Cómo cuidar del hígado en primavera

Cuidar el hígado

10 claves para cuidar tu hígado en primavera

Los días se alargan y estamos más horas activos. Es importante que hígado y vesícula biliar no estén saturados para gozar de claridad mental.

Alf Mota y Beatriz de Marcos

Para los orientales, la primavera es la estación del renacer, cuando la energía se expande en plenitud.

Si el hígado y la vesícula biliar, asociados a esta estación y al elemento "madera", funcionan correctamente tendremos una buena capacidad de planificación, paciencia, serenidad, claridad mental y serenidad.

Por el contrario, si están saturados ─por un exceso de grasas de mala calidad, refinados y toxinas en general─, será más complicado que tengamos las ideas claras y nos sentiremos inquietos, irritables e inflexibles.

10 hábitos para cuidar el hígado en primavera

Estos hábitos cuidan el hígado y eso se reflejará en tu bienestar emocional esta primavera.

  1. Aliña con limón o vinagre de arroz o umeboshi. Al hígado le encanta el ácido. Le ayuda a transformar las grasas y a limpiarse.
  2. Piensa en verde y toma a diario hojas verdes: coles, rúcula, canónigos, escarola, diente de león... La clorofila es amiga del hígado.
  3. ¡Cena más temprano! Y deja a tu hígado descansar. Si te acuestas con la digestión pendiente, tendrá que hacer "horas extra".
  4. Haz estiramientos laterales. Ayudarás a mantener a este órgano en plena forma además de bien relajado.
  5. Libera tus emociones. Piensa que el hígado es un órgano hipersensible: lo que no expreses y eches afuera, se le "atraganta".
  6. Reduce la sal y aumenta el consumo de algas comestibles. Las algas ayudan al hígado gracias a sus propiedades detox.
  7. Consume bacterias "amigas" por el bien de tus intestinos. Son probióticos el miso, el chucrut, las umeboshi, el kéfir…
  8. Despiértate con el gallo y contempla el amanecer. La energía del hígado es ascendente, de crecimiento. ¡Le gusta madrugar!
  9. Rodéate de personas con quien te lleves bien. Recuerda que el hígado es muy selecto y prefiere las compañías tranquilas.
  10. Reserva tiempo para ti y haz un ayuno a base de zumos verdes, infusiones, caldos y algas, mejor con ayuda profesional.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?