Tratamiento natural

Arándanos rojos en lugar de antibióticos

La suplementación con extracto de arándano rojo puede evitar la administración prolongada de antibióticos que poseen efectos secundarios. Es un tratamiento eficaz y seguro.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Los arándanos pueden ser más efectivos que los antibióticos para combatir las infecciones del sistema urinario, según un estudio publicado en el Journal of Dietary Supplements.

Los investigadores analizaron los efectos de la suplementación postoperatoria con extracto de arándano en pacientes con tendencia a desarrollar infecciones urinarias y que fueron cateterizados durante un procedimiento quirúrgico.

Cuatro semanas después del tratamiento con arándanos, no se informaron infecciones ni recurrencia en el seguimiento de tres meses.

Más eficaz que los antibiótico para prevenir infecciones

Esto sugiere que la suplementación fue más efectiva que el tratamiento con antibióticos, aseguran los autores del informe: "Se ha demostrado una disminución en la aparición de síntomas infecciosos urinarios, la presencia de glóbulos en la orina y la presencia de contaminación bacteriana en la orina".

Los científicos italianos explican en el estudio que el extracto de arándano contiene una mezcla compleja de proantocianidinas (PAC), flavonoles y ácidos hidroxicinámicos que parecen disminuir la formación de biopelículas y reducir la inflamación.

En cambio, los antibióticos posoperatorios pueden complicar y prolongar una infección al seleccionar cepas bacterianas resistentes al tratamiento y pueden ser ineficaces contra la inflamación.

Artículo relacionado

La ingesta diaria de 36 mg de PAC contribuye a disminuir las infecciones urinarias y la inflamación de las paredes del tracto urinario. Esto puede ser relevante en la evolución de las infecciones urinarias en las que los componentes inflamatorios pueden ser más importantes que la contaminación bacteriana real.

Antibióticos y bacterias resistentes

Las infecciones urinarias recurrentes son habituales entre los pacientes quirúrgicos tras el cateterismo urinario, pero también en pacientes no quirúrgicos con anomalías del tracto urinario inferior o variaciones anatómicas, hipertrofia prostática benigna o en pacientes que padecen una obstrucción parcial o temporal del tracto urinario.

Los pacientes son tratados de forma rutinaria con antibióticos, como la nitrofurantoína (recomendada por la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas), como primera línea de defensa para aliviar o prevenir los síntomas asociados con las infecciones urinarias.

Sin embargo, los investigadores sostienen que los antibióticos administrados para tratar las infecciones a veces son inadecuados e incluso puede exacerbar los síntomas. "El uso de antibióticos durante o después de la cirugía puede complicar aún más la infección al seleccionar cepas bacterianas resistentes a los tratamientos con antibióticos. Las infecciones del trato urinario pueden persistir durante meses después de la cirugía si el tratamiento no es adecuado", manifiestan.

También existen implicaciones económicas y para la salud con el uso frecuente o prolongado de antibióticos, incluida la aparición de resistencia a la medicación y la reducción de la eficacia de los tratamientos antimicrobianos.

Efectos secundarios

El uso prolongado de nitrofurantoína se ha asociado con anemia, toxicidad pulmonar, enfermedad hepática y neuropatía en algunos pacientes. Las infecciones urinarias son una fuente importante de morbilidad y costos de atención médica.

La investigación se realizó con 64 personas sanas que requerían una cirugía no complicada con cateterismo urinario. Los participantes fueron divididos en dos grupos; uno fue tratado con los arándanos rojos (120 mg o 240 mg diarios del extracto) y el otro, con antibióticos (50 mg de nitrofurantoína, tres veces al día) durante cuatro semanas. El extracto fue proporcionado por el laboratorio Indena.

Los hallazgos sugieren que el arándano rojo constituyó una solución eficaz para controlar nuevas posibles infecciones del tracto urinario postoperatorias y poscatéter e inflamaciones en sujetos sin complicaciones con antecedentes de infecciones urinarias, con “resultados muy prometedores en la prevención de las infecciones urinarias tanto en sujetos jóvenes sanos como en en hombres mayores que padecen hiperplasia prostática benigna”.

Además, los investigadores dan testimonio del "perfil de seguridad y tolerabilidad de este producto", debido a la ausencia total de efectos adversos.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?