Medicina homeopática

Mejorar el agotamiento y la cefalea con quina homeopática (China)

La China es uno de los remedios homeopáticos clásicos. También se puede utilizar el agua de quina para abrir el apetito o lavar heridas.

El árbol de la quina (Cinchona officinalis) fue traído de Sudamérica a Europa por los jesuitas en el siglo XVII. Con la quinina obtenida de la corteza, utilizada tradicionalmente como cura para la malaria, hizo el doctor Hahnemann su primera prueba homeopática. El remedio China es hoy uno de los clásicos en homeopatía y se indica en el agotamiento, sea provocado por una anemia, una convalecencia o una pérdida de líquidos, por ejemplo tras una diarrea o vómitos fuertes.

Se suele prescribir a personas idealistas, artísticas y algo susceptibles con cierta dificultad para expresar sus sentimientos. Algunos trastornos digestivos, ciertas cefaleas de dolor palpitante y el insomnio –cuando se tienen problemas para conciliar el sueño por no poder dejar de pensar– también se tratan con China.

Es muy importante que un médico realice un diagnóstico adecuado. Si tienes dolores de cabeza persistentes, cansancio o vómitos acude a un profesional de la medicina. Un médico homeópata podrá indicar el tratamiento y las dosis adecuadas.

Indicaciones del agua de quina

Por otra parte, la corteza de quina roja se puede utilizar como planta medicinal para tratar otros síntomas. La corteza contiene quinina, una sustancia que se ha empleado para tratar la malaria. Los preparados de quinina solo se pueden tomar bajo control médico.

Las preparaciones caseras con corteza de quina se han utilizado para tratar la falta de apetito, pero también se utilizan en trastornos digestivos como gastritis, ulcera, colitis nerviosa y estreñimiento; también en el tratamiento del acido úrico y los triglicéridos. Es, además, una planta desintoxicante.

Para preparar la bebida, se dejan 20 g de corteza en remojo en un litro de agua durante una hora y se toma una taza al día siguiente antes de las comidas. Este agua también se puede utilizar para lavar heridas.

Precauciones y efectos secundarios

En cualquier caso, no se deben tomar preparados a base de quina en grandes cantidades ni durante un periodo prolongado. Tampoco durante el embarazo o la lactancia.

Asimismo no se debe utilizar para tratar los calambres en las piernas y se debe abandonar el consumo si aparecen síntomas como pitidos en los oídos o sordera, picores o alteraciones visuales.

La medicina homeopática China está libre de estos efectos secundarios.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?