La voz de Roy Galán

Respeta tú que yo me respete como quiera

Respetarte es decir a todos esos que dicen respétate que te pasas su respeto por el arco del triunfo. Es no dejar que nadie pueda manipularte o chantajearte para que actúes según su modo de vivir.

La voz de Roy Galán es un podcast del escritor Roy Galán para la revista Mente Sana. Escúchalo y compártelo.

Respétate.
Eso es lo que nos dicen los demás.
Como si el respeto fuera algo que puede dictaminarse desde el exterior.
Como si los otros (y no uno mismo) tuvieran la potestad de dictar qué es el respeto.
Como si hubiera una ley, una hoja de cálculo, un diagrama sobre qué es respetarse.

Respétate.
Eso claman cuando por ejemplo haces algo que otra persona no haría.
Algo que a esa otra persona no le parece bien.
Algo que juzga desde su lugar en el mundo.

Respétate.
Así en imperativo.
Como una obligación.
Date valor.
Pero es que tu valor puede no coincidir con el mío.

Artículo relacionado

FRASES-EMOTIVAS-FOTO+TEXTO5

25 frases emotivas para dejar fluir tus sentimientos

Es que lo que para ti puede ser indigno para mí puede no serlo.
Es que lo que tú tratas de dar por normal.
Quizás.
Solo es moral.

Respétate.
Que lo que quiere decir es sigue este camino.
El que nosotros decidimos para ti.
Cumple con nuestra expectativa de lo que ha de ser el mundo.

Respétate.
Pero es que lo único que tienes que hacer para respetarte.
Es no traicionarte.
Es atar bien atada tu mente a las tripas y al corazón.
Es coserte a la emoción.

Es no dejar que nadie pueda manipularte o chantajearte para que actúes según su modo de vivir.
Es no permitir que la culpa o la vergüenza aparezcan en sitios que deberían ser absolutamente libres.
Porque solo son tuyos y de nadie más.

Artículo relacionado

aceptar-la-tristeza

Déjame estar triste

Respetarte es no dejar que te ganen.
Que vivas tu vida a expensas de los demás.
Esperando las migajas de afecto.
Actuando según se espera de ti y no según tú esperas de ti.

Respetarte es romper la maldición que supone despediciar tus días siendo lo que otros necesitan que seas.
Sin hacerte caso.
Sin cuidar de ti.
Aguantándote las ganas por el qué dirán.

Respetarte.
Es decir a todos esos que dicen respétate.
Que te pasas su respeto por el arco del triunfo.
Y que aquí a lo único que has venido.
Es a vivir.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?