Baño resfriado

Alivio natural

Baños detox para tratar el resfriado

Los baños con agua tibia, sales de Epsom y aceites esenciales pueden ayudar a reducir las molestias asociadas a gripes y resfriados.

Claudina Navarro

Un baño detox es un medio natural para estimular la respuesta inmunitaria. Los ingredientes que se añaden, como sales de Epsom (sulfato de magnesio), jengibre y aceites esenciales pueden tener un efecto positivo sobre la evolución del resfriado y la intensidad de los síntomas.

Sobre todo el baño es eficaz para tratar el dolor muscular que a menudo acompaña una infección vírica (resfriado o gripe), aunque el resultado puede variar mucho de persona a persona.

Baños con sales y aceites esenciales

Un pequeño estudio realizado en la Universidad de Birmingham ha probado que las sales de Epsom, añadidas al baño, aumentan los niveles de magnesio en el cuerpo. Esto puede ayudar a que el cuerpo elimine ácido láctico de los músculos, lo que reduce las molestias musculares.

Las sales de Epsom son seguras, pero los baños que las incorporan no son recomendables para las personas que sufran algún problema en los riñones.

Los aceites esenciales de lavanda y manzanilla producen un efecto calmante. El de eucalipto, por su parte, tiene propiedades antimicrobianas y puede reducir la congestión.

¿Un baño puede servir para tratar la fiebre?

Aunque no existe mucha evidencia científica, algunas personas pueden controlar la fiebre con un baño en agua tibia (a unos 32 ºC), según la doctora en enfermería Deborah Weatherspoon.

Pero no se debe tomar el baño si se sienten escalofríos o mareos. El escalofrío significa que el cuerpo está intentando aumentar su temperatura y con el baño solo consigueremos que ese esfuerzo se incremente, lo que puede aumentar la fiebre.

3 baños para reducir las molestias del resfriado o la gripe

Es importante beber agua o infusiones en abundancia antes, durante y después del baño. La duración del baño debe ser de 12 a 20 minutos. Se aconseja tomar un baño a la semana, pero si la experiencia es agradable y te ayuda, puedes tomar dos o tres.

Baño de sales de Epsom

El objetivo de este baño es reducir las molestias muculares. Para tomarlo, llena la bañera con agua tibia, añade 2 tazas de sales de Epsom, una cucharada de aceite de coco y 5 gotas de aceite esencial de lavanda. Remueve el agua con la mano para favorecer la disolución de las sales.

Baño de jengibre

Este baño estimula la sudoración y la eliminación de toxinas. También disminuye las molestias musculares.

Vierte bajo el chorro de agua, mientras se llena la bañera, 1/3 de taza de sales de Epsom, 1/3 de taza de sal marina y 3 cucharadas de jengibre fresco rallado. Al final añade una taza de vinagre de manzana.

Recuerda que debes beber y salir del baño si comienzas a sentir escalofríos.

Baño de sal marina y eucalipto

Este baño alivia la congestión y las molestias musculares.

Añade al agua una taza de sal marina, una taza de sales de Epsom, 10 gotas de aceite esencial de eucalipto. Permanece en este baño unos 12 minutos.

Ademá de los baños, para tratar tu resfriado puedes tomar infusiones de té o tomillo con miel y limón. Y si tienes congestión nasal, puedes realizar lavados nasales con agua marina esterilizada (la encontrarás en farmacias).

Cuándo ir al médico

Antes de hacer cualquier tratamiento natural en casa necesitas un diagnóstico correcto. Recuerda que debes ir al médico si la fiebre supera los 38 ºC, si los síntomas del resfriado no mejoran en 7 días, si tienes fiebre más de 5 días, si te cuesta respirar o sientes murmullo en el pecho, o si te duelen los senos nasales o los oídos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?