Supercontagiadores

¿Por qué algunas personas contagian más el COVID-19 que otras?

Sira Robles

La revista Science acaba de publicar una revisión de estudios que podría explicar por qué hay personas "supercontagiadoras". Algunas razones son sorprendentes: se sospecha que una persona contagiada que habla muy alto o canta podría trasmitir más el virus.

Según las investigaciones, el SARS-CoV-2 parece transmitirse, principalmente, a través de gotas que pueden permanecer suspendidas en el aire. Sin embargo, quedan muchas dudas por resolver respecto a cómo se propaga el virus. Por ejemplo, se estudia por qué a veces una sola persona contagia a más personas de lo normal convirtiéndose en "supercontagiadora".

En concreto, se ha comprobado que cada paciente infectado –cuando no se aplica el distanciamiento social– contagia de promedio aproximadamente a tres personas más. Pero en la vida real, algunos pacientes infectan a muchos más. Se estima que, probablemente, alrededor del 10% de los casos conducen al 80% de la propagación.

Artículo relacionado

baño perro

¿Un perro o un gato pueden contagiar el coronavirus?

¿Qué hace que algunas personas sean "supercontagiadoras"?

No se sabe con exactitud por qué algunos pacientes transmiten más el virus que otros, aunque la revista Science acaba de publicar una revisión de estudios que podría explicar, en parte, esta capacidad más alta de transmitir el virus en determinados individuos.

  • Las personas que hablan alto o cantan transmiten más virus

El SARS-CoV-2 no solo se propaga a través de gotas, también lo hace a través de aerosoles más finos que pueden permanecer en el aire durante horas. Basándose en un estudio publicado en Nature en el año 2019, en el que se analizaba la propagación de virus a través del aliento, los científicos de Nature sugieren que algunas personas exhalan muchas más partículas que otras cuando hablan: al hablar alto o cantar se liberan más virus que al hablar a un volumen normal.

Para apoyar esta evidencia, explican el caso de una iglesia en Washington donde durante un ensayo de un coro, uno de los coristas que resultó estar infectado de COVID-19, transmitió el virus a 53 coristas más, según un informe del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Una base de datos del investigador Gwenan Knight y colegas de la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM), demuestra que muchos de los grandes casos de contagios sucedieron en lugares donde la gente grita o canta. "Tal vez la respiración lenta y suave no es un factor de riesgo, pero la respiración rápida y profunda y los gritos sí lo son", señala Knight.

  • Las costumbres sociales del paciente pueden influir

Una persona que no tiene por costumbre lavarse las manos a menudo es más propensa a transmitir el virus. Eso parece bastante evidente. Sin embargo, también influyen otros aspectos del paciente, como su sociabilidad. Los primeros en transmitir el virus a gran escala, cuando todavía no se habían aplicado medidas, seguramente eran personas con muchos contactos sociales.

Los infectados que pertenecían a grupos de personas estrechamente vinculadas, sobre todo si se reunían es espacios cerrados, probablemente pudieron transmitir el virus a una mayor ratio de gente. Según la base de datos de Knight, los contagios han sido más masivos en lugares como barcos, residencias de ancianos, estaciones de esquí, iglesias, restaurantes, hospitales y prisiones.

Es un hallazgo alentador, dicen los científicos, porque eso significa que el hecho de restringir las reuniones de muchas personas en interiores podría impactar muy notablemente en la transmisión del virus, mientras que las restricciones en otras actividades realizadas al aire libre y con un menor número de personas podrían aliviarse.

Un estudio en Japón demostró que la transmisión de virus, en general, es 19 veces más probable en un espacio interior que uno exterior. En el caso del COVID-19 parece mantenerse la premisa: investigadores en China que estudian la propagación del coronavirus fuera de la zona cero de la pandemia, identificaron 318 grupos de tres o más casos de contagio entre el 4 de enero y el 11 de febrero: solo uno de ellos se había producido al aire libre.

Artículo relacionado

Chica haciendo la compra con mascarilla

¿Te puedes contagiar del coronavirus con la compra del supermercado?

  • También es una cuestión de tiempo

La evidencia emergente sugiere que los pacientes con COVID-19 tienen más capacidad de contagiar durante un determinado lapso de tiempo. Es decir, que si una persona contagiada se reúne con un gran grupo de personas en un espacio interior justo en ese periodo de mayor capacidad de transmitir virus, el resultado puede ser un contagio masivo.

Si hace exactamente lo mismo en otro momento, en el que su capacidad de contagio es menor, quizá no ocurriría eso. "Dos días después, esa persona podría comportarse de la misma manera y no verías el mismo resultado", dice Adam Kucharski, investigador de la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM).

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?