Fotosensibilidad

Cómo utilizar aceites esenciales sin riesgos durante el verano

Jordi Cebrián

Algunos aceites esenciales aplicados sobre la piel pueden dar reacción cuando nos exponemos al sol. ¿Sabes cuáles son y cómo evitar riesgos?

En las tardes de verano puede venir bien ponerse aceites esenciales que ayuden a relajarse y a dormir a la hora de la siesta. También puede ser útil aplicarse algún aceite venotónico en las piernas para aliviar las piernas cansadas por efecto del calor. O quizá, si no duermes bien por las noches, quieras aceites esenciales para aliviar tu dolor de cabeza. Hay muchos motivos por los que los aceites esenciales nos pueden ser útiles en verano.

Sin embargo, no todos los aceites esenciales pueden utilizarse alegremente sobre la piel si después nos exponemos al sol. A veces los aceites esenciales pueden provocar reacciones en la piel, lo que se conoce como reacciones de fotosensibilidad.

En este artículos descubrirás qué aceites esenciales pueden provocar reacción y conviene evitar al sol, cómo evitar estas reacciones y qué aceites esenciales son seguros para cuidarte en verano.

Reacción a los aceites esenciales al exponerse al sol

Aunque una buena parte de aceites esenciales son seguros y no entraña riesgo alguno su uso si has de exponerte a la luz solar, sí es cierto que hay notables excepciones, no solo en cuanto a especies determinadas sino también en cuanto a la forma de aplicarlos.

Al ser fotosensibles algunos aceites pueden provocar reacciones como la aparición de manchas o quemaduras aun cuando se aplican de forma diluida.

  • Esencias de las cortezas de algunos cítricos

Esto es habitual en el caso de las esencias extraídas de la corteza de algunos cítricos, como la bergamota, el naranjo amargo , la mandarina, el pomelo o el limón, entre otros.

¿A qué se debe este efecto fototóxico? El modo de obtención de estos aceites no es por destilación, como ocurre en la mayoría de los casos, sino por arrastre de vapor a través de un procedimiento de presión y de filtrado en frío. Esto se traduce en esencias más inestables y que se oxidan con mayor celeridad. Es importante, si se utilizan, guardarlas en la nevera en cuanto las hayas utilizado y no mantenerlas más allá de una semana o diez días una vez abiertas.

El efecto fototóxico se explica principalmente por el contenido de furanocumarinas y otras moléculas como el metilantranilato presentes en el pericarpio o corteza de estos frutos.

Es por ello que las esencias obtenidas de las hojas de estos cítricos no presentan efecto fotosensibilizante alguno, como el Petit Grain de naranjo amargo, el azahar y las hojas de limonero o de mandarina, .

Como norma, debes saber por tanto, que si has de estar expuesto a la luz solar después de aplicarte aceites esenciales es preferible evitar los que se obtienen de la cáscara de cítricos, pero también entran en la lista de conflictivos algunos otros aceites esenciales.

  • Aceites esenciales de la familia de las umbelíferas

También son conflictivos los aceites esenciales que proceden de algunas especies de la familia de las umbelíferas, como la angélica, el levístico, la biznaga, el comino, el eneldo o el apio.

  • Otros aceites esenciales ricos en cumarinas

Además conviene evitar otras especies ricas en cumarinas como la canela china, la artemisa o especialmente la ruda, que es mejor evitar por su potencial tóxico y por mostrarse como un revulsivo rubefaciente en uso externo.

Por otro lado, tampoco es recomendable aplicarse aceites esenciales puros y no disueltos directamente sobre la piel, porque en muchos casos pueden resultar altamente irritantes, como en el caso de la bergamota o el limón.

Artículo relacionado

ginkgo

Las 8 plantas más recomendables para la circulación

Muchas opciones de aromaterapia para cuidarse en verano

Para los días de calor contamos, sin embargo, con una gran variedad de esencias fragantes y refrescantes que podemos seguir usando para, por ejemplo, combatir las cefaleas, los dolores musculares o los calambres, o simplemente para obtener un agradable efecto relajante: esencias de menta piperita, jengibre, romero, eucalipto, jazmín, melisa, mejorana, vetiver, lavanda o salvia romana, entre muchas otras.

Por ejemplo, aquí tienes una eficaz fórmula para relajarte e incluso aliviar el dolor de cabeza provocado por tensión nerviosa o estrés.

  • 4 a 6 gotas de esencia de lavanda (espliego)
  • 4 a 6 gotas de esencia de mejorana
  • 4 a 6 gotas de esencia de menta piperita
  • 25 ml de aceite base

Mézcla bien y aplica sobre las sienes, la frente, el cuello y los hombros mediante un masaje suave pero enérgico.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?