familia cancer

Protección emocional

Las familias grandes sufren menos casos de cáncer

El tamaño de la familia se asocia con la sensación de felicidad y con la resistencia frente al desarrollo del cáncer y otras enfermedades.

Claudina Navarro

Cada uno de los miembros de una familia grande disfruta de un riesgo por debajo de la media de sufrir un cáncer. El sorprendente hallazgo fue realizado por investigadores de las universidades de Zurich (Suiza) y Adelaida (Australia) en el curso de un estudio que analizaba datos obtenidos de 178 países.

Las familias grandes son más felices y sufren menos cánceres

Cuanto más pequeña es la familia, más riesgo de cáncer. Cuanto más grande, menos. Así de sencilla es la relación directa entre la extensión de la familia y la enfermedad, y esta asociación no depende de factores como los ingresos, si se vive en la ciudad o en el campo o de las edades. En cambio, sí existe una correlación con el tamaño de la casa.

Hasta ahora se sabía que cada embarazo disminuye el riesgo de cáncer de mama y de ovario, debido a que disminuye la exposición a estrógenos, pero los investigadores descubrieron que cuanto mayor es el número de miembros de una familia mayor es la protección frente a una diversidad de cánceres: de cerebro, vejiga, pulmón, estómago, mama, colon, ovario y cuello de útero.

También es sorprendente que los hombres de la familia estén incluso más protegidos con las mujeres.

"El número de niños nacidos en una familia no solo influye sobre la salud fisiológica de la madre o de su sistemas reproductivo, sino que también afecta a la salud, incluido el desarrollo del cáncer, en todos los sistemas y en todos los miembros de la familia", escriben los autores.

La protección emocional aumenta la resistencia

Los investigadores, dirigidos por la doctora Wenpeng You, de la Universidad de Adelaida, consideran que la protección emocional que ofrece una familia y una casa grandes aumenta la resistencia de las familias numerosas frente al cáncer y otras enfermedades.

Varios estudios han mostrado una relación entre los factores psicológicos y la iniciación del cáncer, pero este vínculo no ha dejado de ser controvertido. Muchos expertos discuten la metodología de esos estudios y siguen afirmando que el factor psicológico no juega ningún papel en el origen de la enfermedad.

Los autores del estudio, publicado en BMC Cancer, han hallado una relación entre el tamaño de la familia, el nivel de felicidad subjetiva y el riesgo de enfermedad. Y sugieren un mecanismo fisiológico: la vida familiar satisfactoria estimula la secreción de oxitocina (la "hormona del amor"), que tiene un efecto protector en varios tipos de cáncer.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?