Hazlo tú misma

Prepara tu aceite de masaje con plantas para los días fríos

Claudina Navarro

Algunas plantas tienen la cualidad de aportar calor al organismo. Puedes combinarlas en un aceite casero para cuidar tu piel.

El frío en el exterior y el ambiente seco en los espacios interiores con calefacción resulta una combinación especialmente dañina para la piel. Las marcas cosméticas convencionales nos ofrecen cremas hidratantes baratas, pero siempre es preferible una alternativa natural de calidad.

Esta alternativa puedes elaborarla tú misma en casa. Los ingredientes que necesitas los puedes conseguir en tiendas ecológicas y herbolarios. Con la fórmula a base de aceite que te proponemos protegerás la piel, le aportarás calor y nutrientes con principios activos que favorecen su regeneración.

Artículo relacionado

masaje emociones profundas

Masajes directos al alma que sanan tus emociones

Las mejores plantas caloríficas para los días fríos

Artemisa (Artemisia vulgaris)

Pertenece al grupo de los plantas silvestres con efecto calorífico. Se suele emplear para tratar desequilibrios femeninos y es una de las plantas más importantes para recuperarse de enfermedades relacionadas con el frío.

Aporta energía calorífica tanto si se toma como infusión como si se aplica externamente en el agua de baño, junto con otras plantas apropiadas para combatir los resfriados.

En el aceite de masaje, la artemisa ayuda a conseguir una agradable relajación. La artemisa se puede recoger de julio a septiembre o comprarse en el herbolario. Para preparar el aceite se puede emplear fresca o seca.

Prímula (Primula veris)

La monja alemana Hildegard von Bingen clasificó esta planta como planta calentadora. Además resulta de ayuda además para combatir hongos y dolores nerviosos, además de eliminar la sensación de pesadez.

Como las prímulas se han vuelto muy escasas y están bajo protección, hay que recurrir a las plantas del propio jardín o balcón, o de herbolario. Para añadir al aceite, lo mejor son las flores secas.

Caléndula (Calendula officinalis)

Es una de las grandes plantas para la piel. Ayuda a curar las heridas, es antiinflamatoria y apropiada para casi todos los problemas de la dermis.

En caso de dolor muscular, la caléndula también posee efectos calmantes por lo que es una gran ayuda en el aceite de masaje. Para hacer el aceite se emplea la flor seca.

Jengibre (Zingiber officinale)

No es una planta autóctona de Europa, pero es muy apreciada y se consigue ya casi en cualquier parada de hortalizas, pues también es un ingrediente culinario muy rico y sano.

Tiene un gran poder calorífico y ayuda a combatir dolores articulares y agujetas.

Artículo relacionado

automasajes de pies relajante

Automasaje de pies: relajante y antidolor

Elaboración del aceite de masaje contra el frío

Además de las plantas mencionadas se precisa un buen aceite base. Una buena opción es el aceite de aguacate, pues ayuda a la regeneración de piel y es apto para todas las pieles. También se pueden emplear aceite de almendras dulces, de sésamo, de oliva o de girasol.

Para 100 ml de aceite de masaje calorífico se necesitan:

  • 2 cucharadas de artemisa
  • 2 cucharadas de caléndula
  • 1 cucharada de prímulas
  • 1 cucharada de rodajas de jengibre
  • 100 ml de aceite de aguacate u otro aceite
  • 1 tarro de cristal con tapa de rosca (desinfectado con alcohol)

Pon todas las plantas en el tarro y cúbrelas con el aceite. Ciérralo y déjalo que repose a temperatura ambiente durante tres semanas. Agítalo diariamente. Transcurrido el tiempo, cuela el aceite y pásalo a una botella de cristal marrón o azul y guárdala en un lugar fresco.

Puedes emplear el aceite para entrar en calor, después de un baño o una ducha caliente. También se puede usar para problemas de piel.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?