Tratamiento natural

5 claves para prevenir contracturas y dolores musculares

Rosa Guerrero

Muchos problemas musculares se pueden mejorar o incluso evitar si se mantienen una pautas básicas. Apréndelas y dile adiós al dolor.

El cuerpo humano necesita actividad física para que todos sus órganos y sistemas funciones correctamente. Por eso, si mantenemos la misma postura durante un tiempo prolongado, aumenta la tensión muscular, disminuye la circulación de los fluidos corporales y se produce una asfixia progresiva de los tejidos que conduce al dolor.

Evita el dolor muscular con ejercicio y alimentación

1. Estira los músculos

Si te pasas el día sentada frente al ordenador, procura levantarte cada 2 horas y estirar los músculos. Puedes dar un pequeño paseo intentando liberar las zonas que notes más tensas.

También puedes hacer estiramientos específicos; hay ejercicios pensados para hacer en la silla, en el mismo lugar de trabajo. Si quieres ser más discreta subir y bajar escaleras puede ser muy efectivo.

2. Lleva una dieta antiinflamatoria

Es conveniente reducir o evitar completamente la ingesta de carne roja, embutidos, productos procesados, productos lácteos y azúcares refinados, ya que son alimentos que propician la inflamación de los tejidos.

Por otro lado, trata de aumentar el consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (en nueces y semillas de lino) que reducen la inflamación y, en consecuencia, el dolor.

3. Aumenta la ingesta líquidos

Te aconsejo beber, además, dos litros de agua al día, en pequeñas cantidades. La hidratación favorece la circulación sanguínea, también en las fibras musculares, y ayuda a evitar las contracturas. Incorpora el zumo de un limón en el primer vaso del día, pues desacidifica los tejidos y reduce la inflamación.

Una muy buena opción es beber té verde a lo largo del día. Además de hidratarte, posee una poderosa acción antioxidante que protege de determinados cánceres y mantiene la salud cardiovascular.

4. Una infusión calmante

Toma a diario una infusión de extractos de manzanilla, pasiflora, melisa y valeriana a partes iguales.

Esta combinación de plantas calma la ansiedad y alivia los dolores gracias a su acción antiinflamatoria y analgésica. Está comprobado que muchos dolores y contracturas tienen relación con el grado de estrés que se sufre.

5. Micronutrientes

Incorpora a tu dieta diaria un complemento que contenga 350 mg de magnesio y 15 mg de vitamina E. El magnesio te ayuda a reducir la hipersensibilidad al dolor y además es un relajante muscular, mientras que la vitamina E posee propiedades antiinflamatorias y vasodilatadoras y actúa como un antioxidante celular.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?