Shhh… ¡relax!

2 experiencias de calma y silencio

Elisabet Riera

Dale a tu cuerpo un respiro de ruido, luces y estrés. Busca la tranquilidad y relajación en estas dos propuestas.

Encontrar espacios de desconexión del entorno, donde poderte aislar del ruido de la ciudad y reconectar con uno mismo no siempre es fácil. Te proponemos dos experiencias, una en la ciudad y otra fuera, que pueden servirte para dar un respiro a tu cerebro de sonidos, tecnología y agitación.

Artículo relacionado

cura silencio relajación

Una cura de silencio

1. Flotación y aislamiento total

Como estar de vuelta en el útero materno. Así suelen describirse las experiencias en las "cámaras de aislamiento sensorial" o "tanques de flotación".

Se trata de bañeras llenas de agua con una concentración de sales de Epsom superior al 40%, por lo que el cuerpo flota en ellas como sobre las aguas del mar Muerto. Los tanques suelen cerrarse por la parte superior, de modo que además de la flotación del cuerpo se consigue una oscuridad y silencio casi totales.

No sentimos el cuerpo y nos quedamos a solas con nuestro cerebro y pensamientos. Después de una adaptación inicial, se entra en un estado de relajación profunda en que algunas personas pueden llegar a experimentar conexiones asombrosas con su inconsciente.

Artículo relacionado

Cámara de sal

Haloterapia: respira pureza en las cámaras de sal

Los beneficios a nivel fisiológico

Algunos expertos afirman que una sesión de una hora en una cámara de aislamiento equivale a cuatro horas de sueño:

  • Aumenta el flujo sanguíneo
  • Reduce el colesterol
  • Libera endorfinas y suaviza la piel

También se recomienda a personas con problemas de insomnio, ansiedad y depresión.

Existen centros que disponen de estos tanques en diversas ciudades, como Madrid, Barcelona o Valencia. El precio por sesión es de unos 40 euros.

Artículo relacionado

silencio-medicina-cerebro

El silencio es una medicina para el cerebro

2. Retiros de silencio

Otra posibilidad son los retiros de silencio, que cada vez más organizan periódicamente los centros de crecimiento espiritual o meditación. Tienen una duración de entre tres, cinco y siete días, y suelen realizarse en lugares situados en plena naturaleza.

El requisito antes de entrar es tener cierta experiencia en meditación y dejar fuera ordenadores, móviles, tablets o cualquier artilugio de los que habitualmente llenan de ruido y desasosiego nuestra mente.

Artículo relacionado

encontrar silencio relajación

5 formas de encontrar el silencio en el caos

Un día de retiro

El programa más habitual en este tipo de retiros suele combinar las meditaciones en completo silencio con algunas opciones de movimiento consciente (como, por ejemplo, yoga o chi kung, paseos por la naturaleza o meditaciones de atención plena y de visualización interior).

Suelen ser retiros guiados, en los que un instructor o maestro conduce las sesiones y el desarrollo del programa diario, por lo que es importante elegir bien el centro.

A algunas personas, este inusual silencio y desconexión con el mundo exterior puede provocarles cierta ansiedad los primeros días (como si se tratara de un periodo de desintoxicación).

Artículo relacionado

6-claves-como-conectar-con-espiritualidad

7 técnicas para vivir en la ciudad sin estrés

Es al regresar a la vida diaria cuando suelen notarse los mayores efectos: un desapego de ese ruido externo que antes se percibía como normal, y una mayor serenidad y consciencia de uno mismo.

El objetivo es centrarse en el ser interior, tratando de serenar la mente para ganar lucidez. Porque solo en silencio podemos escuchar nuestra verdadera voz.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?