6 terapias naturales para retrasar el envejecimiento

Además de llevar un estilo de vida saludable, se puede recurrir a las dieta naturales para apoyar un funcionamiento optimo del organismo, lo que retrasa el envejecimiento y la aparición de trastornos.

terapia natural

Mujer recibiendo un masaje de osteopatía. 

Pexels

El ser humano envejece debido a una serie de procesos naturales, como la oxidación o el acortamiento de los telómeros. No es posible detenerlos o revertirlos (al menos, no todos ni todo el tiempo), pero se puede favorecer que se desarrollen más lentamente.

Algunas de las cosas que se pueden hacer forman parte de los hábitos saludables bien conocidos: alimentarse correctamente, no fumar, hacer ejercicio, descansar y dormir bien, disfrutar de relaciones positivas, etc. Pero aún se puede hacer un poco más.

Las terapias naturales son eficaces porque apoyan un funcionamiento óptimo del organismo, por eso son útiles cuando se produce algún desequilibrio y también como tratamientos preventivos para conservar la salud.

Acupresión: hazlo tú mismo

Los puntos de acupuntura se pueden estimular también con los dedos y puedes hacerlo tú mismo. La acupresión es una terapia tradicional china que consiste en aplicar presión, normalmente con las yemas de los dedos, en puntos sobre la piel con el fin de favorecer la circulación de la energía vital o chi.

En realidad existen diferentes tipos de energía. Una de ellas es la del riñón, que está muy relacionada con el envejecimiento. Se puede activar a través de un poderoso punto situado en el centro de la parte baja de la espalda, sobre la segunda vértebra lumbar, conocido como "puerta de la vida" (Vaso Gobernador 4, mingmen). Presionarlo ayuda a aumentar los niveles de energía y bienestar general.

También existen otros puntos antienvejecimiento alrededor de la cara, la cabeza y el cuello, que se pueden usar para revitalizar los músculos faciales o el tono de la piel. Uno de ellos es el "belleza del cielo" (Intestino Delgado 17, tianrong), ubicado detrás de la mandíbula, unos centímetros debajo de los lóbulos de las orejas, que mejora el tono y la firmeza de los músculos faciales.

Para realizar la acupresión tú mismo, aplica una presión firme, no dolorosa, con el dedo índice durante un minuto. Se puede repetir dos o tres veces.

Acupuntura: aumenta la vitalidad

Los profesionales cualificados en acupuntura pueden realizar un tratamiento muy personalizado, a partir de la observación de las tendencias y síntomas que presenta la persona. Este tratamiento consiste en una selección de puntos, donde se insertan unas agujas desechables con más o menos profundidad. Si se hace bien, esta terapia no tiene efectos secundarios y las molestias, si se producen, no pasan de un dolor leve o la aparición de un moratón.

Uno de los puntos que se pueden estimular para retrasar el envejecimiento, si el profesional lo considera oportuno, es el "torrente supremo" (Riñón 3, tai xi), ubicado cerca de la parte interna del tobillo. A través de este punto se reduce la tensión y rigidez en las articulaciones y los músculos.

Por otra parte, el estímulo de los puntos del meridiano del pulmón revitaliza la piel, entre otros efectos.

Otro punto muy poderoso en un tratamiento revitalizante es el denominado "tres distancias", "punto de la longevidad" o "punto para curar las cien enfermedades" (Estómago 36, zusanli). Se encuentra unos cuatro dedos debajo de la rodilla, sobre la prominencia muscular que aparece el flexionar el pie hacia arriba.

Aromaterapia: las propiedades de los aceites esenciales

Los aceites esenciales de las plantas actúan a nivel físico y emocional. Pueden influir sobre la producción de hormonas, que poseen un gran protagonismo en el control de procesos metabólicos e inmunitarios.

Algunos aceites, por ejemplo, pueden actuar de manera similar a las hormonas femeninas (estrógenos) y ayudan a reducir la sequedad y mejorar el tono de la piel, especialmente en pieles maduras.

Los aceites clave que promueven el rejuvenecimiento y la salud de la piel incluyen la lavanda (desinflama y suaviza), el pachulí (conserva la hidratación de la piel), el geranio (mejora la circulación) y el romero (antiinflamatorio y circulatorio).

