Dieta desintoxicante

Cómo preparar el cuerpo para hacer una cura detox

Una semana antes de hacer una dieta depurativa o desintoxicante conviene preparar el organismo para que se adapte bien a los cambios que vienen. Te damos 11 claves para preparar una depuración con éxito.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Preparar el cuerpo para una desintoxicación es tan importante como la propia cura depurativa. Una semana antes de comenzar la depuración conviene introducir algunos cambios en la dieta para que el sistema digestivo, el metabolismo y los organos depuradores se adapten.

Además, con una preparación adecuada, los procesos de eliminación de toxinas del cuerpo van a ser más eficaces.

Con el curso online Plan detox en 7 días de la Escuela Cuerpomente puedes aprender a eliminar toxinas de forma sana y segura.

11 medidas para preparar una depuración con éxito

1. Evitar los alimentos ultraprocesados

Si tu dieta habitual incluye alimentos ultraprocesados, reduce gradualmente su presencia y sustitúyelos por verduras, legumbres, cereales integrales y frutas frescas.

Reducir la ingesta de procesados disminuye la sobrecarga que el organismo tiene que soportar de grasas saturadas e hidrogenadas, azúcares añadidos, sal y aditivos.

También conviene evitar las frituras (patatas fritas, snacks salados, etc).

2. Cocinar más sencillo y ligero

Al menos una semana antes de la cura depurativa empieza a preparar los menús con alimentos como verduras al vapor, sopas o ensaladas con muchas verduras de hoja verde y verduras crudas.

Son especialmente recomendables los espárragos, guisantes, col rizada, acelgas, berros, hinojo, apio, pepino, lechuga y bok choi. Las manzanas, fresas, arándanos y naranjas son también buenas opciones.

Puedes añadir a los platos plantas aromáticas frescas, que son ricas en antioxidantes que desinflaman y en clorofila, que ayuda en la desintoxicación. Pequeñas cantidades de algas (3-5 g) también son aconsejables.

Por otra parte, recurre a los aliños a base de aceite de oliva virgen extra, aceite de lino o cáñamo y jugo de limón o lima o vinagre de sidra de manzana.

Evita, en cambio, los alimentos que, aun siendo naturales y saludables, son de digestión un poco difícil, como los frutos secos y las semillas.

3. Mejorar la hidratación

Comienza el día con un gran vaso de agua tibia con un chorrito de limón o lima fresca. Esto acelera el funcionamiento del metabolismo y pone en marcha la digestión.

Aunque el sabor es ácido, el jugo de limón y lima contribuye a la deseable alcalinización del organismo, ayuda a limpiar el hígado y es rico en vitamina C, un nutriente esencial que participa en los procesos de desintoxicación.

Artículo relacionado

Agua con limón

Los superpoderes del agua con limón

Además, se puede beber más agua durante el día, junto con infusiones depurativas de ortiga, diente de león o bardana, barbas de maíz, menta, hinojo o manzanilla.

Los smoothies y batidos preparados con verduras y frutas, con toda su fibra, hidratan y además preparan el sistema digestivo para la cura depurativa, como también los hacen los caldos y sopas.

Lo ideal para la mayoría de las personas sanas que realizan una actividad física moderada es beber entre 6 y 8 vasos de agua al día. Si se hace deporte se tiene que incrementar esta cantidad. La cantidad de líquido puede aumentarse a medida que se acerca la cura depurativa.

Artículo relacionado

SMOOTHIE-DE-PIÑA

7 bebidas depurativas para eliminar toxinas

4. Reducir o evitar el gluten

En lugar de productos elaborados con trigo, recurre a otros cereales como el arroz integral o la espelta integral y aumenta la cantidad de pseudocerales sin gluten como la quinoa, el mijo, el trigo sarraceno y el maíz.

En general es recomendable reducir la proporción de alientos ricos en hidratos de carbono, que suelen aportar la mayoría de calorías en la dieta de la mayoría de las personas.

Cuanto más bajo sea la carga glucémica de las comidas de los días previos al detox, más fácil resultará la depuración.

5. Consumir menos o ningún producto de origen animal

Los alimentos de origen animal suelen tener efecto inflamatorio, sobre todo la charcutería y los productos lácteos enteros.

Conviene por tanto reducir o eliminar el consumo de carnes rojas y carnes procesadas, como salchichas o embutidos.

Evite los pescados grasos grandes que pueden contener cantidades altas de mercurio, un metal pesado neurotóxico, como el atún o el pez espada.

6. Reducir la ingesta de cafeína y alcohol

En su lugar puedes beber té verde u otras infusiones. El té verde, aunque contiene un poco de cafeína, es rico en antioxidantes, que favorecen la desintoxicación.

7. Elegir alimentos ecológicos

Los alimentos ecológicos, que prácticamente no contienen residuos de pesticidas ni aditivos, son siempre recomendables, pero más aún cuando te estás preparando para una cura desintoxicante.

Además, los alimentos ecológicos son más nutritivos y ricos en compuestos antioxidantes.

8. Evitar el azúcar refinado y los edulcorantes sintéticos

Además de no meter la cucharilla en el azucarero, conviene revisar las etiquetas de los productos para comprobar que no tienen azúcares añadidos.

Si re resulta imprescindible endulzar una preparación puedes recurrir al plátano, la pasta de dátiles, la mil, la estevia o el xilitol, entre otras opciones naturales preferibles al azúcar refinado.

9. Reducir la sal

La sal marina es un condimento prácticamente imprescindible, pero conviene reducir su uso al mínimo posible porque contribuye a la retención de líquidos y dificulta la eliminación.

Puedes elaborar una sal baja en sodio mezclando la sal con semillas de sésamo trituradas, algas y plantas aromáticas.

10. Mantenerse activo

Hacer ejercicio físico moderado activa el metabolismo y todos los procesos fisiológicos, incluidos los depurativos.

Igual de importante que la actividad física es el descanso. Hay que recordar que muchos de los procesos de desintoxicación se realizan mientras se duerme.

Artículo relacionado

ejercicio en casa

Cómo hacer un entrenamiento físico completo en casa y sin materiales

11. Prepararse mentalmente

Cuerpo y mente van a todas partes juntos. La depuración física también implica una desintoxicación mental que se puede favorecer practicando diariamente la meditación, escuchando música y desconectado de la información y las redes sociales.

Por otra parte, vale la pena recordarse por qué se va a realizar la cura depurativa y lo conveniente que será aprovecharla para introducir cambios positivos permanentes en la alimentación y en el estilo de vida. Así favoreceremos que la depuración sea un éxito.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?