Efecto terapéutico

Encuentra tu risa y ofrécesela al mundo

Yvette Moya-Angeler

No hay que esperar a que alguien nos haga reír para disfrutar de los beneficios de una buena risa. Podemos potenciarla nosotros mismos y, todavía mejor, compartirla con los demás.

La risa sienta bien, pero no siempre reímos suficiente. Aunque todos tenemos la capacidad de reír, a veces necesitamos descubrirla o recuperarla. Podemos hacerlo acudiendo a clases de risoterapia o siguiendo sencillos consejos que nos ayudarán a cultivar nuestro sentido del humor.

Descubre tu risa ¡y compártela!

Las clases de terapia de la risa combinan explicaciones teóricas con juegos y ejercicios prácticos. El objetivo es que cada uno descubra su capacidad para reír y hacer reír.

"Cuando conectas con este tipo de risa, te das cuenta de que no viene de fuera; se genera en tu interior, sin necesidad de una razón aparente. Te ríes por el simple placer de reír", dice Mari Cruz García, quien lleva más de veinte años impartiendo talleres de risoterapia. Fue una de las fundadoras de la Escuela de Salud Inteligente en Barcelona.

Artículo relacionado

beneficios-risa

Hagamos el humor: 15 beneficios de la risa

Para Mari Cruz, "la risa nos invita a estar atentos, a conectar con lo mejor que tenemos dentro, disfrutarlo y ofrecerlo a los demás, invita a gozar de la vida".

Muchos acuden a las clases de risoterapia buscando fórmulas para no dejarse devorar por los problemas personales. Pero cada vez más se acercan también psicólogos, maestros, enfermeras, comadronas u otros profesionales cuya intención es aplicar el humor en sus respectivos ámbitos laborales.

Artículo relacionado

risa-beneficios

La risa es una herramienta muy poderosa. ¿La usas?

¿Cómo es un taller de risoterapia?

  1. Las clases comienzan moviendo el cuerpo para desbloquear la energía.
  2. Después se realizan ejercicios de comunicación en grupo para fomentar la desinhibición: consisten en algo tan sencillo como tocar con la mano la nariz o la oreja de la persona que tienes al lado.
  3. Y luego se practican ejercicios de experimentación con la risa, en pareja o en grupo. Uno de los más populares es el conocido como "la espiga", en el que los alumnos se tumban en hilera apoyando la cabeza sobre el estómago del compañero: las carcajadas "circulan" de esta manera como una ola.

Artículo relacionado

risas

Reír se parece a meditar

6 formas de desarrollar tu sentido del humor

El sentido del humor es un "músculo" que necesita ejercicio. Todos nacemos con él pero se ha de desarrollar.

1. Tómate tu tiempo

El humor requiere una inteligencia despierta, saber observarlo cuando ocurre. Y para eso hace falta tiempo. La prisa no nos deja apreciar el lado cómico de la vida.

2. Sé espontáneo

La mayoría de las personas piensan que no son graciosas, pero solo necesitan oportunidades para potenciar su lado creativo y espontáneo. Hay que recuperar la capacidad de juego y rescatar al niño que llevamos dentro.

3. Practica con chistes

La primera vez que se explica un chiste o anécdota no se suele ser muy gracioso. Con la práctica, la expresión mejora mucho. Los gestos ayudan a reír.

Artículo relacionado

beneficios sonreir risaterapia salud fisica mental

¡Ríete más! Sonreír es la mejor medicina

4. Ríete de ti mismo

Para empezar, basta con mirarse al espejo por la mañana, hacerse unas muecas y sonreírsin miedo al ridículo.

5. Ponte a dieta de humor

Colecciona anécdotas, viñetas cómicas o chistes. Recuerda momentos que te hayan hecho reír y anota todo lo que te resulte divertido. Escoge películas de risa. No se trata de abstraerse de los problemas del mundo sino de dejar espacio al humor.

6. Acércate a los niños

¡Son los mejores maestros!

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?