faringitis

Sin antibióticos

Cómo aliviar y prevenir la faringitis de forma natural

El tratamiento naturista incluye gotas de zumo de limón puro y una dieta depurativa a base de zumos y caldos de verdura.

Dr. Ramón Roselló

La nariz, el oído y la garganta son zonas sensibles del cuerpo que guardan relación entre sí. Su salud depende también del estado general del organismo. Por eso la medicina natural lo tiene en cuenta a la hora de prevenir y tratar las dolencias que les afectan con más frecuencia.

El dolor de garganta en invierno puede obedecer a una simple irritación por frío o bien tratarse de una verdadera infección con exudado purulento (placas blancas) en las amígdalas y fiebre. Antes de tomar antibióticos es muy aconsejable tratar de resolver este problema de forma alternativa.

El tratamiento naturista comprende medidas generales, como la dieta depurativa a base de abundantes zumos y caldos de verduras durante los días de crisis depurativa, y la hidroterapia, con aplicación de envolturas derivativas de agua fría.

Además, si hay placas de pus incorpora una práctica sencilla pero especialmente eficaz: aplicar unas gotas de zumo de limón puro, sin diluir, sobre la zona afectada, con la ayuda de un cuentagotas. El pH ácido del zumo de limón impide la vida bacteriana y con este simple remedio aplicado varias veces al día, durante 48-72 horas, la persona se ve libre de síntomas.

Para niños pequeños

Los niños pequeños que no soporten la acidez del limón pueden hacer gárgaras con una mezcla de agua caliente y agua oxigenada a partes iguales varias veces al día, pues tiene el mismo efecto.

Las gárgaras de agua tibia con sal (una cucharadita por taza) también son beneficiosas. En el caso de que el niño no lo acepte, deberá tratarse la infección bacteriana con antibióticos.

Para reducir la propensión a las irritaciones de garganta en invierno se puede tonificar el sistema inmunitario con astrágalo (Astragalus membranaceous). La raíz de astrágalo se usa como adaptógeno, es decir, favorece la adaptación del organismo a cambios y situaciones adversas, y mejora la resistencia del organismo.

Se puede obtener en forma de planta para infusión o en cápsulas; la dosis para adultos es de 1 a 3 cápsulas al día; para los niños es la mitad.

La aplicación local de equinácea o propóleo con nebulizador también favorece la curación.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?