Puede que recuerdes el concepto de pH de las clases de biología del instituto o que lo hayas oído infinidad de veces en la publicidad de productos cosméticos, pero ¿sabes realmente qué es el pH y por qué mantenerlo en unos niveles adecuados es tan importante para la salud?

Qué es el pH

El pH es una medida de cuán ácida o alcalina es una sustancia.

La sigla pH significa potencial o peso de hidrógeno e indica la concentración de iones de hidrógeno: cuanta más actividad de iones de hidrógeno haya, más acidez habrá.

LECTURA RECOMENDADA

Cómo mantener el cuerpo alcalino

pH ácido, pH neutro o pH alcalino

El pH se expresa en un rango que va del 0 al 14:

  • Un pH de 7 se considera neutro. Es decir, ni ácido ni alcalino.
  • Un pH inferior a 7 indica que hay acidez.
  • Un pH superior a 7 indica alcalinidad.

El pH es un factor logarítmico y cada cifra indica una diferencia de 10 veces en la acidez o alcalinidad de la sustancia. Así, un pH de 5 es diez veces más ácido que un pH de 6.

¿Qué es el pH del agua?

Elagua pura es neutra (es decir, no es ni ácida ni alcalina), lo que corresponde a un pH de 7. No obstante, se suele considerar aceptable para agua potable un pH de entre 6.5 a 8.5.

El pH es un parámetro importante para evaluar la calidad del agua: las aguas demasiado ácidas, al ser ingeridas, pueden afectar negativamente la salud.

¿Qué es el pH en el cuerpo humano?

El cuerpo humano no tiene un pH único, sino que varía mucho entre los diferentes órganos y fluidos para que cada uno pueda cumplir su función. Por ejemplo:

  • El pH de la sangre (que es el que se suele considerar al hablar de pH del cuerpo) es de entre 7,35 y 7,45, ligeramente alcalino. Este nivel es ideal para muchos procesos biológicos, como la oxigenación de la sangre.
  • El pH del estómago está entre 1,35 y 3,5. Es muy ácido para que pueda digerir los alimentos y eliminar cualquier germen que entre al estómago. En este vídeo puedes ver un truco para comprobar la acidez de tu estómago.

  • El pH de la orina puede oscilar entre 4,6 y 8.
  • El pH de la saliva está entre 6,5 y 7,5.

Mantener el pH adecuado en cada uno de los órganos y fluidos es importante para que el cuerpo funcione bien y nuestro organismo tiene sistemas para regular los niveles de pH a través de los riñones, los pulmones, determinadas moléculas, etc.

Las anomalías en el pH de la sangre pueden ser un signo de diversas enfermedades como el asma, la diabetes, problemas cardiacos, pulmonares o renales, infecciones o intoxicaciones. Pueden ser de dos tipos:

  • La acidosis ocurre cuando el pH de la sangre está por debajo de 7,35 (demasiado ácido)
  • La alcalosis, en cambio, es cuando el pH de la sangre es superior a 7,45 (demasiado alcalino).

¿Qué es el pH de la piel?

Mantener un pH de la piel adecuado protege la piel de infecciones y agresiones externas. La publicidad de muchos geles y cosméticos habla de un pH neutro como el más adecuado para la piel, pero esto está lejos de ser cierto.

Como hemos dicho, el pH neutro es el 7, pero nuestra piel es más ácida: tiene un pH de 4,7.

Esto es así porque la piel está recubierta de un manto ácido (mezcla de agua y lípidos), que le aporta la acidez necesaria para que pueda ejercer su función de barrera frente a las infecciones y agresores externos. Utilizar productos con un pH superior a 4,7 puede alterar el microbioma de la piel y afectar a su función protectora.

  • También hay que tener en cuenta que factores externos como la contaminación o el agua aumentan el pH de la piel.

¿Qué es el pH vaginal?

El pH vaginal normal oscila entre 3,8 y 5,0, lo que significa que es ácido. Sin embargo, depende de la edad: mientras que en las mujeres en edad fértil el pH oscila entre 4 y 4,5, este valor puede ser superior a 4,5 antes de la pubertad y después de la menopausia.

  • Cuando tenemos la regla, disminuye la acidez del pH vaginal que puede llegar a ser de entre 6,8 y 7,2.

La microbiota vaginal está formada por diferentes tipos de bacterias saludables que producen ácido. Además, el fluido vaginal, que previene la sequedad y mantiene el equilibrio químico de la vagina, también contiene ácidos.

El pH vaginal tiene muchas implicaciones en la salud de la mujer y puede ser una herramienta útil para el diagnóstico y la prevención de enfermedades. Además, mantener el equilibrio del pH vaginal es importante para tener embarazos saludables.

Son muchos los factores que pueden provocar cambios o desequilibrios en el pH vaginal, como las infecciones, el nivel de hidratación vaginal, la actividad sexual, o las duchas vaginales.