Ejercicios de vuelta a la calma

Recupera la tranquilidad con este ejercicio de chikung

El chikung es una práctica con multitud de beneficios: además de activar nuestra energía, nos ayuda a apaciguar y aquietar la mente.

El chikung es un conjunto de técnicas que combinan la acción con la no-acción a fin de equilibrar el movimiento con la quietud según la antigua sabiduría china.

La palabra se compone de chi (energía, respiración) y de kung (cultivar, ejercitar). El propósito del chikung es restablecer la armonía para equilibrar la energía y que fluya serenamente.

Los beneficios del chikung se notan al instante en un plano físico, psíquico y mental, pero se obtienen sobre todo con una práctica regular.

¿Para qué sirve el chikung?

Los ejercicios, ejecutados con lentitud, llevan a una sensación de sosiego y vigor, mientras los pensamientos se van aquietando.

Es importante estar presente, observar en todo momento la respiración y los movimientos internos del cuerpo (el humedecimiento del ojo, los movimientos del aparato digestivo, etc.).

Por eso, el chikung es un ejercicio idóneo para rebajar el estrés: cultiva la concentración, conecta con la energía vital y tiene muy en cuenta la unidad del cuerpo y la mente.

Con el chikung la respiración se hace más lenta y profunda. También se aprende a dirigir y a enfocar la energía y todo parece más sencillo, porque se deja de luchar contra uno mismo.

Artículo relacionado

6-ejercicios-de-chikung-que-activan-tu-energia_156

6 ejercicios de chikung que activan tu energía

¿Cómo empezar los ejercicios de chikung?

Antes de empezar cualquier práctica de chikung, puedes realizar una pequeña preparación. Este breve ejercicio nos conecta con la tierra y nos devuelve a nuestro centro:

  • Para comenzar se puede dar un masaje en los pies.
  • Luego, de pie, se siente cómo se enraízan en la tierra.
  • Flexionando un poco las rodillas se hace más evidente que transmiten el peso del cuerpo a la tierra. Se puede incluso visualizar un camino de color, agua, etc. hacia el centro de la Tierra.
  • A partir de ahí, como explica el profesor Gerard Arlandes, se pone atención en la fuerza contraria, la que el suelo proyecta hacia arriba.
  • Este primer ejercicio de enraizamiento y crecimiento se puede realizar con la espalda pegada a la pared para facilitar la alineación del cuerpo.

Ejercicio de chikung para relajar el corazón

  • Separa los pies algo más que la anchura de los hombros.
  • Flexiona ligeramente las rodillas y relaja la espalda y la pelvis.
  • Mantén los brazos a los lados del cuerpo, con el dedo medio en contacto con el pulgar.
  • Visualiza el corazón puro como el jade, si es necesario con los ojos cerrados.
  • Dirige las dos manos hacia el corazón.
  • Luego lleva las manos a los hombros.
  • Gira las palmas hacia el exterior y extiende los brazos a ambos lados.
  • Relaja.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?