Cómo mantener la boca sana

Prevención

3 claves para gozar de una boca sana

La boca es la puerta de entrada para la buena o mala salud. Y no solo por los alimentos que ingerimos, sino también por otros factores.

Dra. Ana Delgado

Todos los alimentos que ingerimos pasan por nuestra boca. De la alimentación depende en gran medida la salud general de nuestro organismo.

Pero la salud también depende de cómo procesamos esos alimentos al masticar o al tragar.

La buena salud empieza en la boca

Hábitos saludables

La buena salud empieza en la boca

Cómo mantener la boca sana

Los problemas en la boca, la mandíbula, digestivos e, incluso, posturales pueden prevenirse respirando o masticando correctamente.

1. Respira por la nariz

Si respiras por la boca se producen desequilibrios en el desarrollo de los dientes, huesos y tejidos, y efectos negativos a nivel inmunitario y metabólico. Ten siempre presente la necesidad de respirar por la nariz.

Puedes recurrir a ejercicios respiratorios, lavados nasales y vahos para evitar mocos e irritaciones que impidan la respiración nasal. Si la dificultad persiste, no dudes en visitar al otorrino.

Prueba con este ejercicio: inspira por un lado de la nariz, tapa la fosa y expulsa el aire por el otro lado. Repite el ejercicio 10 veces antes de acostarte.

Para evitar las mucosidades que dificultan la respiración por la nariz, es conveniente establecer el hábito de limpiarla (sonándose y con lavados nasales) antes de acostarse.

Evita los resfriados continuos, aumentando las defensas con una buena dieta, ejercicio, descanso y cuidados naturales ante los primeros síntomas.

2. Se debe masticar por los dos lados

La comida debe pasar de un lado a otro de manera inconsciente. Fíjate si es así.

Como regla general conviene masticar un mínimo de 20 veces cada bocado para que el triturado sea correcto y actúen las enzimas salivares que facilitan la digestión.

En todas las comidas debe haber alimentos sólidos. La manzana o la zanahoria cruda son ejemplos de alimentos que ejercitan la mandíbula.

El arte de masticar

Mejora tus digestiones

El arte de masticar

3. Apoya la lengua en el paladar

Al tragar, los dientes superiores e inferiores deben estar separados, los labios (bien hidratados) juntos, y la lengua suavemente apoyada en el paladar (y, por supuesto, se respira por la nariz).

Los piercings en la lengua o en el labio dificultan la colocación natural y favorecen la aparición de problemas en la mandíbula.

Etiquetas:  Salud

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?