La doctora Trisha Pasricha, que enseña en el hospital universitario de Harvard, ofrece una serie de consejos para evitar los efectos secundarios que pueden aparecer cuando se toma un suplemento de hierro y para conseguir una mejor asimilación del mineral. 

Síntomas de deficiencia de hierro

El hierro es un micronutriente esencial que ayuda a producir glóbulos rojos sanos. Las personas con deficiencia de hierro suelen sentirse agotadas. A algunas les puede resultar difícil recuperar el aliento o presentan una piel pálida. La deficiencia de hierro también puede provocar palpitaciones y dolores de cabeza.  

Un estudio publicado en Annals of Internal Medicine determinó que aproximadamente 1 de cada 4 adultos sanos, de 70 años o más, desarrolló anemia dentro de los cinco años posteriores a la inscripción en el estudio. 

Los niños pequeños, las personas que tienen menstruaciones abundantes o que están embarazadas y las personas mayores deben tener especial cuidado. Por otra parte, el riesgo de deficiencia es mayor en las personas que toman regularmente aspirina. 

Causas de la anemia por falta de hierro

La anemia por falta de hierro puede tener diversas causas:

  • Durante el embarazo, las necesidades de hierro se multiplican para sustentar a la madre y al feto en crecimiento. Tomar un suplemento de hierro bajo control médico es seguro durante el embarazo y la lactancia.
  • El sangrado abundante durante la menstruación conduce al agotamiento del hierro.
  • La anemia por deficiencia de hierro inexplicable es una razón común para realizar una colonoscopia (y a menudo también una endoscopia superior), porque el sangrado puede producirse en el intestino debido a una lesión que es necesario diagnosticar urgentemente. 
  • Ciertas situaciones dificultan la absorción de hierro, como, por ejemplo, haber sufrido una cirugía posbariátrica, la enfermedad celíaca, la enfermedad inflamatoria intestinal o la gastritis (que se vuelve más común a medida que envejecemos). Dependiendo del problema, las personas pueden necesitar hierro intravenoso en lugar de un suplemento oral.

Cómo conseguir mejores resultados cuando se toma un suplemento de hierro

Es normal perder una pequeña cantidad de las reservas de hierro del cuerpo a través de la piel o durante la menstruación. Pero se puede desarrollar una anemia por deficiencia de hierro si se pierde más de lo que se consigue a través de los alimentos. La solución en la mayoría de los casos es mejorar la alimentación, incluyendo más alimentos con hierro, y tomar temporalmente un suplemento de hierro, pero es el médico quien tiene que realizar el diagnóstico y prescribirlo.

Si se toma un suplemento,  la doctora de Harvard Trisha Pasricha ofrece algunas recomendaciones:

  • No lo tomes todos los días: un estudio encontró que tomar un suplemento de hierro cada dos días (un día sí y un día no) puede optimizar la absorción de hierro y mitigar efectos secundarios como las náuseas y el estreñimiento.
  • Tómalo en ayunas: ingerir el suplemento una hora antes de comer o dos horas después de comer ayudará a maximizar la absorción.
  • Ablanda las heces: el estreñimiento es una de las principales razones por las que las personas dejan de tomar hierro. Para ablandar las heces y mejorar el tránsito intestinal, bebe agua en abundancia y toma fibra, que se encuentra en verduras, frutas y legumbres. También puedes tomar un suplementos de psyllium.
  • Si es posible, evita los medicamentos antiácidos: los antiácidos como el omeprazol pueden interferir con la absorción de hierro porque disminuyen la acidez. Muchas personas toman medicamentos como el omeprazol durante más tiempo del que realmente necesitan, así que pregúntale a tu médico si tomar un antiácido diario aún tiene sentido y si puede intentar reducir la dosis, o tal vez eliminarla por completo.
  • Evita los suplementos con “recubrimiento entérico”: algunas formulaciones multivitamínicas aplican un recubrimiento especial destinado a evitar la degradación temprana en el tracto digestivo, pero si lo que interesa es asimilar el hierro no son las más adecuadas.

La anemia por deficiencia de hierro se puede resolver fácilmente, pero siempre es necesario realizar un buen diagnóstico médico para hallar la causa.