Hidperhidrosis: ayudas eficaces contra la sudoración excesiva

La sudoración es una función corporal completamente normal. Sin embargo, si la sudoración es intensa, puede tratarse de hiperhidrosis. Te explicamos más sobre los síntomas, las causas y las opciones de tratamiento que hay.

Barriga de chica deportista con sudor
Pexels

Ya sea por el calor, durante la práctica deportiva o por el nerviosismo, podemos comenzar a sudar rápidamente. Es natural y normal, pero en algunas personas el sudor parece excesivo y es un asunto que les preocupa.

Sudar es una función corporal esencial para regular la temperatura corporal. Para portegerse del sobrecalentamiento, el cuerpo suda. Por tanto, es natural sudar cuando hace calor o cuando realizamos ejercicio físico, pero ¿por qué sudamos cuando estamos asustados o estresados, por ejemplo? Esto se debe a la acción de la hormona adrenalina y del neurotransmisor acetilcolina, que nuestro cuerpo libera cuando estamos nerviosos para desencadenar la respuesta de "lucha o huida".

Qué es la hiperhidrosis

El sudor se compone de agua en un 99%. Otros componentes son urea, ácido úrico, aminoácidos, amoníaco, azúcar, ácido láctico y ácido ascórbico.

Algunas partes de nuestro cuerpo sudan más que otras. Muchas glándulas sudoríparas se encuentran en las axilas, las palmas de las manos, los pies y la cara. Pero, ¿cuánta sudoración es realmente "normal" y cuándo hablamos de sudoración anormal (hiperhidrosis)?

Perdemos alrededor de medio litro de sudor todos los días. Con calor y durante el esfuerzo físico, la cantidad puede ser de varios litros. Por cierto, si sudas mucho, debes compensar la pérdida de líquido bebiendo mucha agua.

Las personas que tienen un problema con el sudor muestran una serie de características:

  • Solo sudan mucho en ciertos lugares, por ejemplo, debajo de las axilas o en las palmas de las manos.
  • En el caso de hiperhidrosis muy severa, el sudor fluye y las partes del cuerpo afectadas están muy húmedas.
  • Solo tienen molestias durante el día, no sudan en exceso por la noche.

Causas de la sudoración excesiva o hiperhidrosis

La hiperhidrosis se produce cuando los afectados sudan sin causa conocida o debido a una enfermedad subyacente. Alrededor de un millón de personas en España padecen hiperhidrosis, pero más de la mitad de la población desconoce la existencia y los síntomas de esta alteración. La hiperhidrosis se divide en hiperhidrosis primaria y secundaria:

  • La hiperhidrosis primaria ocurre sin razón aparente. Los médicos sospechan que un trastorno hereditario del sistema nervioso vegetativo aumenta la sudoración durante el estrés, el esfuerzo físico o las emociones.
  • La hiperhidrosis secundaria suele presentarse como síntoma acompañante de otra enfermedad subyacente, por ejemplo, en relación con una glándula tiroides hiperactiva. Los problemas psicológicos también pueden conducir a un aumento de la sudoración.

Sudoración durante la menopausia

Especialmente durante la menopausia, las mujeres pueden experimentar un aumento de la sudoración y sofocos debido a los cambios hormonales. El sofoco generalmente comienza en el área del pecho y se extiende al cuello y la cara.

Otras mujeres reportan sudoración constante durante este tiempo. Aún no se sabe porque las mujeres sudan más durante la perimenopausia. Pero es lógico que el estrógeno y la progesterona, como sustancias mensajeras, tengan una influencia sobre el sistema nervioso autónomo.

El estrógeno es importante para la regulación del calor en el diencéfalo. Debido a las fluctuaciones hormonales, el cerebro también se desequilibra al traducir mal las señales. La buena noticia es que la producción de sudor se regula sola después de la menopausia.

¿Pueden los sudores venir de un problema cardíaco?

No es raro que los problemas cardíacos se manifiesten a través de la sudoración. Por ejemplo, en el caso de la enfermedad de las arterias coronarias, estas pueden estrecharse de modo que el flujo sanguíneo se vea afectado.

Tal vasoconstricción inicialmente no causa ningún problema. Sin embargo, si el corazón no recibe suficiente oxígeno y nutrientes, esto puede notarse a través de un aumento de la sudoración, dificultad para respirar y opresión en el pecho.

También puede producir un aumento de la sudoración la insuficiencia cardíaca aguda, además de dificultad para respirar, una sensación extrema de debilidad, piel pálida y dolor de pecho intenso. Para determinar la causa exacta y descartar una enfermedad cardíaca, se debe acudir al médico sin demora.

Cómo reducir la sudoración excesiva

Hay una variedad de opciones terapéuticas para tratar la sudoración excesiva. Empezando por los antitranspirantes, hasta diversos ungüentos y pulverizadores que actúan sobre las glándulas sudoríparas, pasando la iontoforesis, que son estimulaciones eléctricas que ayudan a reducir la sudoración.

Algunos especialistas utilizan la toxina botulínica (Botox) para tratar la sudoración. Esta neurotoxina reduce la transmisión de impulsos nerviosos a las glándulas sudoríparas. Dado que el Botox se descompone gradualmente, el efecto solo dura entre tres y seis meses.

Otra opción es una cirugía que consiste en extirpar los nervios simpáticos que regulan la sudoración. La cirugía es mínimamente invasiva y se considera, en la medicina convencional, un procedimiento de rutina y de bajo riesgo.

Sin duda, la opción más recomendable para controlar el sudor excesivo de origen nervioso es aprender una técnica de relajación, como el yoga, la meditación o el biofeedback. El efecto es inmediato.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?