Los chakras son tan invisibles como populares. Se les suele definir, dentro del contexto de la medicina holística, como centros energéticos fundamentales para la salud. Pero, ¿qué es un chakra? ¿Qué función cumple? Y ¿cómo mantenerlo en  óptimo funcionamiento?

Dos conocedores del tema nos hablan en exclusiva para Cuerpomente sobre estas y otras cuestiones: Miki Decrece, biólogo, profesor y estudioso del yoga, escritor, osteópata y consultor de Immunotec y Fernando Sampedro, mentor evolutivo y creador del Método Luz Pura para el crecimiento y evolución personal.

La ciencia continúa investigando qué es un chakra y cómo funciona. Pero no se trata de un concepto moderno. Anteriormente a la época de la colonización de la India por el imperio británico, diversos linajes tántricos ya manejaban los chakras, aunque con un concepto muy distinto: no eran vórtices de energía, sino puntos del cuerpo donde visualizar deidades o sonidos.

¿Qué es un chakra y para qué sirve?

Los chakras se suelen definir como centros energéticos generados por el cuerpo físico o al revés: puntos del cuerpo energético responsables de la formación y el funcionamiento del cuerpo físico.

A través de los chakras intercambiamos energía con el entorno. Son moduladores energéticos que cumplen varias funciones: conectar, adaptar, equilibrar, almacenar y distribuir  la energía vital en el cuerpo

¿Cuáles son los 7 chakras y dónde se encuentran?

Los siete chakras principales se sitúan en varios puntos de nuestro cuerpo: en el suelo pélvico;  en el sacro, entre la zona púbica y el ombligo; en el plexo solar, entre el ombligo y el esternón; en el centro del pecho; a la altura de la garganta; en el entrecejo; y en la coronilla. 

Los 7 chakras: cuáles son y dónde se encuentran
Shutterstock

 

Se considera que existen también un octavo chakra y el chakra cero. El octavo chakra se sitúa fuera del cuerpo, por encima de la cabeza, mientras que el chakra cero se halla a metro y medio por debajo de los pies.

¿Por qué los chakras se asocian a los colores y qué función cumple cada uno?

Según explica Fernando Sampedro, creador del método de desarrollo evolutivo y personal Luz Pura, cada chakra está relacionado con un nivel de frecuencia de vibración de la luz, que se traduce en colores. Unas tonalidades están más conectadas que otras con cada chakra.

  • El primer chakra o chakra raíz (Muladhara chakra) metaboliza la energía vibracional del color rojo. Cuando está equilibrado desprende pasión, excitación, calor intensidad, vitalidad, extroversión y entusiasmo.
  • El segundo chakra (Svadhishthana chakra), alojado en el sacro, se asocia al color naranja. Cuando está en armonía es una fuente de entrada y de salida de fuerza vital, motivación por estar activo, espontaneidad y empuje.
  • El tercer chakra (Manipura chakra) se encuentra en el plexo solar y armoniza especialmente bien con el color amarillo. Cuando está bien ajustado, favorece la capacidad de acción, el optimismo, la positividad y la alegría.
  • El cuarto chakra o chakra del corazón (Anahata chakra), el situado en el centro del pecho, se asocia con el color verde. Con su energía en equilibrio, se despliega el sanador universal, tiene propiedades antisépticas, facilita la regeneración, la armonía, la prosperidad ; conecta con la esperanza y favorece las relaciones armónicas.
  • El quinto chakra o chakra de la garganta (Vishuddhi chakra) vibra con el color azul. Cuando funciona bien, ayuda a mantener una buena refrigeración del cuerpo; a tener claridad mental y una comunicación fluida, así como a estar centrado.
  • El sexto chakra o Tercer Ojo (Ajna chakra), el que se sitúa en el entrecejo, se asocia al color añil. Bien ajustado, favorece la coordinación e integración del resto de los colores, así como la creatividad, la autorresponsabilidad o la conciencia ampliada y es el gran purificador de la energía.
  • El séptimo chakra o de la coronilla (Sahasrara chakra) vibra especialmente con el color violeta. Genera la conexión entre el cuerpo y el espíritu. Representa la trascendencia y el amor incondicional a la vida espiritual consciente.

