chico trabajando pie

Higiene postural

Trabaja un poco de pie, hazlo por tu espalda

Pasamos demasiadas horas sentados. Prueba a incorporarte y trabajar un tiempo de pie. Los estudios prueban que mejora el bienestar y el rendimiento.

Claudina Navarro. Foto: Varydesk

Si trabajas en casa o si puedes proponerlo en la oficina, plantéate contar con una mesa alta para trabajar unas cuantas horas de pie, en lugar de permanecer siempre en postura sentada.

No es una locura. Los estudios científicos –por ejemplo, uno realizado en la Universidad de Leicester y publicado en el British Medical Journal– han probado que las mesas altas aumentan el rendimiento y potencian el bienestar.

Combinar la posición sentada y de pie previene el dolor de espalda

No es que estar de pie sea muy bueno. Es que resta tiempo al que pasas sentado. Muchos estudios han demostrado que el exceso de horas sentados supone un factor de riesgo para sufrir determinadas enfermedades como diabetes, cardiopatías y algunos cánceres.

Por eso un equipo dirigido por la doctora Charlotte Edwardson, profesora y especialista en actividad física, comportamiento sedentario y salud, ha comprobado las ventajas de combinar posturas proponiendo a los 77 participantes en el estudio que se animen a trabajar de pie.

Para ello pusieron a la disposición de los trabajadores mesas de altura regulable. Además los participantes recibieron información sobre las consecuencias de estar demasiado tiempo sentado y se les animó a levantarse.

Los investigadores siguieron los movimientos de los participantes gracias a un pequeño aparato que se le colocó en la cadera. Además rellenaron un cuestionario sobre cómo se sentían y su grado de bienestar en el puesto de trabajo. Otros 69 trabajadores, que continuaron trabajando en su silla, sirvieron como grupo de control.

Una hora de pie ya produce beneficios

La conclusión del estudio demostró que los participantes habían pasado al menos una hora más de pie. Y su rendimiento laboral mejoró respecto al grupo sedentario de control. También se sintieron menos cansados y sufrieron menos dolores en la parte baja de la espalda.

Más allá de una buena postura corporal, los expertos en ergonomía señalan que lo que el cuerpo realmente necesita es cambiar frecuentemente de posición y de gestos. Lo ideal es combinar la postura sentada con estar de pie, caminar o incluso tumbarse en el suelo. También se puede combinar la silla con la bola para sentarse.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?