Salud femenina

Vive bien tu menstruación

Virginia Ruipérez González

No estamos "malas" ni es un estigma; la regla es un recurso biológico de primer orden que potencia nuestra salud en muchos aspectos

La mayoría de las mujeres hemos vivenciado nuestro sangrado menstrual como un inconveniente, algo sucio, molesto o vergonzoso, y por eso lo escondemos, incluso nos sentimos enfermas. De ahí la expresión "estar mala" asociada a los días de menstruación.

Esta vivencia se ve reforzada por la publicidad de los productos de higiene femenina –tampones, compresas perfumadas o desodorantes íntimos–, cuyo mensaje es "te sentirás limpia" y "como si no tuvieras la regla", lo que refleja la poca conciencia que existe del verdadero significado de la regla.

La menstruación nos regula

La regla es un recurso biológico que la naturaleza pone a nuestro alcance cada mes y que promueve la salud. Además de su función para la fertilidad y la reproducción, tiene otras funciones fisiológicas importantísimas.

Posee, por ejemplo, una gran capacidad depurativa: con la menstruación eliminamos fluidos, toxinas, minerales, hormonas y lípidos.

Al regular los líquidos de nuestro cuerpo, la menstruación colabora también con la salud del corazón y de los vasos sanguíneos, normalizando al mismo tiempo la tensión arterial. Además mantiene el equilibrio lipídico, regulando los triglicéridos y el colesterol, otra forma de proteger nuestra salud cardiovascular. Y al depurar toxinas aumenta nuestra protección frente a algunas enfermedades, como el cáncer.

Artículo relacionado

Respetar el equilibrio del cuerpo

Higiene íntima sin tóxicos

Una oportunidad para conectar con lo que sientes

La regla es la fase del ciclo que más nos permite conectar con nuestras emociones y nuestros pensamientos, un periodo de renovación física, emocional y mental en el que nuestro organismo se desprende de lo que ya no le sirve y se prepara para iniciar un nuevo ciclo. Es una nueva oportunidad, un momento de renovación.

Por esto, en las culturas antiguas las mujeres se retiraban de la sociedad a lugares bellos y descansaban durante la regla.

En cambio, en el mundo actual, las mujeres seguimos viviendo a gran velocidad cuando menstruamos. Nos olvidamos de que lo que el cuerpo nos pide en ese momento es descansar y mantener una alimentación saludable y depurativa que sea amable con nuestras hormonas. En otras palabras, dedicar esos días a estar por nosotras mismas y a hacer aquello que nos proporcione placer.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?