En la final del torneo de tenis de Roland Garros, en París, el pasado 9 de junio, cuando llegó el quinto y decisivo set, el jugador Carlos Alcaraz estaba atenazado por los calambres musculares. Entonces bebió su remedio infalible, continuó y ganó.

El campeón de 21 años no recurrió a ningún fármaco, a ninguna combinación de vitaminas ni a un complejo sofisticado de aminoácidos. El remedio infalible de Alcaraz lo tienes seguramente en tu despensa.

Jugo de pepinillos en vinagre contra los calambres

Después del partido, Alcaraz explicó que su truco fue beber jugo de pepinillos en vinagre. ¿Una genialidad más del campeón? Sí, pero no es una excentricidad, pues tiene explicación científica.

Los calambres, contracciones involuntarias y dolorosas de los músculos, aparecen como consecuencia de un esfuerzo físico y sontenido en el tiempo, aunque no se conocen bien sus causas fisiológicas. Existen diferentes teorías:

  • Deshidratación y desequilibrio de los electrolitos. Según esta hipótesis, los calambres en las pantorrillas o los muslos se deben a que la sudoración provoca una contracción del espacio intersticial (entre células), lo que incrementa la concentración de compuestos químicos que actúan sobre las terminales nerviosas. El sudor también lleva a la disminución de los niveles de sodio y cloruros, lo que también puede favorecer los calambres.
  • Alteración del control neuromuscular. El cansancio lleva, según esta teoría, a un desequilibrio entre los estímulos excitatorios e inhibitorios en la motoneurona alfa.
  • Varios factores. Los calambres aparecería como una consecuencia de varios procesos, como los ya mencionados además de una predisposición individual y determinadas condiciones ambientales.

¿Por qué es eficaz la salmuera de pepinillos?

El doctor Michael Bergeron, profesor en la Facultad de Medicina de Georgia (EE. UU.) explicó hace más de 20 años que algunos entrenadores de atletismo y de fútbol americano utilizaban el líquido de las conservas de pepinillos para prevenir y tratar los calambres en sus deportistas.

La primera idea que te viene a la cabeza para explicar la eficacia de este remedio es que debe basarse en el alto contenido en sal y minerales. Sin embargo, según las investigaciones lideradas por la doctora Julia Georgieva en la Universidad Curtin (Australia), el jugo de pepinillos elimina los calambres no por los minerales, sino porque su sabor ácido activa una respuesta neurofisiológica a través de los receptores nerviosos en la boca y la garganta. De alguna manera, distrae al cerebro de lo que está ocurriendo en las piernas y los calambres desaparecen.

Lo más probable es que se combinen las dos explicaciones: el aporte de minerales y el estímulo nervioso. 

Efecto inmediato del jugo de pepinillos

¿Por qué espero Alcaraz al quinto set para tomar su remedio mágico? Porque actúa inmediatamente, no preventivamente. El tenista, como los deportistas de su nivel en general, llevan una alimentación equilibrada, muy rica en nutrientes, muy pensada para prevenir cualquier deficiencia. Pero el esfuerzo hace que los calambres aparezcan inevitablemente. Es ese momento que aparece en escena la salmuera de pepinillo.

Según explica el doctor José Miguel Soriano en The Conversation, en la literatura científica se encuentra el caso de un atleta que tomó de 30 a 60 ml de jugo de pepinillos en cuanto sintió el calambre y este desapareció a los 35 segundos y durante el resto del entrenamiento.

En ese caso, los investigadores probaron que es específicamente el vinagre el protagonista eficaz del remedio.

La teoría del estímulo neurológico se confirma con la existencia de otros remedios tradicionales y populares contra los calambres que también poseen sabores que nos hacen arrugar la cara, como la mostaza, la quinina o diversas especias.

Cómo elaborar tu propia salmuera

Para elaborar tu propia salmuera solo tienes que mezclar vinagre de vino o de manzana con agua filtrada a partes iguales. Puedes aumentar la proporción de vinagre, el principio activo contra los calambres, cuanto desees. Luego puedes añadir ajo machacado, sal y las especiás que desees. 

Otra opción es la kombucha, que también posee ácido acético (el componente principal del vinagre) y además te aporta bacterias beneficiosas. Para eliminar los calambres te interesa una con sabor intenso, sin azucarar.