baño bosque

Baños de bosque

El bosque es un medicamento sin efectos secundarios

Entre árboles las células se regeneran y el alma se nutre. La nueva terapia del "shinrin-yoku" invita a sumergirse en los bosques antiguos por su poder sanador.

Ignacio Abella

Hasta hace unas décadas en Cuba mantenían en secreto la cultura y creencias de su extraordinaria religión afrocubana. Solo los iniciados podían acceder al caudal de sus rituales y conocimientos.

Lydia Cabrera y Natalia Bolívar recogieron de los ancianos el testigo de esa tradición y la transmitieron al mundo occidental. La propia Natalia nos contó con el tono grave y pausado con que debió escucharla ella la leyenda de Iroko, la Ceiba, que habla de cada uno de nosotros y de nuestro mundo.

El poder sanador de los árboles

Naturaleza curativa

El poder sanador de los árboles

El origen de los baños de bosque

En el principio reinaba un perfecto entendimiento entre la Tierra y el Cielo. El Cielo velaba sobre la Tierra. La vida era feliz y la muerte venía sin dolor. Todo pertenecía a todos y nadie tenía que gobernar o conquistar.

Pero la Tierra comenzó un día a discutir con el Cielo y dijo que ella era más vieja y poderosa, la creadora y sostenedora: "sin mí el Cielo no tendría apoyo y se desmoronaría, yo creo a todos los seres vivos y los alimento. Todo nace de mí y todo vuelve a mí". Oba Olorun, el rey Sol, no respondió pero hizo al Cielo una seña y el Cielo se alejó murmurando: "Tu castigo será tan grande como tu orgullo".

Iroko, la Ceiba, comenzó a meditar en medio del gran silencio que sobrevino. Ella tenía sus raíces hundidas en las entrañas de la Tierra, mientras sus ramas se extendían en lo profundo del cielo. Comprendió entonces que había desaparecido la armonía y sobrevendría una gran desgracia.

El Cielo dejó de velar sobre la Tierra, paró de llover y un sol implacable hizo desaparecer toda la vegetación. Así aparecieron sobre el mundo la fealdad y la angustia, la enfermedad, el miedo y la miseria.

Tan solo la Ceiba, que desde tiempos inmemoriales había reverenciado al Cielo, permaneció verde y saludable y sirvió de refugio a aquellos que habían podido penetrar el secreto que estaba en sus raíces. Ellos se purificaron a los pies de la Ceiba. Hicieron ruegos y sacrificios y el Cielo al fin se conmovió y envió grandes lluvias sobre la Tierra.

Lo que quedaba vivo en ella se salvó gracias al refugio que les ofreció Iroko. Pero desde entonces, aunque todo reverdeció de nuevo, el Cielo ya no es amigo, permanece indiferente. Iroko salvó a la Tierra y, si la vida no es más feliz, la culpa hay que echársela al orgullo...

Este mito coincide con muchos otros por todo el mundo que hablan de los árboles y del bosque como guardianes de la armonía y de la salud física y psíquica del ser humano. Los bosques son incansables tejedores de los delicados equilibrios atmosféricos y climáticos de este planeta, nos alimentan y nos protegen de mil modos distintos.

Aún hoy los santeros cubanos se internan en la manigua como quien entra a un templo para recuperar su salud y recoger remedios medicinales para el cuerpo y el espíritu.

Shinrin-yoku, a sumergirse entre los árboles

Las bienaventuranzas del árbol alcanzan todas las dimensiones del ser humano y su entorno y en los últimos tiempos ha hecho furor una práctica que comenzó en Japón y se está extendiendo por todo el mundo. Se llama shinrin-yoku, y podría traducirse como "baño de bosque".

Inspirada en las tradiciones sintoísta y budista, se trata de integrarnos en la naturaleza y caminar por los bosques, a ser posible entre viejos árboles, olvidando las preocupaciones, los móviles y las cámaras de fotos. Entrando con actitud calmada y meditativa en la atmósfera límpida de las arboledas, dejándose guiar por los sentidos. Escuchando, oliendo y degustando, tocando y abrazando, mirando y observando.

