Ni humo ni collillas, por favor

Playas sin humo este verano: por tu salud y por el planeta

Mayra Paterson

¿Playas donde no se fuma? Sí, las hay y este año querrás pasear por ellas. Fumar podría aumentar el riesgo de contagio del coronavirus y las colillas son devastadoras para el medio ambiente.

Tanto si fumas como si no fumas, te interesa saber que desterrar el tabaco de las playas este verano podría ser más importante que nunca. Y lo es pensando tanto en el corto plazo como con la mirada puesta en el futuro, en nuestra salud y en la de los demás seres vivos que habitan el planeta. ¿Por el humo que desprende el cigarrillo? ¿Por la ingente cantidad de colillas que acaban enterradas en la arena o vertidas al mar? ¡Por ambas cosas!

Por suerte cada vez más playas se suman a la tendencia de restringir el uso del tabaco junto al mar. Algunas localidades pioneras ya declararon hace unos años sus playas libres de humo, especialmente por motivos medioambientales y por presión ciudadana. En poco tiempo muchas otras se han sumado a la iniciativa.

Te contaremos por qué elegir una playa sin humo para tus paseos y, cuando se pueda, para tus baños. Más abajo encontrarás también información sobre las playas españolas que ya han dicho adiós al cigarrillo.

Fumar aumenta el riesgo de contagio por coronavirus, también al aire libre

Son de sobra conocidos los efectos nocivos que tiene para la salud tanto fumar como respirar el humo del tabaco que fuman otras personas. Pero, además, fumar podría aumentar el riesgo de contagio. También se ha comprobado que las personas fumadoras tienen más riesgo de complicaciones en caso de contraer la covid-19.

Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), las pequeñas gotitas de saliva que se expulsan al respirar, conocidas como gotitas de Flügge, son las portadoras del virus en pacientes con Covid-19. Al fumar y expulsar el humo del tabaco o de otros dispositivos, aumenta el número de gotitas de Flügge que se expulsan, lo que aumenta el riesgo de contagio.

De hecho, aunque el riesgo de contagio es mayor en espacios cerrados, los expertos de la SEPAR recomiendan mantener todos los espacios públicos libres de humo de tabaco durante la desescalada, tanto los espacios cerrados como los abiertos.

Para los fumadores el riesgo podría aumentar por el hecho de tener que llevarse las manos hacia la boca cada vez que dan una calada. Si se lleva la mascarilla, fumar obliga a manipularla para hacer ese gesto, lo que también aumenta el riesgo.

Artículo relacionado

Mujer en la playa sola

¿Hay riesgo de contraer el nuevo coronavirus en la piscina o la playa?

Más colillas que plástico: un grave problema medioambiental

Pero disfrutar de playas libres de tabaco debería ser un objetivo esencial también para el largo plazo. ¿Sabías que el residuo tóxico que se recoge en mayor cantidad en las playas y costas del mundo son las colillas?

Sí, según la ONG Ocean Conservancy, en 2017 las colillas supusieron el 13% de la basura que recogieron en su campaña anual de limpieza en las playas y costas de todo el mundo. Parte de esas colillas fueron enterradas en la arena por los veraneantes a su paso por la playa o dejadas alrededor de los ceniceros instalados para evitarlo, al parecer sin mucho éxito.

Otra parte llegó a las costas arrastrada por las lluvias y el viento desde las inmediaciones de la playa o desde mucho más hacia el interior, también desde otras poblaciones, a través del sistema de alcantarillado. Cuando se tiran al suelo las colillas en espacios públicos o se dejan haciendo equilibrios sobre los ceniceros instalados junto a los bares, acaban muchas veces siendo arrastradas hacia el mar.

Se trata de un problema de contaminación medioambiental grave que va mucho más allá de lo que nos pueda molestar andar pisando colillas de otros o tumbándonos sobre ellas en la arena. La mayoría de los filtros de las colillas están hechos de acetato de celulosa, un termoplástico que puede acabar en el estómago de otras especies animales. Además contienen muchos otras sustancias tóxicas, como hidrocarburos policíclicos aromáticos, nicotina, arsénico y otros metales pesados.

Los cigarrillos contienen unas 165 sustancias químicas, entre ellas un termoplástico, hidrocarburos policíclicos, arsénico y otros metales pesados.

Así lo recoge un informe de Libera, un proyecto de SEO/Birdlife en colaboración con Ecoembes que lucha por concienciar sobre el impacto de la basura en la naturaleza y que advierte de que las colillas pueden tardar entre 7 y 12 años en degradarse. Al irse degradando, este tipo de "basuraleza" libera sus tóxicos al medio ambiente.

En la playa, estos tóxicos pueden afectar a la flora del entorno y también a la fauna de mares, océanos y costas. Son perjudiciales para moluscos, peces, reptiles y aves, que pueden envenenarse con el cadmio de los cigarrillos o directamente ingerir las colillas.

Esto también podría afectar a nuestra salud, advierte el informe, pues el cadmio acumulado en las especies marinas puede pasar a nuestro organismo a través de la cadena de alimentación.

Artículo relacionado

comida frente al mar

Los microplásticos tóxicos contaminan el mar y se cuelan en los alimentos

Playas sin humo en España

Que en la playa no haya humo ni colillas depende de lo que hagamos nosotros, los ciudadanos. No fumar en ellas y desechar las colillas en sitios seguros si fumamos en otros lugares es lo más importante. También se organizan campañas de recogida de basura de las playas en las que puedes participar, como las que organiza el mismo proyecto Libera.

