Sin caspa con aceites esenciales

Fórmula de aromaterapia para un pelo sin caspa ni picores

Antonia Jover, aromatóloga
Antonia Jover

Aromatóloga

La mezcla precisa de aceites esenciales puede representar un antes y un después ante el antiestético problema de la caspa. Solo hay que combinar aceites con propiedades antisépticas, relajantes y regeneradoras.

Los aceites esenciales ofrecen soluciones naturales y eficaces al problema de la caspa, sea cual sea su causa. Llamamos caspa a las escamas blancas o amarillentas que se desprenden del cuero cabelludo. Es una forma leve de dermatitis seborreica (en los bebés es la costra láctea). No es un trastorno grave, pero sí resulta antiestético y difícil de tratar. La aromaterapia puede ser una solución en muchos casos.

El problema de la caspa suele agudizarse con el estrés y durante los días más fríos y secos. Puede deberse a una irritación crónica o sequedad excesiva de la piel, a la sensibilidad a los champús o al crecimiento excesivo del hongo Malassezia furfur, una especie que vive normalmente en la piel y que se alimenta de la grasa del cuero cabelludo.

Algunos investigadores creen que las hormonas masculinas pueden desempeñar algún papel porque afecta más a los hombres, sobre todo de media edad. El estrés, la contaminación o los champús agresivos también pueden causarla.

Una combinación de aceites esenciales para la caspa

Para todos los casos de caspa propongo esta mezcla:

  • 15 gotas de aceite esencial de árbol del té (Melaleuca alternifolia)
  • 15 de katrafay (Cedrelopsis grevei)
  • 15 de ae de cedro de Atlas (Cedrus atlantica)
  • 15 de ae de ylang ylang (Helichryssum italicum)

Cómo aplica:

Antes de lavarte el pelo, diluye 4 gotas de la mezcla en una cucharadita (de postre) de aceite vegetal de jojoba. Aplícala sobre el cuero cabelludo con un masaje, espera 3 minutos y lávate normalmente el pelo con una pequeña cantidad de champú natural o ecológico.

Propiedades de los aceites esenciales elegidos

  • Aceite esencial de árbol de té: también conocido como aceite de melaleuca, posee propiedades antibióticas, por lo que se usa para tratar el acné, el pie de atleta, los piojos o los hongos de las uñas.
  • Katafray: está indicado en las dermatosis inflamatorias, los eccemas, las varices, las piernas pesadas, la psoriasis y las alergias cutáneas. También se aconseja contra los dolores musculares, el reumatismo, la artritis y las tendinitis.
  • Cedro de Atlas: regenera la epidermis, contribuye a la cicatrización y activa la circulación.
  • Ylang ylang: es relajante, antidepresivo, antiespasmódico y afrodisiaco.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?