Cuida la microbiota

Una microbiota sana en la garganta reduce el riesgo de coronavirus

Claudina Navarro

En la garganta tenemos una microbiota específica que si está en buen estado reduce el riesgo de contraer la infección. La microbiota alterada es más frecuente en personas mayores.

La pandemia COVID-19, causada por el virus SARS-CoV-2, se ceba especialmente con las personas mayores, aunque no quedan a salvo las jóvenes y aparentemente sanas.

Por eso investigadores de todo el mundo tratan descubrir qué factores favorecen el contagio y la aparición de complicaciones.

Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Amsterdam ha hallado que el estado de las bacterias que se hospedan en la garganta (microbiota faríngea) puede influir en el riesgo de contraer la enfermedad y en su evolución.

De hecho, ya se sabía que una microbiota sana en la garganta podía proteger frente a la gripe y otros virus respiratorios.

Artículo relacionado

prevenir gripe

¿Existen medios naturales para prevenir el coronavirus de Wuhan?

Posible resistencia al coronavirus

Según los científicos, la presencia de determinadas bacterias en la garganta puede impedir que los coronavirus se adhieran a las mucosas y actúa también sobre la respuesta inmunitaria.

Para comprobarlo analizaron la microbiota de 145 pacientes de 9 a 98 años de edad, 56 positivos y 89 negativos para el virus SARS-CoV-2, pero con síntomas similares.

El análisis de las muestras determinó que los pacientes con un perfil con abundancia de Haemophilus parainfluenzae, Neisseria cinerea, Streptococcus mitis, Streptococcus bovis, Leptotrichia buccalis y Rothia mucilaginosa presentaban una baja positividad al SARS-CoV-2. Entre estos pacientes predominaban los jóvenes.

En cambio, las personas infectadas por el coronavirus presentaban una diversidad menor de bacterias y su edad era más avanzada.

En consecuencia, los investigadores creen que se podría reducir el riesgo actuando sobre la composición de la microbiota de la garganta.

Cómo cuidar la microbiota de la garganta

Los factores que pueden deteriorar el estado de la microbiota en esta zona son una mala alimentación (con exceso de azúcares añadidos, por ejemplo), tomar medicamentos innecesarios y hábitos como beber alcohol o fumar.

En cambio, pueden favorecen su buen estado una alimentación basada en los alimentos vegetales, con alimentos ricos en vitamina C, ácido fólico y triptófano. La vitamina D, que se sintetiza en la piel a partir de la radiación solar, también es importante.

Aunque los resultados del estudio son interesantes de cara a una posible estrategia preventiva, los autores reconocen que son necesarios más investigaciones para establecer la relación causal entre la composición de la microbiota en la faringe y el riesgo de contraer el SARS-CoV-2.

Referencia científica:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?