Usos y propiedades

Aceite esencial de eucalipto, tu aliado frente al resfriado

Las propiedades del eucalipto convierten a su aceite esencial en un gran aliado para despejar las vías respiratorias y ayudarte en épocas de estrés.

Antonia Jover, aromatóloga
Antonia Jover

Aromatóloga

Las propiedades del eucalipto le han merecido la fama de ser un gran remedio para descongestionar las vías respiratorias. Los vahos de eucalipto son un remedio tradicional que podemos hacer con las hojas o con el aceite esencial.

Aquí nos centraremos en el aceite esencial de eucalipto y sus propiedades, especialmente útiles en los meses más fríos del año.

La planta del eucalipto

El eucalipto, de nombre científico Eucalyptus radiata, es un árbol perteneciente a la familia de las mirtáceas. Cuenta con casi 700 especies distintas, siendo gran parte de ellos endémicos de Oceanía y algunos países del sudeste asiático, como Malasia

Estos grandísimos árboles fueron exportados a Europa a partir del año 1847. El llamado árbol de goma roja (Eucalyptus camaldulensis) fue el primero en echar sus raíces en suelo europeo, extendiéndose desde la Península Ibérica hasta la Costa Azul. Sin embargo, fue el llamado árbol de goma azul (Eucalyptus globulus) el que fue más ampliamente plantado y explotado en toda la cuenca mediterránea.

En el siglo XIX se introdujeron otras especies y en esa misma época, por motivos de salud, los eucaliptos se fueron plantando en áreas pantanosas o de aguas estancadas para erradicar la malaria.

Artículo relacionado

Propiedades del aceite esencial

Hoy día se extrae el aceite esencial de eucaliptos diversos, aunque hay dos que se usan más ampliamente en aromaterapia. Para tratar patologías respiratorias, se suelen usar el eucalipto globulus y el eucalipto radiata, aunque la mayoría de los aceites esenciales de eucaliptos pueden emplearse para cuidar las vías respiratorias. El eucalipto mentolado (Eucalyptus dives), el eucalipto Smith (Eucalyptus smithii), el eucalipto camaldulensis son otras opciones disponibles.

¡Pero tenemos también un aceite esencial de eucalipto para aliviar el dolor! Se trata del eucalipto azul (Eucalyptus citriodora), que puede serte útil, por ejemplo, para preparar esta fórmula de aromaterapia para aliviar el dolor cervical.

Todos estos aceites esenciales tan afines al sistema respiratorio tienen en común una molécula responsable del característico olor a eucalipto, el 1,8-cineol, vulgarmente llamado eucaliptol. El aroma de los eucaliptos está claramente marcado por esta molécula que podemos reconocer fácilmente por su frescor.

Cuando olemos aceites esenciales que contienen eucaliptol, notamos como nuestro sistema respiratorio se despeja, esa frescura que notamos en la nariz, la garganta y los pulmones también la percibimos como una limpieza y recarga de todo el aparato respiratorio. Es frecuente, además, que nos procure más claridad mental y más energía.

Notemos, de paso, que esta molécula es muy frecuente en plantas de la familia de las mirtáceas, como el mirto, el niauli, el cajeput y la fragonia, de los cuales también se extraen valiosos aceites esenciales.

Artículo relacionado

Qué aceite esencial elegir

Ante tanta variedad, puede surgir la duda: ¿por cuál de los aceites esenciales de eucalipto nos hemos de decantar? Como aromaterapeuta suelo recomendar el aceite esencial de eucalipto radiata, porque es apto para toda la familia y su uso es más seguro que otros aceites esenciales de eucalipto.

Su aroma es también uno de los más equilibrados y agradables y se distingue de los demás por su discreto toque cítrico (aunque le gana de lejos el eucalipto azul, que ni siquiera contiene eucaliptol, por cierto).

Para qué sirve

El aceite esencial de eucalipto radiata es un gran aliado del sistema respiratorio, es indispensable en invierno para prevenir o tratar infecciones víricas.

  • En difusión nos ayuda a limpiar nuestros espacios de patógenos, especialmente en épocas de contagios.
  • Aplicado tópicamente nos permitirá reforzar las defensas y, en caso de infección respiratoria, nos resultará útil para calmar la tos, fluidificar mucosidad y controlar la fiebre, además de para mantener nuestro nivel energético.

