Chica con sombrero

Ola de calor

Cómo prevenir y tratar una insolación

Un exceso de sol y calor puede provocar una insolación o golpe de calor leve. Descubre cómo tratarla rápidamente y, sobre todo, como prevenirla.

Claudina Navarro

Si pasas demasiado tiempo al sol, además de resultar peligroso para la piel, puedes sufrir una insolación. No es exactamente lo mismo que un golpe de calor. En principio es un trastorno menos grave, pero conviene tratarlo rápida y adecuadamente con medios naturales.

Insolación o golpe de calor

En un golpe de calor el cuerpo no puede controlar temperatura corporal y se puede llegar a perder la conciencia. Es necesario llamar al 112 y pedir una ambulancia para recibir atención médica cuanto antes.

En una insolación, que puede describirse como un golpe de calor leve, se siente debilidad, sudoración, calambres y dilatación, a menudo visible, de las venas de las piernas.

Otros síntomas son: cabeza o nuca muy rojas y calientes, a pesar de que el resto de la piel aparece normal; dolor de cabeza intenso y zumbidos en la oídos.

Todos estos síntomas pueden aparecer horas después de haber estado expuesto al sol.

Cuándo llamar a una ambulancia

Si a los síntomas descritos más arriba se suma un nerviosismo anormal, debilidad extrema, desorientación, fiebre, naúseas, vómitos, convulsiones o pérdida de la conciencia es neceario llamar inmediatamente al 112 y reclamar una ambulancia.

Cómo tratar rápidamente una insolación o golpe de calor leve

Si te sientes así, toma las siguientes medidas:

  • Busca un lugar a la sombra y fresco o, mejor aún, un espacio con aire acondicionado.
  • Túmbate boca arriba con la cabeza y el tronco ligeramente elevados.
  • Desabróchate o quítate la ropa que no sea imprescindible.
  • Recupera líquidos con agua, limonada u otros zumos. Puedes añadir media cucharadita de sal a un litro de agua.
  • Ponte paños húmedos y fríos en la nuca, el cuello, la frente, las axilas y las muñecas. Humedece con un pulverizador el resto del cuerpo.
  • Si no hay corriente de aire, procúratelo con un abanico o un ventilador.
  • Mucha gente cree que una ducha fría es útl, pero en realidad no es recomendable. Es mejor una ducha templada, acompañada de paños fríos en las muñecas y la frente.

Cómo prevenir la insolación y el golpe de calor

Para prevenir la insolación conviene no salir a pasear en las horas centrales del día. Sí lo haces, ponte sombrero, lleva ropa de color claro y holgada, busca las sombras y llévate una botella de agua. Para beber, ves tomando sorbos, no esperes a sentir sed.

Recuerda que los refrescos azucarados y el alcohol, además de aportar calorías vacías y desequilibrar el metabolismo, aceleran la pérdida de líquidos, por lo que no sirven para hidratarse.

Son más vulnerables a la insolación los niños pequeños y las personas con la piel muy clara, con poco cabello o evadad avanzada.

5 alimentos que te protegen del sol

Piel sana e hidratada

5 alimentos que te protegen del sol

También son más proclives las personas con enfermedades crónicas, obesas, con un estilo de vida sedentario o que hayan un sufrido antes una insolación o un golpe de calor.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?