El bosque es un medicamento sin efectos secundarios. Cura del mejor de los modos posibles, devolviéndonos la naturalidad.

Gran parte de su virtud sanadora radica para empezar, en que nos aparta de hábitats y hábitos nocivos. Los ambientes artificiales crean una gran parte de nuestras enfermedades y el retorno a la naturaleza puede ser suficiente para restaurar la salud física, mental y espiritual. Podríamos hablar así de una salud integral que el bosque regenera.

Medicina al aire libre

Esta "medicina" empezó a ser promovida en la década de los 80 por organismos oficiales como la Agencia Forestal de Japón, tras constatar científicamente los efectos benéficos de estas inmersiones. Se comprobó que dos horas de caminata consciente pueden bastar para rebajar los niveles de estrés y que los efectos se prologan durante muchos días después de cada "baño".

Por otra parte se han descubierto otros mecanismos benéficos que van mucho más allá de los efectos saludables que tiene una simple caminata. Al parecer en la atmósfera del bosque se activan de manera automática las áreas cerebrales relacionadas con el placer y la emoción.

Quedan aparcadas las metas y las inquietudes y empezamos a disfrutar del momento. Casi sin darnos cuenta entramos a formar parte de esta singular simbiosis que se produce a cada paso y con cada respiración. Volvemos a ser animales que absorbemos el aire limpio y vital que exhalan los árboles, mientras ellos a su vez recogen nuestro aliento, para ellos nutritivo.

El simple hecho de frecuentar el bosque tiene además beneficios sobre el sistema inmunitario, el nivel del azúcar en sangre, la ansiedad o la hipertensión… Las evidencias halladas han llevado a la reciente creación de una Sociedad Internacional de Medicina Forestal que identifica una gran diversidad de sustancias, las llamadas fintoncidas que emiten los árboles, como responsables de algunos de estos efectos salutíferos.

Pero al margen de consideraciones médicas, constatamos de forma empírica que las arboledas proporcionan un placer elevado, íntimo y sereno, una felicidad perdurable y restauradora que nos reconcilia con nosotros mismos.

Precisamente al cobijo de un haya frondosa nos contaba una amiga que de niña tenía su casa cerca de un bosque al que escapaba a jugar con sus hermanos. La experiencia era tan hermosa que cada vez que entraban abrían una puerta imaginaria con una enorme llave que habían encontrado en el desván y al salir volvían a cerrar con cuidado, dándole muchas vueltas.

Era su modo de proteger ese mundo en el que la realidad superaba la magia. La cerradura, por supuesto, estaba en el gran árbol guardián del lugar.

Mejor en los bosques antiguos

Diferentes estudios concuerdan en que esta terapia resulta mucho más efectiva en los viejos bosques. Tremenda paradoja, pues casi hemos terminado con ellos y apenas dejamos a los árboles crecer una ínfima parte de su tiempo.

Es preocupante el impacto que pueden tener visitas masivas a estos últimos reductos, si se convierte en moda la práctica del shinrin-yoku, como está ocurriendo en Oriente. Hay que ser cautos para no establecer un nuevo consumo compulsivo que puede ser devastador para estos frágiles ecosistemas.

La alternativa sería integrar en las ciudades los parques dejando su tiempo y espacio a los grandes árboles. Todo un reto para una civilización que ha olvidado cómo convivir con estos ellos sin dañarlos constantemente.

Quizá aprendamos por fin que, como cuenta la leyenda de Iroko, todo está relacionado: nuestra salud y la de los bosques, la tierra y el cielo. Así lo enseña un antiguo proverbio hindú que asegura que, si uno se sienta el tiempo suficiente bajo un árbol, alcanzará la iluminación. No aspiramos a tanto, pero sí nos gustaría que sea el bosque el que nos deje su profunda e indeleble huella.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?