Los calambres son contracciones involuntarias de los músculos que causan dolor. A veces, el dolor desaparece por sí solo después de un tiempo.

Los calambres en las pantorrillas suelen ocurrir después de hacer ejercicio o por la noche. En la mayoría de los casos, los calambres en las piernas son inofensivos. Pero también pueden indicar una deficiencia de minerales o una enfermedad.

causas de los calambres en las pantorrillas

Las fibras de un músculo están conectadas a las células nerviosas que, a su vez, reciben estímulos del cerebro. Cuando te mueves, el cerebro le dice a tus células que se contraigan y entonces el músculo se tensa. Normalmente, la tensión se alivia tan pronto como el músculo ya no se utiliza y se produce una fase de relajación.

Durante un calambre en la pantorrilla, el músculo recibe un estímulo nervioso involuntario que produce su contracción y no puede relajarse inmediatamente. Así se produce un calambre.

Las causas de los calambres en las piernas suelen ser inofensivas y fáciles de tratar. En muchos casos, una alteración del equilibrio electrolítico provoca los calambres.

Esto significa que hay una deficiencia de sales y minerales esenciales para el cuerpo, lo que altera el nivel de excitación de las fibras musculares y provoca las contracciones de las pantorrillas y otros músculos. 

Estas son las razones de una deficiencia de electrolitos:

  •  La deshidratación puede ser la causa de los calambres en las piernas. El cuerpo necesita sodio, potasio y magnesio para transmitir estímulos a través de los nervios. La pérdida de líquido provoca la eliminación de estos minerales.
  •  Si no bebes suficiente agua, vomitas o tienes diarrea, tu cuerpo puede deshidratarserápidamente. La sudoración intensa también provoca una falta de minerales. Por eso es particularmente importante que los atletas beban lo suficiente durante su entrenamiento.
  •  Una deficiencia de minerales también puede ser causada por una dieta desequilibrada o por la ingesta de alcohol.
  •  Algunos medicamentos también pueden afectar el equilibrio electrolítico, incluidos los analgésicos, los antidepresivos o las píldoras anticonceptivas.

Pero también existen otras causas de calambres en la parte inferior de la pierna:

  •  Los calambres en las piernas por la noche pueden indicar falta de líquidos mientras duermes o deficiencia de magnesio. El esfuerzo excesivo durante el día también puede provocar calambres en los músculos durante la noche.
  •  Las mujeres embarazadas a veces experimentan calambres en las piernas. Estos pueden ocurrir porque las embarazadas tienen una mayor necesidad de minerales como magnesio, sodio y potasio. Además, el útero puede afectar el flujo sanguíneo en el cuerpo, lo que puede provocar calambres.
  •  La posición incorrecta de los pies o el calzado inadecuado también pueden provocar los calambres.

Otros desencadenantes

Los desencadenantes de los calambres musculares suelen ser inofensivos, pero en algunos casos, las contracciones en las piernas pueden indicar una enfermedad.

Debes buscar ayuda médica si los calambres se vuelven más frecuentes o no desaparecen por sí solos. Los calambres inusualmente severos y que no desaparecen a pesar de conseguir los minerales necesarios de los alimentos o mediante suplementos, podría indicar diabetes, disfunción tiroidea o enfermedad renal.

Tratamiento de los calambres en la pantorrilla

La mayoría de las veces, el calambre real sólo dura unos segundos o minutos. Luego, la tensión muscular disminuye por sí sola.

Pero a veces puedes sentir que la pantorrilla está dura incluso durante días. Si los calambres en las piernas no son causados ​​por una enfermedad, puedes aliviar el dolor con sencillos consejos:

  •  Después de una sesión deportiva, haz una pausa adecuada.
  • Estira la pantorrilla para aliviar el calambre. Para hacer esto, presiona el talón contra el suelo y levanta los dedos del pie. De esta forma podrás estirar la pantorrilla y aliviar el dolor.
  • Intenta caminar: la tensión estimula la circulación sanguínea en los músculos y alivia los calambres
  •  Masajea suavemente las áreas tensas para relajar los músculos.
  •  Los paños calientes para las pantorrillas ayudan a relajar los músculos tensos. Vierte agua tibia sobre una toalla y luego escúrrela vigorosamente. El paño tibio afloja los músculos acalambrados y asegura la relajación.
  •  Los baños tibios también alivian la tensión y los calambres musculares.

También puedes prevenir los calambres en las piernas de las siguientes maneras:

  •  Consume una dieta equilibrada para reponer los niveles de minerales en la sangre. Los cereales integrales, las legumbres, las verduras y los frutos secos (especialmente las almendras) son  particularmente recomendables para reponer las reservas agotadas de magnesio después del ejercicio
  •  Bebe muchos líquidos para prevenir la deshidratación. Después del ejercicio, las bebidas isotónicas, como la cerveza sin alcohol o la limonada casera, son buenas para absorber muchos electrolitos. Debes mantenerte alejado del alcohol, ya que puede promover la deficiencia de magnesio