Antienvejecimiento

5 ayudas extra para tu cerebro

Alimentos y suplementos que no pueden faltar en tu dieta para mantener tu cerebro en plena forma

Rosa Guerrero
Rosa Guerrero

Naturópata

Para que el cerebro realice eficazmente sus funciones, además de no estar expuesto a sustancias tóxicas necesita contar con un aporte regular de energía y de ciertos nutrientes. Por ello alimentarse bien es fundamental para poder disfrutar de una mente centrada y despierta, prevenir o mitigar el deterioro neurológico causado por el paso del tiempo y alejar enfermedades como el Alzheimer o demencia senil.

Cereales integrales, frutas cítricas, frutos rojos, frutos secos, levadura de cerveza, probióticos y verduras de hoja verde son los mejores alimentos para el cerebro y no deberían faltar en tu dieta. Pero además hay algunos suplementos o aliados que podemos utilizar para complementar la dieta y mantener contentas a nuestras neuronas.

Artículo relacionado

7 ayudas naturales para fortalecer el cerebro

7 ayudas naturales para fortalecer el cerebro

Alimentos para tu cerebro, un extra de energía

Si deseamos obtener un plus de energía para el cerebro, entonces tendremos en cuenta estas 5 ayudas adicionales.

1. Ginkgo biloba

El ginkgo (Ginkgo biloba) es la planta medicinal china más conocida y consumida en Occidente. Está considerado un gran tónico circulatorio, sobre todo a nivel cerebral. Facilita el acceso a los receptores de acetilcolina en el hipocampo, la oxigenación celular y el metabolismo cerebral de la glucosa. 

El ginkgo es fácil de encontrar en herbolarios y se presenta en varios formatos: la planta seca para infusión, en forma de extracto líquido, en cápsulas, en comprimidos y el jugo de la planta fresca.

Dosis recomendada de ginkgo: de 60 a 180 mg diarios de extracto estandarizado de la hoja.

2. Fosfatidilserina

La fosfatidilserina es una sustancia liposoluble que se halla en altas concentraciones en las células cerebrales, donde contribuye a regular los neurotransmisores. Previene el envejecimiento de las células cerebrales y puede ayudar a reparar los daños neuronales. 

La fosfatidilserina se encuentra en cantidades mínimas en la dieta habitual. En cambio nuestro organismo la sintetiza a partir de los fosfolípidos aportados por los alimentos. Con la edad la capacidad de síntesis disminuye y es necesaria la suplementación con derivados de la lecitina de soja.

Dosis recomendada de fosfatidilserina: 200 mg al día.

3. Fosfatidilcolina

Es esencial para sintetizar la acetilcolina, un neurotransmisor implicado en el buen funcionamiento de la memoria, atención y capacidad de aprendizaje.

La lecitina de soja y, en menor medida, el germen de trigo son buenas fuentes de fosfatidilcolina y de fosfatidilserina. 

La lecitina de soja contiene ácidos grasos muy saludables (linoleico y linolénico), inositol colina y fósforo, que mejoran la memoria. También ayuda a reducir el exceso de colesterol.

Dosis recomendada de fosfatidilcolina: entre 800 y 1.200 mg al día.

4. Acetil-L-carnitina

Mejora el metabolismo energético de las neuronas, potencia la actividad de la acetilcolina y elimina residuos celulares en el cerebro, lo que incide en una mejora de la memoria y la capacidad cognitiva.

La acetilcolina es un neurotransmisor que ayuda a que se formen nuevas conexiones entre las neuronas, además de proteger el cerebro y el sistema circulatorio frente al exceso de colesterol.

Las fuentes principales de acetil-L-carnitina son de origen animal, pero se halla en las setas y existen suplementos veganos. 

Dosis recomendada de acetil-L-carnitina: de 1 a 2 g al día.

5. Ácido graso DHA

Un ácido graso omega-3 esencial para las funciones cerebrales. Si se padece Alzheimer, es preferible que sea vegetal.

Las algas y las nueces, la chía o el lino aportan su precursor vegetal.

Dosis recomendada de DHA: 300 mg diarios.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?