Para utilizar los aceites, hay que mezclar unas gotas (10, por ejemplo) en un aceite base (15 ml), como los aceites de jojoba, almendras dulces, semilla de uva, aguacate, argán o albaricoque.

Antes de aplicar el aceite en la cara o en una zona extensa de piel, es una buena idea realizar una prueba en el lado interior del brazo 24 horas antes, para comprobar que no se produce ninguna reacción alérgica. Si no hay reacción, se puede aplicar el aceite (mezcla de aceite esencial y aceite base) como una crema antiarrugas.

Por otra parte, los aceites esenciales se pueden vaporizar en el ambiente para conseguir efectos relajantes o estimulantes.

Reflexología: llegar a todo el cuerpo a través de los pies

El masaje de pies aprovecha que en ellos se encuentran infinidad de terminaciones nerviosas para actuar suavemente sobre todo el organismo. También se pueden estimular los puntos de acupuntura en los pies para influir sobre órganos y zonas alejadas (la espalda, la cabeza, etc).

La reflexología se basa en que en los pies (y en otras partes, como las orejas o las manos) se encuentra un reflejo de todo el organismo. Los mapas reflexológicos muestran las zonas y puntos de los pies que se corresponden con todos los órganos y sistemas del cuerpo. Así, la columna vertebral, por ejemplo, sube por el arco de cada pie, y la cabeza y el cuello se reflejan en el dedo gordo.

Un profesional sabe detectar cuáles son las zonas que necesitan ser manipuladas, pero uno mismo también puede hacerse un masaje o hacérselo a otra persona sin necesidad de muchos conocimientos específicos (el resultado no será como si lo hiciera un profesional, pero tampoco tiene efectos secundarios).

Un consejo para el masaje aficionado consiste en incidir especialmente en las zonas sensibles, pero sin llegar a causar dolor. Se trata, sobre todo, de un masaje relajante, que se puede hacer periódicamente antes de dormir o después de un baño.

Osteopatía: restablecer la comunicación en el cuerpo

Para que el cuerpo funcione a la perfección, la comunicación entre sus diferentes sistemas debe ser fluida. En esta comunicación es esencial el agua, el terreno sobre el que se producen todas las reacciones bioquímicas, y la fascia, el tejido que separa y envuelve los órganos, los huesos, los músculos, etc. En los niños, la comunicación es óptima, pero a medida que envejecemos también perdemos hidratación y capacidad de comunicación entre los diferentes sistemas del organismo.

La osteopatía favorece la comunicación en el cuerpo mediante suaves manipulaciones y la adopción de posturas. Después de una sesión, mejora la circulación de la sangre, la linfa (que recoge residuos por todo el cuerpo y transporta los glóbulos blancos que combaten las infecciones) y el líquido cefalorraquídeo (que nutre el sistema nervioso). Además, los músculos se liberan y destensan.

A menudo se acude al osteópata para tratar los dolores de espalda y otras molestias msculoesqueléticas, pero la osteopatía es una terapia holística, que puede tratar cualquier desequilibrio.

El tratamiento osteopático solo puede ser realizado por un profesional cualificado (normalmente, un graduado en fisioterapia con formación específica) pero en casa se pueden hacer ejercicios inspirados en su visión del organismo. Por ejemplo, puedes realizar esta sesión de ejercicios propuesta por el osteópata Jose Guillen.

Jean-Pierre Barral

LECTURA RECOMENDADA

"Somatizar es una necesidad"

Masaje terapéutico: la ventaja de actuar a tiempo

El masaje terapéutico no tiene por único objetivo la relajación. Puede tratar molestias en cualquier parte del cuerpo, mejorar la flexibilidad, el rango de movimiento de las articulaciones y la postura corporal, estimular la circulación sanguínea, etc.

Una masajista que posea formación en masaje de drenaje linfático, puede actuar, además, sobre la retención de líquidos en las piernas y otras partes del cuerpo, y favorecer la eliminación de toxinas. Este tratamiento puede mejorar el aspecto de la piel.

Funciona también como un complemento de la actividad física para potenciar sus efectos beneficiosos y prevenir sobrecargas y molestias.

Por otra parte, el masaje produce un efecto equilibrador sobre los sistemas nervioso y endocrino.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?