Microbiota fertilidad

Llama a la cigüeña

Protege tu microbiota para ganar fertilidad

La eliminación de los estrógenos que el cuerpo ya no necesita depende de unas bacterias intestinales cuya cantidad y calidad puedes mejorar con suplementos.

Marta León

La salud de la microbiota es determinante para potenciar la fertilidad, ya que de ella depende que nuestro cuerpo sea capaz de eliminar los estrógenos que ya no necesita. Cuando nuestro ecosistema intestinal no está en equilibrio, esos estrógenos no serán eliminados y continuarán circulando por la sangre.

Esta acumulación de hormonas activas puede producir desde dolor menstrual hasta aparición de miomas o endometriosis.

La infertilidad inmunológica

Muchos expertos en fertilidad natural coinciden en que la suplementación con probióticos debe ser parte del protocolo regular cuando se trata la infertilidad. Unos niveles inadecuados de flora intestinal también dan lugar al problema vaginal femenino más común: la infección por hongos, que compromete al sistema inmunitario y la salud reproductiva.

Este es un problema de reciente aparición que centra gran parte de las investigaciones actuales y se sospecha que la clave puede residir en la salud intestinal. El síndrome de intestino permeable, por ejemplo, se asocia a reacciones autoinmunes y alérgicas. Si la pared intestinal se vuelve permeable, la microbiota se ve afectada, su actividad enzimática será deficiente y conducirá a una serie de consecuencias que pueden llevar a la infertilidad.

Una pared intestinal permeable permite que las toxinas pasen a través de ella al torrente sanguíneo y provoquen inflamación y alarma en el sistema inmunitario. Las proteínas sin digerir también se deslizan a través de la pared intestinal, lo que de nuevo desencadena una respuesta inmune y más inflamación, debido a sustancias que normalmente no son dañinas. A medida que el problema progresa, el cuerpo puede reaccionar a casi todos los alimentos, el organismo se debilita y se hace poco probable que prospere la fertilidad.

Una manera de restaurar la integridad del revestimiento intestinal de forma natural es con L-glutamina, un aminoácido que estimula la regeneración de las células de esa barrera original que impide a las proteínas o a las toxinas pasar al torrente sanguíneo. La dosis diaria recomendada para su tratamiento es de 2 a 3 gramos diarios.

Equilibra tu ecosistema vaginal

En la vagina hay un universo de bacterias que la mantienen sana y con el pH adecuado para recibir el esperma. La flora vaginal está compuesta en un 90% por lactobacilos, cuyo papel principal es el mantenimiento del ecosistema en esa zona. Estas bacterias controlan la proliferación de microorganismos nativos e impiden la colonización de bacterias o virus patógenos que puedan ocasionar cualquier tipo de infección genital.

Estudios aparecidos en algunas publicaciones recientes aseguran que el ecosistema vaginal en las mujeres sanas está compuesto de diferentes especies de estas bacterias: Lactobacillus iners, Lactobacillus crispatus, Lactobacillus gasseri y Lactobacillus jensenii. Estas bacterias acidifican el medio, e impiden de esta manera que muchos patógenos puedan sobrepoblar el tracto vaginal.

Por otra parte, se ha demostrado que algunas bacterias pueden unirse a los espermatozoides y ser transportadas a la cavidad uterina con finalidad aún desconocida. De hecho, recientes estudios han comprobado que la presencia de Lactobacillus crispatus en la punta del catéter, en el momento de la transferencia del embrión, aumenta las tasas de implantación y la tasa de bebés nacidos vivos.

Según múltiples estudios, la flora vaginal se forma en el intestino, por lo que los suplementos probióticos pueden administrarse tanto por vía oral como por vía vaginal, y ser igualmente eficaces.

En conclusión

  • La eliminación de estrógenos ya usados se hace gracias a ciertos genes bacterianos que conforman el llamado estroboloma. Cada persona tiene un estroboloma único que puede modificarse con los hábitos de vida y alimentación.
  • Una dieta alta en grasas saturadas, azúcares y aditivos puede producir un desequilibrio de la microbiota intestinal y los genes que favorecen el metabolismo de las grasas y los estrógenos.
  • Se han observado mejoras en la reducción de la infertilidad inducida por inflamación mediante el uso de ciertos lactobacilos, que pueden ayudarnos a equilibrar nuestro estroboloma.
  • Recomendación: se aconseja consumir probióticos (con lactobacilos plantarum, helveticus, rhamnosus, casei, acidophilus y Bifidobacterium longum) desde 3 meses antes de comenzar a buscar un bebé. Pueden tomarse en sobre, cápsulas o en forma líquida y preferiblemente alejados de bebidas calientes. Si se toman junto a un tratamiento antibiótico es conveniente separar las tomas al menos 2 h. El mejor momento para tomar probióticos es justo antes de una comida que contenga grasas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?