Salud ocular

Cuida tus ojos desde el interior

Jaume Pauné

Suele decirse que los ojos son el espejo del alma, ya que reflejan cómo estamos por dentro. Estas pautas de optometría y medicina natural te ayudarán a mejorar los problemas oculares más comunes.

Utilizamos los ojos para observar, para leer, para seducir, para expresar alegría o tristeza. Pueden hacer tantas cosas que parece que funcionen solos y que no necesiten ningún cuidado. Sin embargo, los ojos son una parte muy delicada del cuerpo. Practicar algunos hábitos y dedicarles unos cuidados mínimos te ayudará a evitar problemas.

Se puede cuidar los ojos tanto desde el interior, con la alimentación y la relajación, como desde el exterior, haciendo ejercicios de entrenamiento visual.

Lo que puede ayudar a tus ojos

Estos son los cuidados y ejercicios más adecuados para prevenir, mejorar los problemas y trastornos visuales más comunes en la actualidad.

Si tienes presbicia o vista cansada

La queja ocular más común es el cansancio visual, que se debe tanto a la tarea que se realiza como a la manera en que se lleva a cabo. La tensión mental se refleja en los ojos. Por ello, la clave para reducir la fatiga es llevar a cabo las tareas con la máximo relajación.

Para leer, lo mejor es sentarse en una posición relajada y erguida, colocar el texto a 40 centímetros de los ojos y parpadear una o dos veces por línea. La visión ha de concentrarse en el texto pero activando la llamada "visión periférica", es decir, manteniendo la conciencia sobre el resto del entorno.

La luz debe ser adecuada y su fuente ubicarse a un lado y por detrás del hombro. En el campo de visión no debe haber reflejos ni lámparas encendidas.

Artículo relacionado

cacao vista

Comer cacao mejora tu visión en solo dos horas

Mientras se trabaja es necesario también relajar los ojos de vez en cuando. Una regla de oro es parpadear a menudo y de modo consciente. Conviene también levantar la mirada cada diez minutos y fijar la vista en un objeto lo más distante posible por espacio de cinco o diez segundos.

Un problema añadido de quienes pasan muchas horas ante el ordenador es que pueden sufrir dolor de cabeza frontal. Normalmente se debe a dificultades de enfoque que obligan de modo imperceptible pero constante a un esfuerzo suplementario.

Aunque unas gafas adecuadas puedan ayudar, es importante mejorar la iluminación del puesto de trabajo, la distancia a la pantalla y la postura, así como ir realizando ejercicios de enfoque.

Otro problema habitual es la presbicia o "vista cansada". Esta dificultad para ver de cerca se hace patente entre los 40 y 45 años, y se produce al perder flexibilidad el cristalino. La terapia visual puede retrasar la necesidad de gafas para ver de cerca, pero no impedirla.

Artículo relacionado

aliviar los ojos cansados

10 aliados naturales para aliviar la vista cansada

¿Eres miope? Es el defecto visual más común

Por lo general, la miopía se adquiere, asociada a tareas visuales de cerca: lectura, escritura, videojuegos, ordenador… El problema es que tiende a aumentar con el tiempo y eso hace que el ojo tenga mayor riesgo de padecer enfermedades oculares.

Su relación con la visión cercana está clara: se calcula que los miopes usan sus ojos en visión próxima el doble de tiempo. Por ello es muy importante seguir los consejos anteriores.

Un sistema de corrección óptica que se utiliza es la ortoqueratología: consiste en la modificación programada de la forma de la córnea –la primera lente del ojo– con el objetivo de reducir o corregir la miopía. Se realiza con lentillas especiales que se usan al dormir y permiten una visión nítida y libre durante el día. Deben usarse cada noche para mantener el efecto deseado; de lo contrario, la córnea vuelve a la forma original. Esto asegura la inocuidad de la técnica al ser los efectos reversibles.

Artículo relacionado

ejercicios para mejorar tu salud ocular

Ejercicios para prevenir la miopía y mejorar tu vista

Cómo luchar contra la sequedad ocular

Los párpados, las pestañas y las lágrimas protegen del polvo, el viento, los microorganismos y otras sustancias nocivas. Por su parte, el parpadeo, un movimiento reflejo, es muy importante para mantener la superficie ocular hidratada.

