Alimentos más sanos

¡Deja de comer pesticidas y tóxicos!

Montse Escutia

La agricultura intensiva convencional recurre a una gran variedad de pesticidas y otros productos químicos para luchar contra plagas y enfermedades. Muchos permanecen en los alimentos que acaban en nuestra mesa. Puedes evitarlos.

Según el Eurobarómetro del año 2019, los residuos de productos fitosanitarios en los alimentos ocupan el primer lugar en las preocupaciones de los consumidores en relación a la seguridad alimentaria, y esto se mantiene así desde 2010. Científicos y médicos nos advierten desde hace años sobre los problemas de salud derivados de estos productos.

Nuestra suerte es vivir en una entidad geopolítica, la Unión Europea, donde el peso de la opinión pública y la evidencia científica se dejan oír y presionan a las autoridades para tomar medidas al respecto.

Así, en 2009, se aprobó la directiva sobre el uso sostenible de los plaguicidas para conseguir que dejaran de ser la primera opción para luchar contra las plagas, aunque más de diez años después se ha avanzado poco, tal como denuncia el Tribunal de Cuentas Europeo en un informe publicado recientemente.

España es el país europeo que utiliza más pesticidas

Uno de los principales problemas es que la UE no ofrece suficientes ayudas ni incentivos para que los agricultores reduzcan su dependencia de los productos fitosanitarios y apliquen técnicas de gestión integrada de plagas. Y esto, sumado a la crisis permanente del sector agrario, hace muy difícil que haya verdaderos cambios sin poner en riesgo la continuidad de una actividad económica clave para un mundo rural vivo.

Según los informes publicados por la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria), anualmente entre el 50-55% de los alimentos que se venden en la UE no contienen residuos de pesticidas, entre el 40-45% contienen residuos de pesticidas dentro de los límites permitidos y entre el 2,5 y 4% contienen residuos de pesticidas por encima del límite legal.

Artículo relacionado

Comida ecológica

Pesticidas fuera de tu mesa y de tu cuerpo

España es el país de la UE donde más pesticidas se comercializan: 72.000 toneladas de las 370.000 que se vendieron en toda Europa en 2017. Según los datos publicados por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), una tercera parte de los alimentos analizados en España contienen residuos de pesticidas, pero menos del 2% tienen niveles por encima de lo que permite la norma. Ahora bien, ¿cómo se decide el nivel de residuo que supone un problema? Aquí está la clave.

Los efectos perjudiciales de los pesticidas se potencian por la acumulación y el efecto cóctel

Para evitar los riesgos, las autoridades se basan en el Límite Máximo de Residuos (LMR), que se determina para cada tipo de pesticida y cada alimento. Según denuncian entidades como PAN Europe, este sistema tiene tres puntos débiles. Primero, se calcula en base a una dieta media, y no todos comemos igual. Segundo, no tiene en cuenta el "efecto cóctel", la combinación de los efectos de las diferentes sustancias que ingerimos. Y, por último y más importante, no tiene en cuenta si las materias activas actúan como disruptores endocrinos, mimetizando a las hormonas.

Muchos expertos están de acuerdo en que no hay dosis segura para un disruptor endocrino, tal como lleva años denunciando el catedrático de la Universidad de Granada, el doctor Nicolás Olea. Es más, hay algunas sustancias cuyo efecto es peor a dosis más pequeñas.

Las frutas y hortalizas son los alimentos con más pesticidas

Los productos donde más se detectan residuos de pesticidas son aquellos cuya producción es más intensiva y están más sometidos al desarrollo de plagas. Por eso, las frutas y hortalizas son los productos que más residuos contienen, y los que presentan más multirresiduos, especialmente las frutas. A ello también contribuyen los tratamientos que reciben para su conservación en almacenes.

Por tanto, el consumo de alimentos de temporada y de proximidad es una buena opción. Y lavar y eliminar las partes externas es muy necesario. Los alimentos elaborados tienen menos residuos, al igual que aquellos a los que se eliminan sus capas protectoras, como frutos secos o legumbres.

La alternativa: alimentos ecológicos

Pero si queremos evitar al máximo los residuos de pesticidas, la mejor opción son los alimentos ecológicos:un 85% de las muestras analizadas en la UE están libres de pesticidas. Asimismo, segun estudios de la Universidad de California (2019) y del Instituto de Investigación Medioambiental de Suecia (2015), una dieta basada en productos ecológicos disminuía drásticamente la presencia de residuos de pesticidas en la orina.

Quizás algunos consideren que no debemos preocuparnos por los pesticidas, ya que en la UE hay un buen control. Pero hemos de tener en cuenta que solo se analizan algunos tipos de alimentos y solo se buscan algunos de los centenares de pesticidas autorizados.

Sí, seguimos preocupados. Falta información y transparencia. Los reglamentos se aplican poco y mal, se abusa de autorizaciones excepcionales para seguir usando sustancias no autorizadas y la EFSA permite que sean las empresas productoras de pesticidas las que evalúen sus efectos como disruptores endocrinos, en lugar de encargar informes independientes. Normal que los consumidores sigamos preocupados.

Artículo relacionado

pesticidas hormanles alimentos

El 50% de las frutas y verduras tiene pesticidas hormonales

Los herbicidas, pesticidas y fungicidas más utilizados

Glifosato. Es el herbicida más usado en España. Está clasificado como posible cancerígeno y algunos estudios lo consideran un disruptor endocrino. La principal fuente de exposición al glifosato y su metabolito de degradación, todavía más tóxico, es el agua y las bebidas. En alimentos se encuentra sobre todo en miel, arroz (no UE) y té.

Clorpirifós. Se halla en frutas, verduras, cereales, aceite de oliva, huevos, miel… y se detecta en el 80-90% de los análisis de orina. Es disruptor endocrino y se ha relacionado con problemas de desarrollo mental, autismo e hiperactividad. Desde el 31 de enero de 2020 no está autorizado, pero su presencia aún se notará mucho tiempo.

Ditiocarbamatos. Grupo de fungicidas entre los que se halla mancozeb, muy usado en frutales, cítricos, hortícolas, olivos y viña. Ocupa el segundo lugar (tras clorpirifós) entre los residuos de pesticidas considerados disruptores endocrinos más encontrados en España. En la UE, son los pesticidas que más superan el Límite Máximo de Residuos.

DDT. Fue prohibido a lo largo de la década de 1970 (en España, en 1977), pero todavía es el principal residuo que se encuentra en productos de origen animal (carne, huevos, leche, crustáceos…). Es disruptor endocrino y cancerígeno y no se elimina por la orina. Las mujeres lo eliminan a través de la leche cuando amamantan a sus bebés.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?