Aquí y ahora

Practica mindfulness con estos 6 pasos

Javier García Campayo

Esta forma de meditación te ayudará a llevar la atención plena a lo que estás haciendo. ¡Incorpórala a tu vida cotidiana!

Aprender esta técnica de meditación te permitirá controlar situaciones de estrés y ansiedad, y mejorará tu concentración, tus emociones y tus relaciones personales.

Para controlar el mindfulness se debe ser constante pues nuestra mente necesita un entrenamiento para dominarlo. Empieza la práctica de tu sesión de meditación siguiendo estos 6 pasos:

1. Calma la mente

Adopta una postura cómoda y haz varias respiraciones para calmar la mente y relajar el cuerpo.

2. Cierra los ojos

Verás que la mente no deja de generar pensamientos. Es un río que nos arrastra. Para evitarlo, hay que agarrarse a algo estable, como las sensaciones corporales o de los sentidos, porque el cuerpo siempre está en el presente.

Artículo relacionado

rutinas minfulness

5 rutinas de mindfulness para todo el día

3. Ánclate con la meditación

La mente identifica el objeto de meditación, por ejemplo, la respiración (fosas nasales, pecho o abdomen).

La respiración no se manipula, solo se observa. Y no se recomienda seguir la respiración a través de las vías respiratorias, hay que estabilizarse en un punto fijo. Una vez allí, sentir corporalmente la respiración, sin pensar en ella.

4. Vagabundeo mentalmente

Al poco tiempo de anclarnos en el objeto, surgen pensamientos y emociones que van a atrapar nuestra atención y hacernos abandonar el anclaje.

Artículo relacionado

3 ejercicios mindfulness

3 ejercicios de mindfulness para hacer aquí y ahora

5. Toma consciencia

Desde que hemos perdido el anclaje por los pensamientos y emociones hasta que nos damos cuenta de ello pueden pasar varios minutos. En ese momento nos hacemos conscientes de que nuestra atención ha abandonado el objeto.

6. Retorna al anclaje

La clave es no enfadarse ("qué mal lo hago", "hay mucho ruido en esta habitación…").

El proceso de fijarse en el anclaje y, momentos después, abandonarlo por la pérdida de la atención, es universal y propio de la mente humana. Nuestra mente no está entrenada y esto es lo que podemos esperar.

Desde aquí se vuelve a iniciar el proceso de fijación de la mente una y otra vez.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?