¿Te parece raro meditar para sanar y conectar con el hígado? Aunque podría parecer una idea alocada, conectar y agradecer a cada uno de nuestros órganos su función puede ayudarte a sentirte más agradecido por la salud. Por supuesto, este tipo de ejercicios nos permiten escuchar a nuestro vehículo y también aprender a darle lo que necesita

El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo, ayuda al organismo a digerir los alimentos, almacena la energía y elimina toxinas. Excreta la bilis que ayuda a descomponer las grasas y las prepara para su posterior digestión y absorción. 

 

Acompaña tu meditación de buenos cuidados para el hígado

Al conectar con el hígado durante la meditación le agradecemos todo el trabajo que hace por nosotros. Puedes unir los beneficios de las meditaciones guiadas con los de la fitoterapia y prepararte una infusión buena para el hígado antes o después de practicar esta meditación. 

Infusiones de plantas medicinales

Hay muchas plantas perfectas para depurar el hígado, no obstante, quisiera recomendarte las cuatro más conocidas y fáciles de conseguir: 

  • El cardo mariano, actúa directamente sobre las células del hígado, regenerándolas y liberando al hígado de toxinas. 
  • El romero, estimula la producción de bilis, las funciones de eliminación del hígado y la digestión de las grasas. 
  • El boldo, el gran remedio digestivo por excelencia y también estimula la producción de bilis. 
  • La alcachofa, aparte de ser un manjar, también son muy sanadoras para el hígado, puesto que ayudan a recuperar las funciones de filtraje del hígado y lo reparan.  

Medicina tradicional china

Para esta meditación vamos a apoyarnos también en la maravillosa medicina tradicional china (MTC). La MTC es muy interesante, porque aborda al cuerpo, a la mente y a las emociones como un solo elemento, relacionando holísticamente los padecimientos de un aspecto con los de los otros.

Según la MTC, las emociones reiteradas y no expresadas provocan bloqueos físicos y dolencias. Las emociones son entendidas como estímulos mentales que alteran la energía del cuerpo y la mente. Cada emoción altera unos órganos internos distintos, provocando desequilibrios, bloqueos y enfermedades.

Por lo tanto, según la MTC, las enfermedades son fruto de emociones que no se han sabido expresar correctamente y que han provocado un bloqueo que ha derivado a una enfermedad. 

Vamos a ir viendo órgano por órgano la emoción que se le asigna según la MTC: 

  • Los riñones y la vejiga se relacionan con el miedo
  • El corazón y el intestino delgado con la alegría
  • El estómago y el páncreas con la obsesión, la angustia y la preocupación
  • Los pulmones y el intestino grueso con la tristeza y la melancolía
  • El hígado y el bazo con la ira, el resentimiento y la rabia

Es fácil de deducir, con la meditación de hoy tenemos como objetivo limpiar el hígado de ira, resentimiento y rabia.  

Por qué trabajar la rabia al meditar y en el día a día   

Siguiendo con la teoría de la MTC para trabajar en la salud y sanación de nuestro hígado podríamos practicar algún ejercicio de liberación de la rabia. La rabia es una emoción con muy mala prensa, pero tiene su función y es igual de necesaria que el amor o la alegría. 

La rabia tiene la capacidad de empoderarte y ayudarte a superar situaciones complicadas y nocivas para ti. Sin embargo, hay que saber canalizarla positivamente. Para ello te proponemos el ejercicio físico como gran antídoto para canalizar la rabia y la ira. 

Sin embargo, aquí te dejamos un ejercicio para un momento de crisis que podría resultarte útil para desfogarte y es completamente seguro: 

  1. Simplemente, necesitarás, por ejemplo, un cojín o un peluche. 
  2. Colócalo en un espacio cómodo y empieza a darle golpes. 
  3. Puede parecer un ejercicio muy agresivo, pero solamente tiene la función de ayudarte a desfogarte y a encontrarte bien.

Cómo meditar para conectar y sanar tu hígado

  • Puedes hacer esta meditación en cualquier momento del día. Ponte el vídeo o el podcast y permite que mi voz te guíe.
  • Podría ser interesante practicarla en un espacio donde haya el mayor silencio posible.
  • Mejor haz esta meditación sentado en una silla con la espalda erguida, pero sin tensión. Así seguro que no te duermes y seguirás estando cómodo.
  • Si te apetece, puede resultarte gratificante hacer la meditación con auriculares. Sentirás el sonido más envolvente y podrás aislarte mejor del exterior. 
  • Si durante la meditación necesitas moverte, adelante. Si estás incómodo, por favor, recolócate en una postura más cómoda con movimientos suaves.
  • Si puedes, descárgate toda la meditación y luego pon tu dispositivo en modo avión.
  • Ponte algún aceite esencial en el difusor o algún incienso. Para conectar con tu hígado y liberarte de la rabia te recomiendo, por ejemplo, el aceite esencial de ylang ylang, el de manzanilla y el de rosa, porque los aromas suaves que te ayudarán a canalizar y a calmar la rabia.
  • ¡Disfruta mucho del ejercicio y practícalo tantas veces como quieras!