Pero mientras esto no sea generalizado, si quieres disfrutar de la playa sin humos ni colillas a tu alrededor, cuentas con playas en las que ya se ha prohibido fumar. En ellas, puedes disfrutar del mar sin que de pronto el humo de un cigarrillo te impida oler la brisa marina. Y las colillas ya no se recogen, porque han dejado de tirarse. O eso es lo que se intenta.

Esta iniciativa, gestionada por los ayuntamientos, se ha regulado ya en siete comunidades autónomas. La pionera fue Galicia, que hoy es con diferencia la que cuenta con más playas sin humo. Le han seguido Asturias, Cataluña, Murcia, Andalucía, Baleares y Canarias.

Galicia

Las playas de Galicia llevan la delantera. La primera playa sin humo se declaró en 2012. Era la playa de La Ribeira, en el Concello de Baiona, y el éxito de la iniciativa llevó a crear una red de Praias sen fume. En agosto de 2019 contaba ya con 141 playas adheridas en las cuatro provincias, con Pontevedra a la cabeza en número de playas. No todo son playas costeras; también las hay fluviales.

Se confía en que los ciudadanos respetarán la prohibición y no se imponen sanciones a quien decide saltársela. Hay algunos municipios que tienen la totalidad de sus arenales libres de humo: Baiona, Vilaboa, A Guarda y Cerdedo-Cotobade, Corcubión, Rianxo, Barreiros, Noia, Vilaboa, Dumbría y Cabana de Bergantiños. Otro tienen al menos la mitad.

Estas son solo algunas de las playas gallegas más bonitas sin humo, aunque hay muchas otras:

  • Playa Xilloi, en O Vicedo (Lugo)
  • Playa La Lanzada, entre Grove y Sanxenxo (Pontevedra)
  • Playa de Melide, en Cangas do Morrazo (Pontevedra)
  • Playa de Carnota, incluyendo Mar de Lira, Caldebarcos y Lariño (A Coruña)
  • Playa de Morouzos, en Ortigueira (A Coruña)

Puedes consultar la lista completa de playas sin humo de Galicia aquí.

Cataluña

El municipio que rompió el hielo fue L'Escala, en 2006. Hoy una docena de playas están declaradas como espacio sin humo en el litoral catalán, concentradas en cuatro municipios:

  • Sant Feliu de Guíxols: playa de Sant Feliu, Sant Pol y Canyerets
  • El Masnou: Playa de Ocata
  • Lloret de Mar: Playa de Sa Boadella, Canyelles, Treumal y Fenals
  • L'Escala: todas sus playas

Tampoco se imponen sanciones.

Murcia

Las primeras playas sin humo llegaron a Murcia en 2018. En ellas, se recomienda a sus usuarios no fumar, pero no se imponen sanciones.

  • Playa de El Rihuete, de Bahía (conocida como Bahía chica) y El Castellar, en Mazarrón
  • Playa de Villananitos, en San Pedro del Pinatar
  • Playa del Pescador y algunos espacios en la playa el Castillico, en Santiago de la Ribera
  • Playa Mistral, en La Manga del Mar Menor
  • Playa de la Concha, en Los Alcázares
  • Cala de las Higuericas, en Águilas.

Más información en el portal sanitario de la región de Murcia.

Andalucía

La primera playa en abrir el camino en la costa andaluza fue la playa de Motril, en Granada. Le siguió la malagueña playa de Rada, en Estepona. Esperemos que pronto se sumen más.

Islas Baleares

La playa urbana de Santa Eulalia, en Ibiza, fue la primera en declararse playa sin humo. Le siguió la playa de Talamanca. Después se han sumado playas de Mallorca, Menorca y Formentera, como:

  • Cala Estància, en Palma (Mallorca)
  • Cala Anguila, en Manacor (Mallorca)
  • Sant Joan, en Alcúdia (Mallorca)
  • Cala Binissafúller, en Sant Lluís (Menorca)
  • Platja de Es Pujols, en Formentera
  • Cala Deià, en Deià (Mallorca)
  • Cala d'Hort, en Sant Josep de Sa Talaia (Ibiza)

Puedes consultar la lista de playas adheridas aquí.

Islas Canarias

Las Islas Canarias han optado por recurrir a las sanciones en el caso de que alguien encienda un cigarrillo en una playa declarada como libre de humo. La mayoría se concentran en en municipio de Mogán, en la isla de Gran Canaria. También hay una Las Palmas de Gran Canaria, donde se consultó a los ciudadanos en 2018 y casi un 90% se mostró a favor.

  • Playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria
  • Playa de Las Marañuelas, La Lajilla, Patalavaca, Aguamarina, Anfi, Puerto Rico, Amadores, El Cura, Taurito y Puerto de Mogán, en Mogán

Asturias

Ha sido la última comunidad autónoma en sumarse a la iniciativa. Las cuatro primeras playas sin humo forman parte de un programa piloto que pretende extenderse a otras playas de la región:

  • Playa de Misiego, El Puntal y Miami, en Villaviciosa
  • Playa de Los Quebrantos, en Soto del Barco

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?