Momento de bajar el ritmo

5 síntomas de que tienes el cortisol disparado

Lola Cejudo

Ante situaciones de estrés, nuestro organismo reacciona secretando cortisol. Y un exceso de esta hormona provoca malestar tensión física y mental.

Cuando nos vemos sobrepasados por los requerimientos del entorno (responsabilidades familiares, trabajo, enfermedades, problemas económicos...) se genera estrés y una serie de cambios fisiológicos.

Uno de los efectos más importantes es la secreción de cortisol, conocido como la hormona del estrés.

El exceso de cortisol provoca, entre otros, tensión física y agotamiento mental. Además libera triglicéridos y ácidos grasos, provocando que aumenten los niveles de colesterol.

Saber si tu cuerpo está generando demasiado cortisol

Estos son algunos de los síntomas habituales generados por exceso de cortisol. Préstales atención.

  1. Tensión física. Generalmente, hay presencia de tensión y contracturas musculares, cansancio permanente o agotamiento, presión torácica, taquicardia y sudoración, palpitaciones e hiperventilación.
  2. Malestar digestivo. Falta de apetito o hambre desmesurada, problemas estomacales (náuseas, malas digestiones…).
  3. Alteraciones de la piel u hormonales. La piel responde mal a las situaciones de estrés y agudiza problemas como el acné o la alopecia. También son corrientes alteraciones hormonales como la amenorrea y la infertilidad.
  4. Mente agotada. La persona estresada suele dormir mal, le cuesta conciliar el sueño o se despierta al cabo de poco tiempo. Esos estados de vigilia o de alerta crónicos acaban afectando a la capacidad de concentración durante el día y nos generan pérdida de memoria.
  5. Cambios de humor. En cuanto a los cambios en el comportamiento, destacan una irritabilidad constante, que cuesta controlar, falta de sentido del humor y unas ganas de llorar aparentemente infundadas.

Artículo relacionado

Efectos del estrés

6 efectos del estrés en la salud (y cómo gestionarlo)

Ponle remedio

No todo lo que nos sucede podemos controlarlo, pero sí está a nuestro alcance la manera de gestionarlo.

Además, para reducir el estrés conviene realizar actividades que sean placenteras y nos ayuden a desconectar como meditar, hacer ejercicio o simplemente dar un paso por la naturaleza.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?