Artículo relacionado

Cómo utilizar el aceite de eucalipto

Aquí encontrarás algunas fórmulas y consejos para utilizar el aceite esencial de eucalipto de diferentes formas, según la finalidad:

Para prevenir resfriados u otras infecciones víricas

El aceite esencial de eucalipto radiata es un gran antiviral que, además, refuerza tus defensas. Úsalo en tu difusor y en aplicaciones tópicas.

  • En difusor: 15 a 20 gotas según el modelo que uses, 30 minutos tres a cuatro veces por día. Puedes combinarlo con limón para un efecto sinérgico óptimo.
  • Por vía tópica: por la mañana aplica 2 gotas de aceite esencial diluidas con 4 gotas de aceite vegetal en las muñecas y en el cuello. Haz otras dos aplicaciones a lo largo del día y siempre que te encuentres en lugares muy concurridos.

Para la gripe u otra infección vírica respiratoria

El aceite esencial de eucalipto radiata es un gran aliado en estos casos:

  • Por vía oral (solo adultos): Toma 2 gotas con un poco de miel 3 a 4 veces por día.
  • En uso tópico: Aplica 5 gotas puras en cada pie y en cada brazo. Repite cinco veces por día.
  • Si tienes la piel sensible diluye con 5 gotas de aceite vegetal.
  • Para niños a partir de 6 años: Aplica 2 gotas diluidas con 5 gotas de aceite vegetal en el pecho y en la espalda. Repite cuatro veces por día.
  • Para bebés a partir de 6 meses: Aplica 1 gota diluida con 10 gotas de aceite vegetal en la espalda y en los pies. Repite tres veces por día.

Para congestión nasal o sinusitis

El aceite esencial de eucalipto radiata es fantástico para despejar la nariz y para fluidificar mucosidades.

  • Diluye 1 gota del aceite esencial con 2 o 3 gotas de aceite vegetal y aplica alrededor de la nariz y en la zona del entrecejo. Ten mucho cuidado de no tocar los ojos. Repite 3 a 4 veces por día.

Cómo hacer vahos de eucalipto

El aceite esencial de eucalipto también servirá hacer vahos en caso de congestión nasal o sinusitis. Idealmente usaremos un recipiente especialmente diseñado para los vahos. Se pueden adquirir en las farmacias.

  1. Calienta agua y deposita 4 gotas de aceite esencial.
  2. Respira durante unos 5 minutos.
  3. Repite una o dos veces más a lo largo del día.

Artículo relacionado

Para el estrés y el cansancio

El aceite de eucalipto radiata puede resultarte útil si estás estresado y algo cansado, o si notas que te falla la memoria y te cuesta concentrarte. Es, pues, interesante para acompañar esas épocas estresantes en las que nos sentimos más despistados, cansados y con niveles energéticos bajos.

En esas épocas también es más fácil sufrir algún tipo de infección, ya que el estrés afecta a las defensas.

Nos ayudará usar este aceite esencial en difusión, pero también aplicado en la piel.

  • En difusor: pon 15 a 20 gotas según el modelo, 30 minutos 3 veces por día.
  • En uso tópico: diluye 4 gotas del aceite esencial con 4 gotas de aceite vegetal y aplica en la zona de las lumbares. Repite una a dos veces más a lo largo del día.

Artículo relacionado

Precauciones y contraindicaciones

No hay contraindicaciones mayores a la hora de usar el aceite esencial de eucalipto radiata, pero si se pueden tener en cuenta estas precauciones a la hora de usar el eucalipto y, además, se ha de emplear con prudencia en personas que sufren de asma: deben evitar usarlo durante las crisis, aunque puede ser interesante para ellos cuando no sufren crisis, ya que se ha demostrado que el eucaliptol o 1,8-cineol es un antiinflamatorio bronquial.

Las mujeres embarazadas evitarán su uso por vía oral durante el primer trimestre del embarazo.

Correctamente diluido este aceite esencial se puede usar en bebés a partir de 6 meses.

Referencias científicas

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?