este es el caso de las personas con obesidad, hipertensión, enfermedades cardiovasculares o diabetes. Las personas mayores también suelen presentar menor diversidad microbiana que las jóvenes. Precisamente son estos los grupos de personas en que la COVID-19 puede evolucionar con más gravedad.

La doctora Villapol señala que prevenir o detectar a tiempo los síntomas gastrointestinales puede ser fundamental para atajar la transmisión de la enfermedad. Las personas que sufren síntomas digestivos no se ponen en cuarentena, no acuden al médico y no son testados hasta que no han desarrollado síntomas respiratorios. Forman parte de los denominados "transmisores silenciosos" que mantienen viva la pandemia. Y luego son los que padecen la enfermedad con más gravedad. Estos pacientes también van a cursar con una respuesta inflamatoria más intensa a nivel de sistema respiratorio, la llamada tormenta de citoquinas.

Dieta y suplementos para cuidar la microbiota

Villapol explica que en su laboratorio de Houston están investigando las microbiotas de personas infectadas con SARS-CoV-2 para identificar las bacterias intestinales que se relacionan con marcadores de inflamación y mayor carga viral. Además de los medicamentos específicos que se puedan desarrollar, la doctora añade que se puede utilizar la dieta y los suplementos probióticos para mejorar el estado de la flora intestinal. Bacterias de la familia Bifidobacterium o Lactobaccillus pueden reducir la inflamación.

Una buena dieta, rica en alimentos vegetales que aportan fibra, el alimento de la microbiota, puede mejorar la reacción inmunitario en la primera fase de la infección. También son importantes nutrientes concretos:

  • La vitamina A (betacaroteno en los vegetales de color amarillo, anaranjado verde).
  • La vitamina C (en frutas y vegetales frescos).
  • La vitamina D (que se sintetiza en al piel expuesta al sol y también se encuentra en el germen de trigo y las setas secadas al sol).
  • La vitamina E (en semillas y frutos secos)
  • Los ácidos grasos omega-3 (en la dieta vegetal, en nueces y semillas de lino y chía).

Todos estos nutrientes favorecen que las bacterias intestinales produzcan compuestos que regulan la respuesta inflamatoria.

Artículo relacionado

estrategia nutricional coronavirus

Esta es la estrategia nutricional para luchar contra el coronavirus

Una alimentación con estas características aumenta la diversidad de la microbiota y favorece su buen estado, lo que sirve para "protegernos de las consecuencias más graves de la COVID-19", según la doctora Villapol, y además previene otros problemas de salud, físicos y mentales.

Referencias científicas:

Laurent Peyrin-Biroulet et al. Diarrhea During COVID-19 Infection: Pathogenesis, Epidemiology, Prevention, and Management. Clinical Gastroenterology and Hepatology

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?