ejercicio cerebro

Estímulo para las neuronas

Ejercicio, ayuno y omega-3: lo mejor para tu cerebro

Un estudio indica que esta combinación mejora el funcionamiento de las neuronas e incluso favorece la creación de nuevas conexiones y células neuronales.

Claudina Navarro

¿Quieres estimular tu cerebro al máximo? Un estudio realizado en Corea del Sur, financiado por el Gobierno, propone tomar un suplemento de ácido docosahexaenoico (DHA), realizar ejercicio físico de resistencia y ayunar.

El cambio de modo energético del ayuno y el ejercicio sienta bien a las neuronas

Por otra parte, tanto las sesiones de ejercicio enfocadas a aumentar la resistencia como el ayuno estimulan el cerebro mediante el incremento de las respuestas a los cuerpos cetónicos (que sirven de fuente de energía para las neuronas durante el ayuno) y al "factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF)", una proteína que interviene en la creación de sinapsis, la reparación del ADN de las neuronas y de generación de nuevas células nerviosas.

Cuando el ejercicio se realiza por la mañana resulta especialmente efectivo debido a que los ritmos circadianos modulan la plasticidad sináptica.

Además, si se realiza al aire libre y bajo la luz solar se incrementan los niveles de serotonina, el neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar.

El ayuno, por su parte, hace que las neuronas pasen a obtener su energía de los cuerpos cetónicos en lugar de la glucosa. En ese modo energético, las neuronas resultan estimuladas.

El omega-3 DHA es el complemento idóneo

El DHA es un ácido graso de la familia de poliinsaturados omega-3 que forma parte de los fosfolípidos de la membrana del cerebro, las neuronas y la retina. Este nutriente es necesario para mantener un óptimo funcionamiento mental y una buena visión.

También reduce la inflamación muscular causada por ejercicio físico.

El DHA se encuentra principalmente en el pescado graso, pero también se puede obtener de fuentes vegetales. Existen suplementos vegetarianos de DHA elaborados a partir de algas. Hay que decir que el cuerpo sintetiza DHA a partir del ácido linolénico que proporcionan algunos frutos secos y semillas. Destacan las semillas de lino y chía, y las nueces.

Crucial en el desarrollo del bebé

Aunque es necesario obtener el DHA de los alimentos a lo largo de toda la vida, es crucial en el primer trimestre después del nacimiento para el correcto desarrollo del cerebro y el sistema nervioso.

La leche materna se lo aporta al recién nacido en cantidades suficientes.

Los investigadores de las universidades Dong-Eui y Marítima y Oceánica han llegado a sus conclusiones después de analizar las investigaciones realizadas sobre todo con animales de laboratorio. Y sugieren que tanto el ejercicio, como el ayuno y la suplementación con DHA pueden ser interesante en casos de enfermedades neurológicas degenerativas.

En cualquier caso, tanto la actividad física extenuante como los ayunos deben realizarse de manera controlada y bajo control médico. Los estudios señalan que los ayunos de 16 horas con ingesta de líquidos sin azúcares son suficientes para producir grandes efectos positivos.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?