La lágrima, además de conservar la transparencia de la córnea, atrapa y arrastra las partículas que entran en el ojo, a la vez que es rica en anticuerpos. Para que no se evapore fácilmente, la lágrima posee una parte grasa.

En la creación de esta parte grasa participan unas glándulas en forma de puntos situadas en el borde interior de los párpados. Masajear y limpiar el borde palpebral es importante para recuperar su funcionalidad.

En caso de sequedad ocular, es frecuente la sensación de ardor, escozor y picor en los ojos. El problema puede mejorar usando lágrima artificial y humidificadores, además de masajear y limpiar a diario los párpados. Los alimentos o complementos que contienen omega-3 y omega-6 también mejoran los síntomas.

Artículo relacionado

Los efectos del humo de los coches sobre tu salud

9 efectos del humo de los coches sobre tu salud

Máxima higiene ante la conjuntivitis

En esencia, la conjuntivitis es una inflamación de la superficie ocular: la conjuntiva. El comportamiento es similar al de la mayoría de tejidos cuando se inflaman: los vasos se dilatan para que afluya más sangre y con ella más células que defiendan y reparen la zona.

En el caso de la mucosa ocular, modifica la lágrima y aumenta las grandes proteínas defensivas. En consecuencia se forman residuos viscosos, las legañas, que serían como la mucosidad en la nariz.

Los síntomas son ojo rojo, picor, escozor y pesadez, según la causa e intensidad. Las conjuntivitis más intensas o largas cursan con un ojo muy rojo y dolor, y requieren tratamiento por parte de un oftalmólogo.

También existen conjuntivitis de tipo alérgico, en las que hay que eliminar los alérgenos con lavados oculares o el uso frecuente de lágrima artificial.

Para la irritación ocular o una conjuntivitis leve se pueden realizar lavados oculares dos o tres veces al día con una infusión: una cucharadita de una mezcla de aciano y eufrasia por vaso de agua de manantial, al que se agrega una pizca de sal.

Como prevención, es básica una buena higiene personal, en especial lavarse las manos. Nunca se deben compartir toallas con personas que tienen conjuntivitis. Lo mejor es que la persona que tiene la conjuntivitis se seque con toallas de papel desechable.

Artículo relacionado

Ojos sanos en verano

Ojos sanos en verano

Para retrasar las cataratas

Las cataratas se deben a la pérdida de transparencia del cristalino, que produce una lenta y progresiva disminución de la visión.

Las causas incluyen factores como la exposición a la luz ultravioleta, hábitos tóxicos como el tabaco, enfermedades como la diabetes, la alta miopía o simplemente la edad. La sensación es de visión nublada, desenfocada, colores menos vivos y deslumbramiento.

El tratamiento es quirúrgico y se realiza cuando afecta a la calidad de vida e impide realizar actividades normales.

A nivel preventivo es aconsejable protegerse los ojos con gafas de sol desde niño, en especial en actividades de montaña o playa, donde la radiación solar es fuerte. Al mismo tiempo hay que mantener una alimentación adecuada, rica en vitaminas (A, B y C) y minerales (zinc, calcio, magnesio y selenio), evitando al máximo los tóxicos, como el alcohol o el tabaco.

Artículo relacionado

ejercicio-vista-equilibrar-ojos

Método Nakagawa : 8 ejercicios para ver mejor

Degeneración macular asociada a la edad

Esta enfermedad degenerativa afecta al centro de la retina (mácula), responsable de la función visual que permite percibir el detalle. Es la segunda causa de ceguera por detrás de la diabetes.

Existe en forma "seca", de evolución lenta, y "húmeda", que requiere una rápida intervención del oftalmólogo especialista en retina. El síntoma más característico es la pérdida de agudeza visual y visión distorsionada.

La alimentación inadecuada, condiciones ambientales agresivas (exposición a la luz ultravioleta) y la propia oxidación del organismo generan radicales libres, causa del envejecimiento ocular.

Su prevención se basa en cambios de hábitos vitales: hay que potenciar el ejercicio, eliminar tóxicos y optar por una alimentación natural, rica en carotenoides como la luteína y la zeaxantina. Es recomendable tomar extracto de semilla de uva, arándano y ginkgo, e incluir selenio, betacaroteno y vitaminas C y E en la dieta diaria.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?