fitoterapia-integral

Caléndula

Fitoterapia

Las 4 plantas más efectivas para una piel sin acné

No hay soluciones milagrosas pero algunos tratamientos con plantas te pueden ayudar a eliminar granos y espinillas.

Jordi Cebrián

Las dichosas espinillas que, con desigual incidencia, cubren la piel del rostro y del cuello de muchos adolescentes y adultos jóvenes, pueden suponer un problema serio de autoestima para ellos cuando sienten que perjudica a su imagen y, a la postre, a sus relaciones sociales.

Pero el acné no pasa de ser, en la mayoría de los casos, una dolencia menor que se produce cuando los folículos pilosebáceos que se encuentran debajo de la piel se taponan por un exceso de grasa.

Los masajes con aceites naturales te ayudaran a controlar el acné

El acné lo puede desencadenar —tanto en la adolescencia como durante el embarazo— un factor hormonal, aunque además puede contribuir a iniciarlo o agravarlo el uso de determinados cosméticos y medicamentos, protectores solares y maquillajes.

Para tratar de aliviarlo se recomienda el empleo de pomadas y cremas que actúan como queratolíticos (disuelven el exceso de queratina en la piel) a fin de deshacer el tapón que bloquea el poro.

Las plantas más efectivas

En todos los casos, los preparados a base de fitoterapia (cremas, tisanas, baños faciales, compresas, mascarillas…) pueden mejorar el estado de la piel pero exigen una cierta perseverancia en su aplicación.

Las plantas que se suelen emplear plantas son ricas en fitoesteroles, sales potásicas e inulina (un azúcar polisacárido) con un efecto depurativo, antiinflamatorio y antibacteriano.

1. El diente de león (Taraxacum officinale)

Es depurativo y acelera la eliminación de toxinas. Se usa la raíz y, en menor medida, las hojas y las flores.

Tómala en decocción mixta, dos vasos diarios, en compresas y en baños faciales.

2. Las flores de caléndula (Calendula officinalis)

Son protectoras y regeneradoras de la piel. Se usan los capítulos florales y el aceite de caléndula.

Aplícala en loción en masaje suave, o pomadas y cremas ya preparadas en herbolarios.

3. El trébol de prado (Trifolium pratense)

Tiene un efecto estrogénico que favorece el equilibrio hormonal.

Se toma en infusión, dos vasos al día, pero también por vía externa, en compresas o baños faciales.

4. El argán (Argania spinosa)

Es regenerador, hidratante, depurativo, antibacteriano y antiinflamatorio. Se usa el aceite a partir de sus semillas.

Aplícalo en loción para masaje o para preparar una mascarilla.

Este artículo se ha elaborado con​ la asesoría de Josep Maria Teixé, herborista de El Manantial de Salud.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?