probióticos osteoporosis

Huesos sanos

Cómo prevenir la osteoporosis con probióticos

El tratamiento con un probiótico consigue reducir la pérdida de minerales que lleva a la osteoporosis en mujeres mayores.

Claudina Navarro

¿Quieres prevenir la osteoporosis? La respuesta típica sería que te asegures la ingesta suficiente de calcio y, quizá, de vitamina D. Pero podrías hacer algo más: tomar un probiótico, es decir, un alimento o un suplemento con bacterias vivas.

La doctora Anna G. Nilsson, de la Universidad de Goteborg (Suecia), administró un probiótico o placebo a 90 mujeres de 75 a 80 años con buena salud, pero con una densidad baja de minerales en los huesos.

El probiótico era una dosis diaria de 10.000 millones de Lactobacillus reuteri 6475, un microorganismo que está presente en el sistema digestivo de muchas personas, pero no en todas.

Después de un año se midió de nuevo la densidad ósea de la tibia de las mujeres participantes. En el grupo que había tomado el probiótico, la distancia hasta una densidad óptima se había reducido a la mitad.

Los probióticos disminuyen la pérdida de minerales en las mujeres mayores

Los investigadores no pueden describir cómo los probióticos producen este efecto beneficioso sobre los huesos.

Una posibilidad es que modulen la actividad de los estrógenos, las hormonas femeninas que al decaer con el paso de los años se relacionan con una progresiva desmineralización en las mujeres.

Otra posibilidad es que los probióticos actúen sobre las hormonas específicas que regulan la absorción del calcio.

La doctora Nilson afirma que el estudio no es suficiente para recomendar el tratamiento con probióticos a todas las mujeres afectadas por la desmineralización, pues esta es la primera investigación que se realiza con personas. Se necesitan nuevos trabajos que confirmen los resultados y que prueben la eficacia de otras bacterias.

El microbioma participa en los procesos metabólicos

El microbioma intestinal está compuesto por billones de bacterias que desempeñan importantes funciones fisiológicas, como la regulación de la inmunidad, la protección frente al crecimiento de organismo patógenos, la síntesis de vitaminas y la producción de energía.

Las alteraciones que afectan al microbioma están relacionadas con los trastornos autoinmunes, la obesidad y la diabetes, entre otras afecciones. Por eso a los investigadores les pareció lógico pensar que pudiera influir de alguna manera sobre la absorción del calcio, como así fue.

Otros aspectos que influyen sobre la salud ósea son la obtención de nutrientes como el fósforo, el magnesio y proteínas, exponerse al sol para sintetizar en la piel vitamina D, esencial para la fijación de los minerales, y hacer ejercicio físico.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?