El poder de #vegan

Las redes sociales difunden el veganismo a un ritmo imparable

Cristina Rodrigo

Instagram y otras redes se han convertido en el nuevo banderín de enganche a la opción vegana.

Cuando me preguntan por qué me hice vegana digo que por Sophie, la perrita que adopté hace casi nueve años. Pero realmente me hice vegana gracias a las redes sociales.

A Sophie la conocí en la difunta red social Tuenti, donde también conecté con una chica que me pasó el documental Earthlings, el causante de que yo dejara de comer animales. Pero solo cuando Instagram llegó a mi vida consideré el veganismo como una opción atractiva para mí.

Antes, yo sentía que las personas veganas eran "unas extremistas" y ser vegetariana ya me parecía suficiente. Sin embargo, cuando empecé a utilizar Instagram, vi el veganismo de una forma radicalmente diferente.

Artículo relacionado

Buddha bowl

5 platos saludables que están triunfando en Instagram

Conecté con gente amigable, que no me juzgaba y que, además, me facilitaba recetas de mis platos favoritos. Nunca me planteé que mi caso pudiera ser común hasta que en 2016 me topé con este titular en el diario The Guardian: "El auge de los adolescentes veganos: son cada vez más gracias a Instagram".

El sentido de comunidad de las redes te ayuda en el cambio

The Guardian no ha sido el único medio que ha establecido esta relación. Otros artículos aparecidos en Independent o BBC News han vinculado el creciente interés por el veganismo con un mayor uso de las redes sociales.

Google también afirma que, según sus estadísticas, la búsqueda del término vegan ha aumentado en más de un 400% en los últimos diez años. Durante este tiempo, los usuarios de algunas redes sociales de referencia como Facebook, Instagram, YouTube o Twitter también han crecido.

Artículo relacionado

Retos nutricionales redes sociales

Contra los nutri-retos en las redes sociales

Sobre todo los de Instagram, que en los dos últimos años se han duplicado y en 2018 alcanzaron los mil millones de usuarios activos mensuales. Esto es especialmente importante si consideramos que más del 60% de sus usuarios tiene entre 18 y 34 años. O lo que es lo mismo, pertenece a las generaciones Z y millennial, que son las que lideran el interés por el veganismo en el mundo.

Facilidad de acceso a la información

Se trata de generaciones que, además, utilizan como principal fuente de información las redes sociales. Gracias a estas redes el acceso a la información se ha democratizado; ya no dependemos en exclusiva de los medios de comunicación para difundir mensajes sobre un estilo de vida más respetuoso con el planeta y sus habitantes.

Las labores de concienciación, información y difusión resultan más fáciles. Los vídeos que visibilizan a las víctimas de nuestro consumo llegan a millones de personas. También los vídeos de animales considerados de granja que viven en santuarios y con los que se puede establecer vínculos emocionales.

Artículo relacionado

redes sociales

Redes sociales: luces, sombras... y adicciones

Del mismo modo, los cientos de miles de fotos de comida 100% vegetal que se comparten derrumban el mito de que la alimentación plant-based es aburrida. Además, las redes sociales también conectan y permiten conocer a otras personas con quienes compartir valores. Se crea así una comunidad virtual.

En definitiva, las redes sociales están consiguiendo que el veganismo se mueva a un ritmo imparable. ¿Lo sigues?

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?