En cuanto al octavo chakra y al chakra cero:

  • El octavo chakra, el situado fuera del cuerpo, es de color multicolor. Es uno de los centros superiores de consciencia. También se conoce como "aura" o "halo de los santos" porque activa la esencia divina y conecta con la creatividad, favorece la recuperación y regeneración tras una enfermedad, permite activar la presencia y la consciencia de ser, así como llenarse de la energía individual de cada persona.
  • El chakra cero, situado por debajo de los pies, se asocia al color blanco e incluye el espectro vibratorio de todos los colores. Es la conexión con la esencia multidimensional.

¿Los chakras emiten realmente luz?

El investigador japonés Hiroshi Motoyama ha medido la luminosidad que emiten los chakras. Sus conclusiones apuntan a que, cuanta mayor cantidad de luz generan, mejor funcionan los órganos de los que dependen, como en el caso del chakra asociado al corazón.

Asimismo se ha comprobado que las emociones también afectan a su funcionamiento. De forma que, por ejemplo, un exceso de miedo carga el primer chakra raíz, mientras que la tristeza puede desequilibrar el quinto chakra, asociado a la garganta, lo que se puede traducir en escaso interés por socializar o hablar.  

¿Por qué se puede desajustar un chakra y qué ocurre cuando sucede?

Todas las dimensiones de nuestro cuerpo: material, mental, emocional y energética están conectadas. Si el cuerpo físico no funciona bien, nuestros chakras  también se verán afectados y viceversa. Por ello, también es clave tener una buena higiene mental, alejarse de los discursos que promueven la falta de empatía con otras personas y abrirse a revisar las creencias sobre quién se es o cómo funciona el mundo.

En cuanto a la salud emocional, conviene estar receptivo a experimentar todas las emociones, porque cada una cumple un propósito y pueden convertirse en tóxicas si no se les da salida.  Por ello, sentir y dar espacio a cada emoción aporta información de gran valor que ayuda  a sentirse en paz.

Nuestro cuerpo energético es una estructura abierta, con entradas y salidas. En términos de chakra, por ejemplo, nuestras emociones están en paz en el tercer chakra (plexo solar), y nuestro círculo de empatía se expande para incluir a más seres en el cuarto (corazón).

¿Qué hago para mantener equilibrados los chakras?

Los consejos básicos para que el cuerpo energético, mental y emocional funcionen bien y estén saludables son similares a los que se aplican para lograr una buena salud física: dieta equilibrada (rica en productos frescos), ejercicio físico moderado o tener relaciones armoniosas o un ambiente laboral agradable.

También se pueden practicar meditaciones para equilibrar los chakras y conectar con la energía de cada uno llevando la atención a los mismos durante tu práctica de yoga.

¿Qué ejercicios sencillos puedo hacer para cuidar los chakras?

  • La energía se centra donde se focaliza la atención, por lo que se puede visualizar una línea en la mitad del cuerpo e imaginar cómo se desplaza de arriba abajo y cómo se alarga hacia el centro de la Tierra y después hacia las estrellas.
  • Otra opción es trasladar al corazón una emoción de gratitud o un deseo de que todos los seres estén bien, y dejar que la respiración se ralentice y expanda de manera natural. De esta forma, se consigue un estado de coherencia cardíaca, lo que favorece la coordinación del sistema corporal y afecta a toda la energía de la persona. El corazón genera un campo electromagnético enorme, y tanto es así que puede armonizar también a las personas de alrededor.
  • Otro ejercicio consiste en visualizar cómo se carga de energía positiva cada chakra, enroscando esa energía en el sentido de las agujas del reloj y acompañándolo con afirmaciones como: aplico luz, paz o amor. También se puede visualizar cómo se desenrosca la energía nociva, como si se tuviera en la mano un cristal transparente que se hiciera girar, en este caso en el sentido opuesto a las agujas del reloj.