Prevenir la degeneración cerebral

Cómo proteger la memoria con fosfatidilserina

La fosfatidilserina contribuye a regular los neurotransmisores. Con la edad se pierde la capacidad de sintetizarla, y pueden ser adecuados los suplementos.

Rosa Guerrero
Rosa Guerrero

Naturópata

La fosfatidilserina es una sustancia liposoluble que se halla en altas concentraciones en las células cerebrales, donde contribuye a regular los neurotransmisores, mensajeros químicos que transportan tanto los impulsos nerviosos que llegan como los que salen del cerebro.

Junto con otros fosfolípidos, es un componente esencial de la estructura de diversas membranas celulares y de sus orgánulos, a los que proporciona flexibilidad y resistencia para una correcta función biológica.

Normalmente, una persona puede empezar a perder capacidad para aprender y memorizar a partir de los 45 años, edad a la que el tejido nervioso comienza a deteriorarse por la pérdida de células neuronales.

La disminución de la agudeza mental es un proceso paulatino e inherente al paso de los años y en algunos casos se puede llegar a perder hasta el 50% de las facultades memorísticas, de aprendizaje y concentración por falta de neurotransmisores sin que exista un trastorno concreto.

La degeneración de las funciones mentales –sobre todo de la memoria, los estados de alerta y la capacidad para razonar y concentrarse– tiene una relación directa con el envejecimiento y, al parecer, con la disminución de fosfatidilserina en el cerebro.

¿Para qué sirve la fosfatidilserina?

Entre los principales síntomas que mejoran con la suplementación con fosfatidilserina hallamos:

  • Procesos de aprendizaje en general.
  • Reconocimiento y evocación de los nombres de las personas conocidas.
  • Localización de objetos usados con frecuencia y colocados en sitios erróneos.
  • Recuerdo de información numérica, como números de teléfono.
  • Habilidad para mantener la concentración.
  • Rememoración de detalles en relación a sucesos de días anteriores.
  • También puede aliviar el estrés y se le atribuye un efecto antidepresivo.

Artículo relacionado

nueces cerebro

6 nutrientes imprescindibles para tu memoria

¿Cómo tomar más fosfatidilserina?

La fosfatidilserina se halla en cantidades mínimas en una dieta convencional; sin embargo, el organismo sintetiza la que precisa a partir de los fosfolípidos que aportan los alimentos.

Con la edad, esta capacidad de síntesis disminuye, lo que suele originar un déficit que debería ser compensado con suplementación.

Los suplementos de fosfatidilserina se preparan con un fosfolípido derivado de la lecitina de soja.

Presentación

  • Se presentan en forma de cápsulas, en ampollas o formando parte de complejos para potenciar la memoria.

Dosis recomendada de fosfatidilserina

  • La dosis recomendada es de 200-300 mg al día divididos en dos o tres dosis de 100 mg, durante tres o cuatro semanas.
  • Una vez se observa mejoría, se recomienda una toma de mantenimiento de 100 mg diarios.

El beneficio que proporciona a las membranas celulares dura varios meses después de interrumpir su ingesta, lo que permite realizar descansos y alternarla con otros nutrientes para el sistema nervioso.

Precauciones a la hora de tomar suplementos con fosfatidilserina

  • Debe evitarse su consumo por la noche, ya que puede afectar al sueño.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?