Silencio

Escucharse

Pon más silencio en tu vida

El silencio es la terapia que contrarresta el exceso de estímulos externos. Nos enseña el camino hacia la sabiduría, cuya fuente está en nuestro interior.

Gerard Arlandes

Vivimos en una sociedad ruidosa. Lo es, en cantidad y calidad, la información que nos llega desde todas partes. Y toda esta información en forma de músicas, gritos y titulares nos acaba afectando física y psicológicamente.

¿Existe remedio para esta sociedad del ruido y la furia constante? Científicos a la orden del Dr. Luciano Bernardi, en una investigación para descubrir cuál era la música que producía mejor relajación en los sistemas respiratorios, cardiovascular y cerebral, se llevaron una sorpresa: descubrieron que todos los sistemas mejoraban durante las pausas de dos minutos que se realizaban entre las músicas.

Lo más eficaz era el silencio…

Los beneficios de estar en silencio

El neurólogo Pablo Irimia señala dos beneficios del silencio que se han probado científicamente: facilita el control de la tensión arterial (reduce el riesgo cardiovascular, previniendo, por tanto, dolencias del corazón e ictus) y predispone a los beneficios de una vida reflexiva. Razones para pasar unos minutos en silencio cada día no nos faltan.

Un instituto de enseñanza media en un barrio conflictivo de San Francisco inició un proceso de silencio de un mes con sus alumnos. Debían parar cualquier actividad y sentarse en silencio tres minutos. El resultado fue que disminuyeron los casos de violencia en las aulas y que, a partir de entonces, un silencio de cinco minutos se ha instaurado cada día.

Sostenía el filósofo danés Kierkegaard que la necesidad de vivir ensordecido que hemos creado los seres humanos es uno de los síntomas reveladores del miedo. Y decía que, de profesar la medicina, remediaría los males del mundo creando el silencio para el hombre.

El verdadero silencio no está necesariamente en la lejanía, sea esta el Tíbet, los Pirineos o sierra Nevada. El silencio está aquí, justo detrás del ruido, es el espacio vacío que permite el paso del ruido. Ese espacio desconocido en el que está la aventura verdadera. En el que no sabemos qué hay, pero se esconde la sabiduría de algo que nos precede y a la vez nos acompaña.

Oír la voz del alma

Silencio es escuchar, aprender y situar en primera línea la auscultación sosegada. Es no hacer nada, dejar que la experiencia se manifieste a través de los sentidos, escuchar el pensamiento, sentir cómo y dónde estamos, entrenar la percepción para saber cuál es nuestro punto de partida en este gran teatro del mundo que recibe tanta información.

David Simon, escritor y guionista de series como The wire, dice: cuando pasamos tiempo en silencio, podemos oír la voz de nuestra alma susurrándonos su mensaje secreto y alentándonos a escoger caminos que nos traen más felicidad, salud, amor, sentido y paz. resuelve problemas

Al cabo de un tiempo entrenando cada día unos cinco minutos en silencio podremos añadir cinco minutos más.

Recupera tu vitalidad en 21 días

Transformación personal

Recupera tu vitalidad en 21 días

Cada vez nos será más fácil recoger los frutos, entrar en el instante presente, donde está el cambio que nos anuncia Krishnamurti: cuando la mente está relajada, ya no hace un esfuerzo; cuando está en silencio solo unos segundos, entonces el problema se revela y se resuelve. Eso sucede entre dos pensamientos, entre dos respuestas. En ese estado de ánimo, el entendimiento llega.

Así reconozco lo que decía el gran poeta sufí Rumi: el silencio es el lenguaje de dios, todo lo demás es una simple traducción.

Etiquetas:  Gerard Arlandes Salud

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?